Los regantes de El Fresno reciben agua para cerrar 170 pozos del entorno de Doñana

Acredita para el riego de 318 hectáreas que estaban pendientes de regularización

La delegada del Gobierno de España en Andalucía, Sandra García, ha entregado este miércoles en Huelva al presidente de la comunidad de regantes del Fresno Guadalquivir, Cristóbal Picón, el documento formal que les acredita para el riego de 318 hectáreas que estaban pendientes de regularización y que completan la concesión otorgada por la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir (CHG) en septiembre de 2018.

Acompañada de la subdelegada del Gobierno en Huelva, Manuela Parralo, y del presidente de la CHG, Joaquín Páez, García ha destacado que este documento entregado hoy «no solo refrenda la actividad y producción de este sector clave en Andalucía, sino que también ayuda a preservar la joya medioambiental que es Doñana», ya que permitirá el cierre de 170 pozos en el entorno del Parque Nacional, según ha indicado la Delegación del Gobierno en una nota de prensa.

«Desde el Gobierno de España somos muy conscientes del importantísimo papel que juega el agua como generadora de empleo, más si cabe para la agricultura, que ha sido determinante en el suministro y abastecimiento de los ciudadanos y ciudadanas durante la crisis sanitaria», ha subrayado García, que ha añadido que en los dos últimos años del Gobierno de Pedro Sánchez «se ha posibilitado garantizar la actividad agrícola en más de 2.440 hectáreas dentro del entorno de Doñana, con el cierre de casi 500 pozos».

En la misma línea se ha mostrado el presidente de la CHG, Joaquín Páez, que ha destacado el beneficio que supone la regularización de estas concesiones de una parte «para garantizar la trazabilidad del producto en las condiciones ambientales y legales exigidas por los mercados europeos, frente a las malas prácticas agrícolas que denigran el sector».

Por otra parte, según ha recordado, «se cerrarán 170 pozos más, que dejarán de detraer un volumen de agua de 4,26 hm3/ año de la masa subterránea ‘La Rocina’, con conexión directa al arroyo del mismo nombre, lo que fomentará su recarga natural».

En esta ocasión, y con el objetivo de que el sellado se haga acorde a la normativa, la toma de agua se hará efectiva una vez que la Confederación ratifique que la técnica de cierre para inutilizar el pozo es la correcta, verificación que se extenderá a los 300 sondeos ya cerrados en la etapa anterior.

Esta medida se sumará a otras ya diseñadas y en ejecución por el organismo de cuenca, tales como la inminente reubicación de los sondeos de Matalascañas para reducir la afección que pudieran estar provocando en la zona más cercana al complejo lagunar; la redacción del proyecto del recrecimiento del río Agrio, que permitirá sustituir 20 hm3 de aguas subterráneas por superficiales; y la declaración de las masas de agua subterránea La Rocina, Almonte y Marismas, en riesgo de no alcanzar el buen estado, en vigor desde el pasado mes de agosto.

En este sentido, la Confederación está tramitando la constitución de las Comunidades de Usuarios de Aguas Subterráneas (CUMAs) que, junto a la CHG, trabajarán en la elaboración de un programa de actuación que ordene las extracciones y coordine las medidas para garantizar el uso sostenible del recurso, lo que vendrá a reforzar la acción del organismo en la protección y conservación de Doñana. La intención de la CHG es finalizar el proceso de constitución de estas comunidades durante el primer trimestre del 2021.

Páez, que ha señalado que estas concesiones corresponden a los términos municipales de Bonares, Moguer, Lucena del Puerto y Rociana del Condado, ha aseverado que en la CHG están «empeñados» en emprender el camino de la recuperación de Doñana. «Queremos que en el año 2027 Doñana se encuentre a niveles del año 2000», hablando en términos medioambientales.

Por su parte, el presidente de la comunidad de regantes del Fresno Guadalquivir, Cristóbal Picón, ha recordado que se trata de una petición «histórica», de agricultores que participaron en las obras declaradas de Interés General del Estado del trasvase de 4,99 hm3, con tierras calificadas como de regadío en el Plan Especial de los Regadíos de la Corona Norte de Doñana y con una Declaración de Impacto Ambiental (DIA) resuelta favorablemente. «Por fin tienen las concesiones de riego que llevan tantos años esperando», ha explicado.

Además, Picón ha recordado que este agua es «una garantía para los comuneros, para los cultivos y para el medio ambiente». En este sentido, ha hecho hincapié en que tanto El Fresno como El Fresno Guadalquivir son comunidades de regantes «modélicas», con técnicas pioneras que «hacen compatible la agricultura con el medio ambiente».

Para acoger este agua, la comunidad de regantes construirá una balsa de almacenamiento de 500.000 m3, la mayor de las que existen en la provincia de Huelva, con una superficie aproximada de 15 hectáreas.

«Fin a las autorizaciones temporales»

La concesión de riego formalizada hoy «pone fin a un problema histórico que los comuneros del Condado venían arrastrando con autorizaciones temporales y precariedad en el recurso», una situación «que se desbloqueó 18 días después de la llegada del nuevo Ejecutivo, en septiembre de 2018, gracias a la voluntad administrativa del Gobierno de España que salvó los escollos administrativos y devolvió el agua, esta vez con derechos legítimos, a las 496 hectáreas de la Comunidad de Regantes de El Fresno Guadalquivir».

Esta concesión se ha completado con la regularización de las 318 hectáreas que quedaban pendientes y para las que la CHG inició la modificación de características en 2019, con resultado favorable en diciembre del pasado 2020.

Gracias a esta concesión, sujeta a un estricto condicionado ambiental, se eliminarán las extracciones de aguas subterráneas con afección al Parque Nacional de Doñana.

Entre las condiciones ambientales se recoge la instalación de contadores con telemedida, la prioridad del abastecimiento a la población en caso de necesidad, la implantación de un sistema de buenas prácticas agrarias para limitar la contaminación difusa y exportación de sales, el respeto de las prescripciones del plan de ordenación en corredores ecológicos y la garantía de que ninguna explotación puesta en riego después de 2004 se va a regularizar.

La regularización de estas concesiones, con derechos adquiridos y una tramitación histórica en el Organismo de cuenca, supone un aumento de la Gobernanza de la Confederación en el entorno de Doñana, actuando como herramienta fundamental para el refuerzo de sus competencias y el control en el uso del recurso.

Por ello, han subrayado que «en apenas 24 meses», el actual equipo de la CHG, con el apoyo del MITECO y la colaboración del Gobierno de España, ha logrado tramitar los derechos de agua de una extensión agrícola de más de 2.100 hectáreas de la Corona Norte de Doñana: las 1.414 hectáreas de El Condado, las 211 de ‘Matalagrana’ y las 814 de la C.R. El Fresno, que supondrá el cierre de más de 470 pozos.

El Gobierno anuncia el cierre de otros 170 pozos en el entorno de Doñana

Tras la regularización favorable al riego de 318 hectáreas que quedaban pendientes en la zona

 

La Confederación Hidrográfica del Guadalquivir (CHG), organismo dependiente del Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico (Miteco), ha anunciado el cierre de 170 pozos más en el entorno de Doñana.

El anuncio ha tenido lugar tras conocerse la concesión favorable del Miteco al riego de las 318 hectáreas que estaban pendientes de regularización de la Comunidad de Regantes de El Fresno y que completan la concesión otorgada por la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir (CHG) de septiembre de 2018, según han informado en una nota de prensa.

El expediente que este jueves se ha resuelto data de 2019, fecha en la que el Organismo de cuenca inicia la tramitación de modificación de características de la concesión original, al amparo de la Ley 10/2018, de 5 de diciembre, sobre la transferencia de recursos de 19,99 hm3 desde la Demarcación Hidrográfica de los ríos Tinto, Odiel y Piedras (DHTOP) a la Demarcación Hidrográfica del Guadalquivir (DHG).

El cierre de pozos relacionado con estos derechos de agua es de, al menos, 170, que vendrán a sumarse a los 300 clausurados en una primera etapa. En esta ocasión, con el objetivo de que el sellado se haga acorde a la normativa, la toma de agua se hará efectiva una vez que la Confederación ratifique que la técnica de cierre para inutilizar el pozo es la correcta. Esta verificación también se extenderá a los sondeos ya cerrados.

El presidente de la CHG, Joaquín Páez, ha mostrado su satisfacción por la resolución del expediente que permite la total puesta en explotación de dos proyectos declarados de Interés General del Estado que permitirá construir la infraestructura hidráulica principal que sustituya el sistema de riego basado en la extracción de aguas subterráneas, por otro con agua de origen superficial a partir de recursos de la Demarcación del Tinto, Odiel y Piedras.

Con ello, ha aclarado el presidente, «se consigue un ahorro para la masa de agua subterránea de la Rocina de 4.26 hm3/año, con conexión directa con los ecosistemas naturales del Parque Natural y Nacional de Doñana, y que permitirá favorecer la recuperación del nivel freático y mejorar la calidad de sus aguas».

Con la resolución conocida este jueves, son ya 2.440 las hectáreas de la Corona Norte de Doñana que el actual equipo de la CHG ha logrado regularizar en apenas 24 meses. Para ello, ha sido fundamental la colaboración de la Subdelegación del Gobierno en Huelva, que ha facilitado la constante interlocución con los usuarios y sus necesidades.

Ante este balance, la subdelegada provincial, Manuela Parralo, ha destacado «el trabajo coordinado entre ambas administraciones para alcanzar una de las prioridades manifiestas del Gobierno de España, la de asegurar, con las máximas garantías, una actividad agrícola sostenible, que ha sido y es, clave y esencial para el suministro y abastecimiento a la población durante la pandemia».

La regularización de los derechos de agua del Fresno permitirá una mejor gobernanza del agua y de los ecosistemas de Doñana, que constituye una de las reservas de la biosfera más emblemáticas de Europa.

Gracias a esta concesión, sujeta a un estricto condicionado ambiental, se eliminarán las extracciones de aguas subterráneas con afección al Parque Nacional de Doñana, y entre su condicionado se encuentra la instalación de contadores con telemedida, la prioridad del abastecimiento a la población en caso de necesidad, la implantación de un sistema de buenas prácticas agrarias para limitar la contaminación difusa y exportación de sales, el respeto de las prescripciones del plan de ordenación en corredores ecológicos y la garantía de que ninguna explotación puesta en riego después de 2004 se va a regularizar.

La zona regable de El Fresno se encuentra localizada en la zona divisoria de las cuencas del Tinto, Odiel y Piedras y del Guadalquivir, cerca del espacio natural de Doñana, y está destinada principalmente, a la producción de frutos rojos, y en menor proporción, al regadío de otras hortalizas.

La Cuenca cuenta con decenas de pozos mineros camuflados con ramas

Ecologistas en Acción alerta del peligro de estos socavones situados en el campo y reclama que se realice un inventario de los mismos y su posterior delimitación y vallado

La Cuenca Minera de Riotinto cuenta con decenas de pozos o prospecciones mineras sin tapar, camufladas sólo con ramas, lo que supone un peligro para senderistas, cazadores, trabajadores agrícolas y forestales, buscadores de setas o, simplemente, personas que salen a pasear por el campo.

Son básicamente registros mineros antiguos realizados entre la época de los romanos y principios del siglo XX y situados en las cimas y laderas de los montes, donde se abrían zanjas principalmente verticales con el objetivo de ventilar las galerías mineras.

La mayoría tienen un metro cuadrado de ancho, como uno situado en El Pozuelo, donde hace unos diez años estuvo a punto de caer un trabajador que se encontraba realizando labores forestales en el interior de una máquina.

Peor suerte han corrido algunos perros utilizados por los cazadores en las monterías, pues algunos han caído en los últimos años en un pozo de la mina de El Buitrón, situado en esta aldea de Zalamea la Real.

Son casos que ponen de manifiesto el peligro de este tipo de socavones que se encuentran no sólo en la Cuenca Minera de Riotinto, sino en toda la Faja Pirítica, como uno situado en la vecina localidad sevillana de El Madroño, en el que un trabajador perdió la vida tras caer con su maquinaria forestal el 4 de julio de 1990. 

Desde Ecologistas en Acción han explicado a Tinto Noticias -el periódico de la Cuenca Minera de Riotinto- que no existe un inventario de pozos de estas características, pero tienen claro que hay «muchos» y que se encuentran repartidos en prácticamente toda la comarca.

Además de los ya citados de El Buitrón y El Pozuelo, pertenecientes a Zalamea, aseguran que los hay en Berrocal, como el que ilustra esta información, en El Campillo, en Minas de Riotinto y en Nerva. En este último municipio, en la zona de Peña del Hierro, hay algunos «muy peligrosos», advierten.

La organización conservacionista indica que hace tiempo que alertó de la existencia de estos pozos, un asunto que lamentablemente está ahora de actualidad por el caso del pequeño Julen en Totalán, tras lo que el mismo Gobierno central ha hecho un llamamiento al cierre de pozos ilegales.

Sin embargo, Ecologistas en Acción no aboga por el cierre o sellado de estas zanjas, sino por su delimitación y vallado, ya que estos pozos «cumplen una función ecológica como refugio de murciélagos y forman parte de nuestro patrimonio minero», señala, en declaraciones a este periódico, el portavoz de la organización conservacionista en Huelva, Juan Romero.

A su juicio, lo primero que debe hacerse es un inventario, pues «ni los ayuntamientos conocen la existencia de estos pozos», indica. A continuación, «lo que debe hacerse es delimitarlos y vallarlos para alertar a las personas que pasen por la zona, como se hizo con uno que se encuentra en El Pozuelo y en otros de la comarca, que están inventariados», explica.