Arranca un «importante» proyecto para ordenar el patrimonio documental de la mina de Riotinto

Unos 200.000 planos y mapas cartográficos de la compañía se catalogarán siguiendo los principios de organización archivística

Atalaya Mining, empresa operadora de la mina de Riotinto, y Fundación Río Tinto para la Historia de la Minería y la Metalurgia han puesto en marcha un proyecto de ordenación del patrimonio documental de la compañía minera que permitirá su conservación y puesta a disposición como fuente para el conocimiento minero e histórico de la Cuenca Minera de Riotinto.

En el marco del acuerdo alcanzado por las entidades, se ha dado comienzo a los trabajos de organización y digitalización de los mapas cartográficos y planos de edificios e instalaciones industriales pertenecientes a Atalaya Mining. Esta documentación, que va a ser cedida a la Fundación Río Tinto, se generó fundamentalmente a partir de 1967 por Rio Tinto Patiño para el Proyecto de Cerro Colorado, a partir de 1978 por Rio Tinto Minera para la expansión de dicho proyecto y, a partir de 2015, por Atalaya Mining para la reactivación de la producción de cobre.

El proyecto consiste en la organización de la documentación gráfica y textual existente en las dependencias de la empresa minera, unos 200.000 documentos gráficos de diversos tamaños y soportes, que después de recibir los cuidados para su conservación y un tratamiento archivístico para su organización serán alojados en una instalación definitiva que garantice su perdurabilidad.

De esta manera, la documentación incluida en este proyecto quedará a disposición de los expertos para su consulta eficaz, tanto en investigaciones técnicas como históricas, incorporándose a los fondos documentales del Archivo Histórico Minero de Fundación Río Tinto, que son consultados cada año por una media de 150 investigadores.

Para ello, se ha diseñado un plan de trabajo bajo los principios archivísticos de organización de un Archivo de Empresa, en este caso minera, para establecer el Cuadro de Clasificación y determinar las series documentales. Los trabajos se desarrollan bajo la dirección de Juan Manuel Pérez, director del Archivo Histórico de Fundación Río Tinto, la supervisión de Jaime García, técnico de Atalaya Mining, y la incorporación de personal con experiencia en el Archivo de la Fundación.

Los planos serán inventariados y catalogados en una aplicación informática realizada en Access, especialmente desarrollada para este proyecto, adaptando las reglas de catalogación del Ministerio de Cultura (2007), para su posterior tratamiento bajo los estándares de las normas de Digitalización de la Junta de Andalucía.

El proceso de catalogación sigue una metodología sistemática y ordenada a partir de fichas catalográficas informatizadas, atendiendo a una ordenación cronológica, onomástica, toponímica, geográfica y por departamentos y con un contenido en los siguientes campos como instrumentos de descripción: Registro General, Signatura, Registro local, Grupo, Departamento, Título propio, Escala, Lugar. Fecha, Autor, Código de lengua, Descripción física, Escala, Datos matemáticos, Leyendas, Pie de imprenta, Información general, Descriptores, Documentos relacionados (contexto), Observaciones, Catalogador, Fecha de grabación, Ubicación y Digitalización.

En definitiva, se trata de un nuevo proyecto de colaboración entre estas entidades que comparten su «interés por seguir aportando valor a la Cuenca Minera de Riotinto, un entorno que guarda un legado clave en la historia social e industrial española, y que sigue contribuyendo con desarrollo y conocimiento a la sociedad», destacan.

Atalaya Mining busca técnico jurídico para la mina de Riotinto

La compañía exige al menos cinco años de experiencia

Todas las personas interesadas en trabajar como técnico jurídico tienen una oportunidad de hacerlo en la mina de Riotinto.

Es gracias a una oferta de empleo lanzada por la compañía que explota le legandaria mina riotinteña, Atalaya Mining, que busca técnico jurídico para su Proyecto Riotinto.

Las personas interesadas en este empleo pueden presentar su candidatura a través de este enlace. Desde la compañía exigen un mínimo de cinco años de experiencia.

Featured Video Play Icon

Domínguez Canela ofrece una imagen diferente de la mina de Riotinto a través de ‘Dron-DoMpo’

Muestra la actividad en las instalaciones mineras a través de imágenes tomadas desde el aire

‘Dron – DoMpo’ es el proyecto audiovisual con el que Josué Domínguez Canela posibilita, a través de imágenes tomadas con un dron, que se vean las minas de Riotinto desde una perspectiva aérea, una iniciativa que busca plasmar en un vídeo todo lo referente a puestos de trabajo, a la “gran cantidad” de personas que se encuentran en las instalaciones mineras y a la maquinaria que se usa, tal y como se aprecia en el vídeo, que puede verse haciendo click en la imagen que ilustra esta información.

Las imágenes tienen una perspectiva aérea para posibilitar que las personas puedan ver lo que su vista no alcanza a vislumbrar en su día a día. “Cuando vas de paso de carretera, tú ves unas instalaciones, pero si no las ves desde una perspectiva diferente, desde otro ángulo, no te puedes hacer la idea de lo que es la explotación minera y todo lo que esto conlleva”, postula Josué Domínguez Canela en declaraciones a TINTO NOTICIAS -El periódico de la Cuenca Minera de Riotinto-.

El proyecto comenzó a grabarse a finales de la primavera de 2021 y la edición del mismo llevó “más de 120 horas de trabajo” por parte de Josué, la única persona involucrada en esta iniciativa y cuyo canal de Youtube, ‘Josué Domínguez Dompo, ha sido el inicio de la empresa Drom-DoMpo, donde comenzó subiendo vídeos “como un hobby”, pero, a raíz de un vídeo de la mina y otro de la coreografía de fin de curso del IES Cuenca Minera se hizo autónomo.

“Me hice autónomo para intentar hacer de un hobby una empresa como persona física y ver el resultado que puede dar esta iniciativa al crear buen contenido para empresas, fomentar el turismo, spots, eventos, imágenes para inmobiliarias o de cualquier tipo. En cada reto se pone toda la carne en el asador para hacer un buen trabajo”, prosigue este creador de contenidos audiovisuales.

En el futuro le gustaría seguir haciendo más proyectos, siempre que la empresa Atalaya le otorgue los permisos para grabar imágenes de las minas de Riotinto. “Desde Drom-DoMpo queremos arrancar en este mundo audiovisual y nos atrevemos con todo, con vídeos que hemos hecho al instituto de Riotinto de lo que es la coreografía de fin de curso o cualquier reto que se nos ponga por delante”, concluye.

La Junta inicia la elaboración de la guía técnica para supervisar las presas de Riotinto

La Consejería de Industria formaliza el contrato con la Universidad Politécnica de Madrid

La Consejería de Transformación Económica, Industria, Conocimiento y Universidades de la Junta ha formalizado con la Universidad Politécnica de Madrid el contrato mediante el que se elaborará la guía técnica para supervisar la seguridad de las presas de residuos mineros de Riotinto (Huelva), explotadas por la firma Atalaya Rio Tinto Minera, filial de la compañía Atalaya Mining.

Según ha indicado la Junta en una nota, dicho documento, que se deberá confeccionar en el plazo de dos meses, contendrá el procedimiento a seguir por parte de la empresa para el control de esos depósitos mineros, así como las recomendaciones y los requerimientos que en materia de vigilancia deberá cumplir la compañía.

Así, una vez elaborada, será la «primera guía» que se confeccione en España para este tipo de instalaciones, ya que hasta el momento «los protocolos de esta naturaleza únicamente se aplican a presas de agua», ha indicado la Junta.

En este sentido, las presas de Riotinto, que iniciaron su construcción en 1974, son una de «las principales» instalaciones mineras de Europa por su tamaño, la especificación técnica de su estructura y construcción o los materiales depositados en ellas.

Precisamente, esa singularidad requiere de un control y seguimiento exhaustivo por parte de la promotora de la mina y del reporte periódico de esa evaluación a la Administración autonómica.

En este sentido, hasta ahora, los controles se han venido realizando «convenientemente» por parte de Atalaya Mining, «cumpliendo con las exigencias establecidas por la Junta, si bien no existía un protocolo, al no ser un requerimiento ni se recoge en la normativa española actual ni se contempla en las prescripciones técnicas oficiales», ha subrayado.

De este modo, con el diseño de esta guía, la Consejería de Transformación Económica pretende una sistematización de esas labores de control y vigilancia con el objetivo de dotar de las máximas garantías de seguridad a esos depósitos de residuos.

Además, la iniciativa se enmarca en la política autonómica de prevención y seguridad minera que establece de forma periódica actualizar, innovar y mejorar los procedimientos y sistemas de control aplicados en las explotaciones, instalaciones y equipos mineros, con el fin último de minimizar cualquier riesgo de afección al medio ambiente y las personas.

Para su elaboración, el Ejecutivo autonómico ha adjudicado el trabajo a la Escuela Técnica Superior de Ingenieros de Minas de la Politécnica, expertos de referencia en materia de geotecnia minera. El documento de instrucciones y recomendaciones deberá reflejar los avances en materia de métodos, sistemas, equipos y tecnologías para medir la estabilidad de este tipo de infraestructuras.

Además, tendrá en cuenta el futuro proyecto de actualización presentado por Atalaya Mining para la explotación minera, que se encuentra actualmente en tramitación para su aprobación y que detalla, entre otras actuaciones, la unificación de las balsas y su ampliación.

Una vez finalizado el protocolo, se entregará a la empresa, que deberá adecuar sus actividades de supervisión al documento. Con posterioridad, la Consejería de Transformación Económica seleccionará un equipo de expertos independientes ajenos a la empresa encargado de revisar y evaluar periódicamente el cumplimiento de las directrices contenidas en la guía.

Digitalización del seguimiento

Por otro lado, entre las recomendaciones que incluirá la guía, podrá encontrarse la implantación de un sistema innovador basado en la digitalización para el seguimiento de las presas, a partir de la instalación de sensores de lectura continua, la transmisión telemática de la información y la integración de los datos en una plataforma para la toma de decisiones, conforme a las propuestas que viene haciendo Atalaya en los trabajos de coordinación conjunta con el Instituto Geológico Minero de España (IGME) y la Autoridad Minera.

En este sentido, optar por esta vía de supervisión supondría «dar un salto cualitativo de gran trascendencia en lo referente a los sistemas de seguimiento y programas de auscultación asociados a las autorizaciones mineras», ha indicado la Junta.

Así, se pasaría de un sistema de control basado en una recogida in situ de información con una determinada periodicidad, a un sistema de toma digital de información, lo que permitiría un seguimiento continuo.

La Junta ha propuesto también la colaboración del IGME en los aspectos científico-técnicos en materia de revisión y seguimiento en tiempo real de la explotación.

Proyecto de actualización de Minas de Riotinto

Las Minas de Riotinto son una explotación de baja ley y alto tonelaje que extrae más de 15 millones de toneladas de mineral de cobre, cinc y plomo al año, para obtener más de 250.000 toneladas de concentrado metálico. La explotación genera más de 1.500 empleos directos y más de 3.000 inducidos.

La empresa promotora reinició en 2015 las labores de explotación y aprovechamiento de cobre y cinc en esta histórica mina. Actualmente, Atalaya Mining tiene en proceso de tramitación el proyecto de actualización de estas instalaciones para dar continuidad al yacimiento durante al menos diez años más, ya que se estima la existencia de unas reservas de mineral de más de 190 millones de toneladas y de unos recursos estimados en más de 250 millones de toneladas de mineral.

Asimismo, el proyecto de actualización incorpora innovaciones tales como el rediseño de la corta de Cerro Colorado, la incorporación de nuevas celdas de flotación diferencial o un súper molino de molienda autógena, con 23 MW de potencia, «el mayor de Europa de su clase», ha señalado la Junta.

Una de las «claves» del futuro proyecto minero reside precisamente en las presas mineras, ubicadas en la carretera de Minas de Riotinto a Campofrío. Esas presas cuentan con tres depósitos conectados denominados Gossan, Cobre y Aguzadera, permaneciendo activos en este momento sólo los dos últimos y encontrándose en revegetación el de Gossan.

Estos depósitos recogen el residuo de la flotación del mineral, un material de granulometría fina, en tamaño de arenas y lamas, acompañado de un caudal de agua que le sirve de transporte como semi-sólido, según ha explicado la Junta.

Con respecto a ellas, el objetivo que persigue el proyecto de actualización es convertir los tres depósitos en uno solo, con un único muro de cierre continuo.

Carmen Catalán Arenas logra el VIII Premio Santa Bárbara con un proyecto que mejora la seguridad en la mina

La propuesta de la ingeniera onubense facilita una vía hacia la ubicación de los puntos de encuentro en caso de emergencia

Proyecto Riotinto ha hecho entrega del VIII Premio Santa Bárbara, que este año ha recaído en la ingeniera de Explotación de Minas y Recursos Energéticos onubense Carmen Catalán Arenas, concretamente por su iniciativa de colocar señales indicativas para los puntos de encuentro, que fue la propuesta elegida por el jurado del certamen.

Carmen Catalán Arenas, que es empleada de Insersa y cuenta también con el Máster de Ingeniería de Minas, pretendía con su proyecto «facilitar una vía hacia la ubicación de estos puntos en caso de emergencia para las más de 1.000 personas que entran en nuestras instalaciones a diario», ha señalado la responsable del Servicio de Prevención Propio en Atalaya, Isabel Zamora.

El acto de entrega del premio, al que se presentaron hasta 53 propuestas, ha sido inaugurado por el director general de Atalaya Riotinto, Enrique Delgado, que ha incidido en la importancia que tiene parar a analizar cualquier tarea antes de acometerla. «Debemos supervisar correctamente la tarea antes de iniciarla para eliminar o minimizar los riesgos asociados a ella», ha subrayado.

Desde Atalaya Riotinto han dado la «enhorabuena» a Carmen Catalán por su propuesta y «compromiso con la seguridad en nuestras instalaciones», mensaje que la compañía también ha hecho extensivo a todos los participantes de esta edición del concurso, que otorga un premio en metálico a la propuesta ganadora y obsequia a cada participante. Este año, la convocatoria ha enfatizado la importancia del concepto de ‘cultura preventiva’.

Riotinto bate su récord histórico de producción con más de 56.000 toneladas de cobre en 2021

Nunca la histórica mina de Riotinto había producido más cantidad de cobre en un solo año

Atalaya Mining ha presentado sus resultados de 2021, en el que registró un récord histórico de 56.139 toneladas de cobre producidas, una cifra que viene acompañada de otro hito en esta nueva etapa del histórico yacimiento, con 15,8 millones de toneladas de mineral tratadas en planta, un millón más que en 2020. La ley media del mineral se ha situado en el 0,41, ligeramente por debajo del 0,45 del pasado año, mientras que la recuperación metálica se eleva hasta el 86,01% frente al 84,52% de 2020.

En 2022 Atalaya espera mantener su producción entre las 54.000 y 56.000 toneladas de cobre, manteniendo ley media y recuperación. No obstante, considera que, de mantenerse el aumento de precios de la energía, las previsiones de presupuesto e inversión de 2022 podrían verse afectadas.

Optimización y futuro

Por otra parte, Atalaya ultima los proyectos para explotar los yacimientos de San Dionisio y San Antonio. De momento, entiende que una parte de los recursos que contienen son potencialmente aprovechables a cielo abierto, así como por minería subterránea, en el caso de la mineralización polimetálica. En este punto, la empresa cree que la apuesta por construir una nueva planta con tecnología E-LIX jugará un papel importante en la estrategia de desarrollo de la compañía.

A su vez, la empresa aumenta su presupuesto de exploración hasta 10 millones de euros en 2022 para seguir avanzando en Masa Valverde e iniciar Riotinto Este y Ossa Morena. Los trabajos avanzan «satisfactoriamente, con interesantes resultados: se ha identificado la mejor muestra de mineral de cobre hasta la fecha en este proyecto, una veta de 125 metros con un 1,19% de cobre, que incluye intervalos de sulfuros masivos (con leyes hasta 2,56%) en una mineralización fundamentalmente de tipo stockwork», detallan desde la compañía. Además, actualmente se encuentran tres equipos de sondeo, de los que dos están perforando en Majadales, yacimiento descubierto en 2019 que no fue incluido en anteriores estimaciones de reservas.

Por otra parte, Atalaya destaca que avanza en sostenibilidad, desarrollando proyectos para optimizar sus operaciones, como la instalación de un sistema experto en el molino SAG, que además reduce el consumo de energía y las emisiones de CO2. También señala mejoras en la flotación, con nuevos reactivos que aumentan la recuperación, y, asimismo, anuncia que comenzará pronto la construcción de la planta fotovoltaica de 50Mw que dará energía verde a la planta, una vez obtenidos los permisos para este proyecto pionero en el sector.

En este sentido, ya ha obtenido la inscripción en el Registro de Huella de Carbono, Compensación y Proyectos de Absorción de CO2, donde el Ministerio para la Transición Ecológica recoge los datos de emisiones de empresas que quieren calcular, reducir y compensar sus emisiones de CO2 a la atmósfera de manera transparente, una iniciativa pionera en la minería metálica que «acredita los esfuerzos en eficiencia energética en favor de la lucha contra el cambio climático», destacan desde la empresa, tras lo que incide en que «la apuesta por la sostenibilidad está ya dando resultados, bajando su ratio de CO2 por tonelada producida de 0.55 a 0.49 entre los años 2019 y 2020».

El CEO de Atalaya Mining, Alberto Lavandeira, ha subrayado que “entramos en 2022 con una trayectoria operativa probada, una línea de trabajo de optimización y una cartera de oportunidades de crecimiento. Somos conscientes de las actuales presiones inflacionistas y, aunque nos esforzaremos por optimizar los costes, nos esperan desafíos, especialmente en relación con el mercado energético. Seguimos confiando en que Atalaya está bien posicionada para sortear la incertidumbre actual y mantener la apuesta por proyectos de crecimiento, gracias al sólido balance que presentamos. Los nuevos proyectos y las prometedoras actividades de exploración nos ofrecen unas interesantes expectativas para este 2022”, ha agregado.

Sobre Atalaya

Atalaya Riotinto Minera, filial de Atalaya Mining, es la operadora de la histórica mina de Riotinto, un nuevo proyecto minero que «incorpora las últimas innovaciones tecnológicas en el sector, así como los conceptos de seguridad y sostenibilidad ambiental propios de la minería del siglo XXI».

Riotinto es hoy una mina de cobre a cielo abierto con una producción anual de cobre superior a las 56.000 toneladas y 197 millones de toneladas de reservas de mineral de cobre que trabaja «constantemente» en la identificación de nuevos recursos para seguir alargando la vida de la explotación, que actualmente se sitúa en 11 años.

La puesta en marcha del Proyecto Riotinto ha supuesto una «gran inversión industrial, incluyendo importantísimas mejoras ambientales y la creación de más de 1.000 empleos directos e indirectos», concluyen.

Riotinto se convierte en la primera mina metálica que registra sus huellas de carbono

Atalaya se inscribe en el registro del Ministerio de Transición Ecológica para contribuir a la lucha contra el cambio climático

Atalaya Mining acaba de obtener la inscripción de las huellas de carbono 2019 y 2020 de la mina de Riotinto en el Registro de Huella de Carbono, Compensación y Proyectos de Absorción de Dióxido de Carbono, un registro oficial del Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico que recoge los datos de emisiones de las empresas que quieren calcular, reducir y compensar sus emisiones de CO2 a la atmósfera de manera transparente.

Esta iniciativa de Atalaya, pionera en el sector de la minería metálica, tiene como objetivo establecer las emisiones y medir los resultados de sus proyectos de eficiencia energética, con lo que pretende contribuir a la lucha contra el cambio climático en el marco de su «apuesta por la sostenibilidad», lo que «ya está dando resultados», destacan desde la empresa.

En concreto, la compañía informa de que ha logrado bajar su ratio de CO2 por tonelada de metal producido en la mina de Riotinto desde los 0.55 a los 0.49 entre los años 2019 y 2020, lo que la empresa atribuye a la inversión que está acometiendo en materia de eficiencia del proceso productivo.

“La estrategia que marcó la dirección de la empresa era clara: en cuestiones ambientales, solo nos vale la excelencia. Y en eso trabaja el equipo día a día”, destaca el responsable de Medio Ambiente en la mina, Emilio Sanjuán.

Además, a este objetivo contribuirá definitivamente la puesta en marcha de la nueva planta solar de 50MW que Atalaya va a construir este año en Riotinto, que cuenta con una inversión de 30 millones de euros y reduciría las emisiones de CO2 hasta en 40.000 toneladas anuales, equivalentes a 173.000 barriles de petróleo, destacan desde la empresa.

También el director general de Atalaya, Enrique Delgado, ha destacado este nuevo hito. “Cuando nos adherimos al Pacto Mundial de las Naciones Unidas por la Sostenibilidad lo hicimos con todas las consecuencias. Por eso, trabajamos para hacer una minería cada día más verde. Hoy demostramos, una vez más, que nuestro compromiso con el medio ambiente es real», subraya.

Asimismo, una vez comprometida con el cálculo de su huella de carbono, la empresa asegura que ya está trabajando para quedar inscrita en los apartados de Reducción y Compensación, siguiendo las directrices del Ministerio, así como tramitando su alta en el Sistema Andaluz de Compensación de Emisiones (SACE).

Sobre Atalaya

Atalaya Riotinto Minera, filial de Atalaya Mining, es la operadora de la histórica mina de Riotinto, un nuevo proyecto minero que incorpora las «últimas innovaciones tecnológicas» en el sector, así como los conceptos de seguridad y sostenibilidad ambiental «propios de la minería del siglo XXI».

Riotinto es hoy una mina de cobre a cielo abierto que ha producido más de 56.000 toneladas de cobre en concentrado en 2021. Cuenta con 197 millones de toneladas de reservas de mineral de cobre y trabaja constantemente en la identificación de nuevos recursos para seguir alargando la vida de la explotación, que actualmente se sitúa en 11 años.

La puesta en marcha del Proyecto Riotinto ha supuesto una «gran inversión industrial», incluyendo «importantísimas» mejoras ambientales y la creación de más de 1.000 empleos directos e indirectos.

Atalaya encarga la construcción de una planta para la producción de metal puro en Riotinto

Invertirá 12 millones de euros en la puesta en marcha de la instalación, que empleará la tecnología E-LIX, de Lain Tech

Atalaya Mining ha encargado a Lain Tech la construcción de una nueva planta industrial en Riotinto para la producción de metales de alto valor a partir de concentrados mixtos de sulfuros primarios de cobre y zinc con tecnología E-LIX. Así lo ha anunciado la propia compañía, que asegura que invertirá 12 millones de euros en una primera fase que comenzará a construirse en próximas semanas y que estará operativa a finales de 2022, con capacidad para producir hasta 10.000 toneladas de cobre o zinc al año.

Se trata de la primera fase de este desarrollo, ya que el diseño de la planta facilita su ampliación añadiendo líneas en paralelo, han proseguido desde la empresa, tras lo que explica que esta nueva tecnología es además «respetuosa» con el medio ambiente y contribuirá «significativamente» a reducir la huella de carbono de los procesos convencionales.

La nueva planta utilizará la tecnología E-LIX, un proceso innovador de extracción electroquímica desarrollado por Lain Technologies, propiedad de la española Eva Laín, doctora en electroquímica, que ha patentado y desarrollado el sistema. Tras seis años de investigación y pruebas, con el apoyo financiero de Atalaya Mining, el proyecto ha superado el estudio de viabilidad, tras lo que, ahora, su aplicación a escala industrial permitirá recuperar metales de alto valor en la Faja Pirítica Ibérica.

Desde la compañía destacan que la puesta en marcha de este proyecto representa una nueva apuesta de Atalaya Mining por el desarrollo a largo plazo mediante la implementación de una tecnología desarrollada en Huelva, innovadora y de mayor valor añadido y que podría ser «revolucionaria» para el conjunto de la Faja Pirítica, ya que tiene el potencial de poner en valor los sulfuros mixtos, tan abundantes en la Faja Pirítica, cuyo tratamiento por vía hidrometalúrgica no era rentable hasta el momento debido a su carácter refractario (al contrario que minerales menos refractarios de otros yacimientos de tipo secundario, que sí pueden ser tratados por hidrometalurgia convencional).

La compañía remarca que el sistema E-LIX es una novedad mundial que además ofrece ventajas en el aspecto ambiental, pues se trata de una tecnología «sostenible y segura», ya que presenta «vertido cero» y, a diferencia de lo habitual, funciona a temperatura ambiente y sin presión atmosférica, explican desde la empresa, que asegura que tampoco genera emisiones ni utiliza los reactivos químicos típicos de los procesos de lixiviación convencionales.

Según ha señalado Alberto Lavandeira, CEO de Atalaya Mining, “se trata de la primera fase de una inversión estratégica para Atalaya, que permitirá extender la vida de los yacimientos conocidos más allá de 2040. Además, es un proceso alineado con los objetivos de desarrollo sostenible y de neutralidad climática, que utilizará la energía renovable de la planta solar que vamos a construir en Riotinto”, ha agregado.

En este sentido, la empresa explica que la producción de metales de alta pureza a pie de mina permite aumentar la cadena de valor en la proximidad del yacimiento y disminuir significativamente la huella de carbono de Atalaya por la reducción del transporte terrestre y marítimo. Además, señala que también contribuirá a combatir la escalada de los precios de la energía eléctrica, así como la limitada capacidad de aumentar la potencia consumida en la provincia de Huelva debido al retraso en las infraestructuras eléctricas de transporte.

Lain Tech lleva desarrollando el proceso desde el 2014, desde la fase de laboratorio, pasando por una primera planta piloto y finalmente por una segunda planta piloto semi-industrial, propiedad de Lain Tech, que lleva operando en continuo desde principios del 2020.

Los resultados de la planta piloto han demostrado la viabilidad de la lixiviación de concentrados polimetálicos complejos, alcanzando recuperaciones globales superiores al 95% de cobre y zinc, obteniendo al mismo tiempo precipitados metálicos limpios y metales de alta pureza. “Hemos apostado por E-LIX, una nueva tecnología que va a suponer un gran salto cualitativo en las explotaciones mineras de toda la Faja Pirítica de gran riqueza en sulfuros polimetálicos cuya explotación podrá optimizarse al máximo a partir de ahora”, ha subrayado Lavandeira.

El sistema E-LIX, único en el mundo, está basado en una primera fase de disolución de los concentrados de cobre, zinc o mezclas de varios elementos, obteniendo una solución rica en metales valiosos, la cual puede tratarse seguidamente por procesos convencionales de precipitación o extracción con solventes y electrodeposición (SX-EW), que permitirá valorizar los sulfuros polimetálicos contenidos en los recursos minerales de Atalaya Mining.

Además de las reservas y recursos de cobre en Riotinto (Cerro Colorado) y Touro, Atalaya posee los yacimientos polimetálicos de San Dionisio, San Antonio, Masa Valverde y Majadales, todos ellos en la Faja Pirítica y a poca distancia en camión de las instalaciones de proceso del Proyecto Riotinto. El metal contenido en estos recursos comprobados por sondeos es muy significativo estimándose en más de 1,1 millones de toneladas de cobre, 2,4 millones de toneladas de zinc, 1,7 millones de onzas de oro, 110 millones de onzas de plata y recursos adicionales de plomo.

Históricamente, en la Faja Pirítica se ha recuperado en torno al 60/80% del metal contenido en los concentrados complejos sulfuros polimetálicos de cobre y zinc, con una proporción inferior en plomo, plata y oro. El uso de E-LIX puede elevar la recuperación de estos metales hasta más del 95%.

Sobre Atalaya

Atalaya Riotinto Minera, filial de Atalaya Mining, es la operadora de la histórica mina de Riotinto, un nuevo proyecto minero que «incorpora las últimas innovaciones tecnológicas en el sector, así como los conceptos de seguridad y sostenibilidad ambiental propios de la minería del siglo XXI», remarcan desde la empresa.

Riotinto es hoy una mina de cobre a cielo abierto que ha producido más de 55.000 toneladas de cobre en concentrado en 2020, cuenta con 197 millones de toneladas de reservas de mineral de cobre y trabaja «constantemente» en la identificación de nuevos recursos para seguir alargando la vida de la explotación, que actualmente se sitúa en 11 años.

La puesta en marcha del Proyecto Riotinto ha supuesto una «gran inversión industrial, incluyendo importantísimas mejoras ambientales y la creación de más de 1.000 empleos directos e indirectos», concluyen.

Atalaya Mining se hace con el control de uno de los cinturones menos explorados de Europa

La compañía que explota la mina de Riotinto adquiere el 51% de la filial Rio Narcea Nickel y desarrollará permisos de investigación en el sur de Extremadura

Atalaya Mining ha adquirido una participación del 51% en Rio Narcea Nickel, propietaria de 17 permisos mineros de investigación en la zona sur de Badajoz, que abarcan 1.114 km2 y están localizados en el Cinturón Metalogénico de Ossa-Morena. La nueva adquisición, que alberga un interesante potencial de exploración de metales básicos y preciosos, va en línea con la estrategia de crecimiento sostenible de la compañía: el objetivo de Atalaya es dar continuidad y ampliar sus actividades, manteniendo su compromiso con la responsabilidad y alineando los objetivos de negocio con una gestión sostenible de sus operaciones desde el aspecto social, ambiental y de gobernanza.

Según ha expresado Alberto Lavandeira, CEO en Atalaya Mining, “con esta adquisición, Atalaya se posiciona en uno de los cinturones metalogénicos más prospectivos y menos explorados de Europa Occidental. Su ubicación, cerca de la Faja Pirítica Ibérica, donde actualmente progresa nuestra mina de cobre de Riotinto y otros proyectos de exploración, nos ayudará a generar sinergias positivas para avanzar en la investigación de esta zona”.

En concreto, el acuerdo alcanzado comprende la adquisición por 2,5 millones de euros más un royalty del paquete de acciones que mantenía el Grupo SACYR en Rio Narcea Nickel, la titular de los permisos, y que alcanzaba el 51% del capital de la empresa. Asimismo, el pacto incluye la adquisición del 100% de tres permisos adicionales localizados también a lo largo del área de Ossa-Morena. Además de estos, Atalaya adquiere la participación del 51% en cuatro permisos de investigación en la provincia de Sevilla y una participación del 100% en dos permisos de investigación en la provincia de Almería.

El Proyecto Ossa-Morena

El esfuerzo investigador de esta nueva área de interés, bautizado Proyecto Ossa Morena, implica un presupuesto de exploración para 2022 que asciende hasta dos millones de euros y, entre otras actividades, incluirá unos 10.000 metros en su campaña de sondeos. Destaca entre otros el proyecto de Alconchel, que cuenta con recursos inferidos e indicados en cobre, oro y hierro conformes a la norma NI 43-101, de 23 Mt con 0,53% de cobre, 0,15 g/t de oro y 11,2% de hierro. También incluye dos proyectos de exploración de oro y oro-cobre en fase avanzada: Guijarro y Vicaria respectivamente; además de varias anomalías geoquímicas y geofísicas de interés. El plan de Atalaya incluye la realización de diversas campañas de sondeos en los distintos permisos, con el objetivo de ampliar el conocimiento de los recursos existentes, y valorar el potencial para seguir desarrollando proyectos.

En este sentido, Alberto Lavandeira ha manifestado que “se dará prioridad al avance de los proyectos con mayor potencial de exploración, algunos de los cuales creemos que pueden ver incrementados sus recursos significativamente. Este es un momento emocionante para Atalaya, porque damos una nueva oportunidad al crecimiento, dando así continuidad al éxito obtenido en el renacimiento de Riotinto”.

Sobre Atalaya

Atalaya Riotinto Minera, filial de Atalaya Mining, es la operadora de la histórica mina de Riotinto, un nuevo proyecto minero que incorpora las últimas innovaciones tecnológicas en el sector, así como los conceptos de «seguridad y sostenibilidad ambiental propios de la minería del siglo XXI».

Riotinto es hoy una mina de cobre a cielo abierto que ha producido más de 55.000 toneladas de cobre en concentrado en 2020. Cuenta con 197 millones de toneladas de reservas de mineral de cobre, y trabaja constantemente en la identificación de nuevos recursos para seguir alargando la vida de la explotación, que actualmente se sitúa en 11 años. La puesta en marcha del Proyecto Riotinto ha supuesto una gran inversión industrial, incluyendo «importantísimas mejoras ambientales» y la creación de más de 1.000 empleos directos e indirectos.

CCOO Andalucía valora el «esfuerzo» de Atalaya Riotinto en materia de prevención de riesgos

Las dos partes alcanzan un compromiso de colaboración para mejorar los sistemas del futuro

La Federación de Industria de CCOO Andalucía y la Unión Provincial de CCOO Huelva, en el marco de su campaña de seguridad y prevención de la siniestralidad en el sector minero, han mantenido una reunión con la Dirección General de Atalaya Riotinto, en la que el sindicato ha podido conocer las cuestiones principales de la prevención de riesgos de accidentes y enfermedades profesionales en esta mina, al ser el sector minero «una de las actividades económicas en la que el riesgo potencial de siniestralidad es muy alto», aseguran desde la central sindical.

Según ha explicado el secretario general de la Federación de Industria de CCOO Andalucía, José Hurtado, “hemos podido comprobar las medidas preventivas que está realizando la empresa y el compromiso que ha adquirido con la seguridad y la salud de los trabajadores», por lo que «valoramos todos los esfuerzos que está realizando, puesto que para CCOO es fundamental la salud de los trabajadores», ha agregado, tras lo que, además, ha anunciado que «hemos alcanzado un compromiso de colaboración entre ambas partes en materia preventiva y mejora de los sistemas de prevención del futuro”.

Por su parte, el secretario general de Salud Laboral, Medio Ambiente, Afiliación y Servicios de CCOO Huelva, Diego Román, ha señalado que “las cifras de siniestralidad son muy distintas en las dos principales empresas que explotan los recursos mineros en Huelva», pues «Matsa, con la que queremos igualmente mantener una reunión desde las direcciones regional y provincial, ha sufrido cinco accidentes mortales en sus instalaciones desde el comienzo de su actividad, por lo que le hemos pedido actuaciones urgentes».

«Por el contrario, Atalaya Mining no ha sufrido accidentes mortales desde que retomó la actividad de la mina en 2015, aunque sí tenemos que lamentar accidentes graves que hacen que mantengamos nuestra preocupación y realicemos estas reuniones, que pretendemos que sean periódicas para que la colaboración y las distintas propuestas nos hagan avanzar en el objetivo de eliminar riesgos y reducir la siniestralidad laboral, en lo que todos, así nos consta, estamos interesados”, ha proseguido Román.

Desde CCOO se ha trasladado a la dirección su preocupación por «las acciones preventivas eficaces que tienen que llegar igualmente a las empresas subcontratadas, que es donde detectamos el mayor número de accidentes y problemas de seguridad debido a las múltiples y diferentes características que tienen cada una de dichas empresas», han indicado.

Por su parte, la dirección de la empresa ha detallado al sindicato, durante el encuentro, la política actual de coordinación empresarial y las distintas reuniones que mantiene, así como la reducción en lo posible de subcontrataciones sucesivas que dificultan aún más esa coordinación en prevención.

En este sentido, la empresa ha explicado que su sistema se ha basado en la implantación de la revisión preventiva de grupos heterogéneos de trabajadores sobre procedimientos de la actividad en puestos diferentes a sus puestos habituales, en las que, además, se quiere incluir a las personas trabajadoras de las empresas subcontratadas, una actuación «muy importante» de cara a la integración preventiva y efectiva en todas las actividades y la cultura organizativa de las empresas, han destacado desde CCOO.

Asimismo, durante el encuentro se abordó la Responsabilidad Social Corporativa (RSC) de la empresa con la zona, donde «es tan necesario el impacto positivo del tirón económico de las distintas inversiones y creación de empleo que supone este sector con el compromiso acordado con los municipios de la Cuenca Minera y sus centros educativos, buscando la creación de nuevas líneas formativas en enseñanzas regladas, siendo una de las empresas más importantes para el empleo de la zona con casi 500 empleos directos y otros tantos en las empresas subcontratadas».

Igualmente, dentro de la RSC, se analizó la política medioambiental de la activad dentro de los límites y normas que la regulan; la situación energética, donde se destacan las inversiones a futuro que permitirán la producción, destinada al autoconsumo, de una central fotovoltaica de electricidad, con la consiguiente reducción del balance de CO2; la gestión avanzada del agua con la reutilización de toda la utilizada en el proceso; y proyectos de investigación que suponen abordar tecnologías más sostenibles en la extracción del cobre puntero en el sector.

Otro aspecto destacado de la reunión ha sido la formación, un aspecto que desde CCOO se entiende que podría ser reconducido tanto por la Consejería de Educación de la Junta de Andalucía como por la Cámara de Comercio de Huelva para las personas que estén interesadas en trabajar en esta actividad y que pasaría por la creación de módulos formativos en los institutos cercanos que permitan formar en las nuevas competencias más solicitadas para la minera como operador de planta química o sondeos, que de momento no están incluidos en las enseñanzas oficiales de la zona.

Ahora mismo, «la formación no reglada más especifica que se ofrece es a través de la Cámara de Comercio de Sevilla, en la que se imparte el curso de mantenimiento de instalaciones mineras y que podría ser igualmente abordado por instituciones de nuestra provincia, si tenemos en cuenta que la actividad prevista de la minería en la provincia va en aumento y tiene visos de permanecer bastantes años activa», han indicado desde el sindicato.

CCOO Huelva tiene iniciadas distintas iniciativas que persiguen la disminución de la siniestralidad del sector minero, realizando propuestas en la Comisión Provincial de Prevención de Riesgos laborales de la Delegación de Empleo de Huelva, así como reuniones con el propio delegado territorial en Huelva y sus responsables de la Inspección Minera. Igualmente, se han realizado reuniones con el Colegio de Ingenieros de Minas y la Dirección General de Minas de la Junta de Andalucía para analizar las altas tasas de siniestralidad en el sector, concluyen desde el sindicato.