La Diputación de Huelva invierte 30.000 euros en la mejora del Camino Natural del Río Tinto

La diputada de Carreteras, Rosa Tirador, visita las obras de mejora en un tramo de 5’5 kilómetros entre las estaciones de Los Frailes y Berrocal 

 La Diputación de Huelva continua invirtiendo en el Camino Natural del Río Tinto, una ruta ciclable y de senderismo que permitirá recorrer la provincia onubense durante los 102 kilómetros que unen el nacimiento del río, en Nerva, hasta el Muelle de Riotinto, en la capital onubense. El organismo provincial ha destinado 30.000 euros para diversas actuaciones de mejora en los 5’5 kilómetros que van desde la Estación de Los Frailes, situada en el término municipal de El Campillo, hasta la estación de Berrocal, situada en el término municipal de Zalamea la Real.

La diputada de Carreteras, Rosa Tirador, junto con técnicos de la Diputación de Huelva, ha visitado recientemente este tramo del camino, de 5,5 kilómetros donde, hace aproximadamente dos años, el organismo provincial finalizó una importante obra de mejora con una inversión de 390.000 euros. Pese a que dicho tramo se encuentra en buen estado, esta actuación ahora desarrollada permitirá una mayor seguridad, comodidad e información para los usuarios del camino multimodal y una mejor conservación del mismo.

Las actuaciones efectuadas han sido, entre otras, la limpieza de unos 470 metros de cunetas en diferentes puntos a lo largo de la trazada, el aporte de escollera y hormigón, la colocación de hitos para corte de acceso, la colocación de talanqueras, la dotación de bancos y pérgolas de madera tratada, así como la instalación de diversa señalización de peligro e informativas.

Con las obras llevadas a cabo se aumenta la calidad de las instalaciones, haciendo más seguro y transitable el camino, por lo que se incrementa también el atractivo de esta vía que transcurre junto al rio Tinto. Hoy, 14 de marzo, se celebra el Día Internacional de Acción por los Ríos con la intención de cuidar y proteger una de las principales fuentes de agua limpia en todo el planeta, así como crear conciencia en la población para el cuidado y protección de este valioso recurso natural imprescindible para la vida.

El proyecto general del Camino Natural del Río Tinto consta de 102,50 kilómetros de longitud, discurriendo por los términos municipales de Nerva, Minas de Riotinto, El Campillo, Zalamea la Real,  Berrocal, Paterna del Campo, Niebla, La Palma del Condado, Villarrasa, San Juan del Puerto, Trigueros, Moguer, Palos de la Frontera y Huelva). El origen del trazado se ubica en La Peña del Hierro, en el término municipal de Nerva, y finaliza en el Muelle de la Riotinto Company Limited, en Huelva.

De los 102,50 kilómetros contemplados, 60 kilómetros se crean como consecuencia del aprovechamiento de la infraestructura existente (antigua vía). El resto son de nueva construcción, bien con trazados de vías nuevos o bien con la adaptación de caminos rurales y agrícolas a la sección proyectada.

Para ello se firmaron los correspondientes convenios de colaboración con los actuales propietarios de la antigua línea férrea, tanto con la Fundación Riotinto como con el Ayuntamiento de Zalamea la Real, para la cesión de los terrenos, y, de esta forma, permitieron la ejecución de las obras necesarias para adaptar la abandonada línea férrea a una vía multimodal de uso público.

Las estaciones del ferrocarril minero en la Cuenca: Apeadero Los Frailes (IV)

La estación, situada en el término municipal de El Campillo, ha sido recuperada conservando su estructura original con fines turísticos, dado que forma parte del trazado del tren turístico

En este recorrido que estamos realizando por las diferentes estaciones del ferrocarril minero era obligatoria una parada en el apeadero de los Frailes, un lugar conocido por los turistas que llegan a la Cuenca Minera, puesto que, hasta este punto, alcanza el actual tren turístico, que ha recuperado un trazado de 12 kilómetros para su uso recreativo.

De hecho, este apeadero, ubicado en el término municipal de El Campillo, fue el último lugar recuperado para la explotación turística del tren. Una actuación que se centró en la vivienda, que se rehabilitó siguiendo su estructura original, lo que permite ver su buen estado actual, incluyendo los arriates. También se recreó el cartel del apeadero ‘Los Frailes’, con el tamaño y tipo de letra original, con la finalidad de que el turista pueda hacerse una idea de cómo era el ferrocarril minero a finales del siglo XIX.

Como recoge el libro Río Tinto: Historia, Patrimonio Minero y Turismo Cultural, junto a la rehabilitación, también se le añadió un porche para que los visitantes pudieran acceder al apeadero.

Además, junto al apeadero, hay un merendero muy coqueto que permite ofrecer un lugar de esparcimiento y descanso, tanto para los visitantes como para los vecinos de la zona. Un motivo más para visitar y conocer este lugar de la Cuenca Minera onubense.

Como se puede comprobar, son iniciativas que se han venido poniendo en marcha para recuperar el patrimonio y la historia la comarca, al tiempo que se fomenta el sector turístico.