La Inspección da la razón al CSIF y obliga al SAS a cubrir plazas de Prevención de Riesgos Laborales

El sindicato denunció la «desprotección» del personal de la sanidad

El sindicato CSIF ha valorado el requerimiento que la Inspección de Trabajo ha realizado al Servicio Andaluz de Salud (SAS) para cubrir plazas de técnicos de Prevención de Riesgos Laborales (PRL) después de que el sindicato denunciara la desprotección del personal de la sanidad pública al no estar cubiertas dichas plazas conforme a la dotación mínima que establece la normativa.

Tras la denuncia efectuada en mayo pasado por CSIF, la autoridad laboral insta ahora a la Administración sanitaria a dar cobertura a un total de 17 plazas de distintas categorías relacionadas con la PRL y que no se encontraban cubiertas hasta el momento en distintos distritos, áreas de gestión sanitaria y hospitales de la comunidad autónoma andaluza. En concreto, en Huelva falta un técnico de nivel superior en Higiene Industrial en el Hospital Infanta Elena, así como un técnico intermedio de Ergonomía y Psicosociología Aplicada en el Hospital Juan Ramón Jiménez, detalla el sindicato.

Con ello, la Inspección da la razón a CSIF en su planteamiento sobre la “inacción” de la Administración sanitaria a la hora de cubrir dichos puestos, tras haber solicitado al SAS información detallada sobre el personal integrante de cada unidad de PRL. Ha sido a raíz de dicha información, precisamente, cuando la autoridad laboral ha concluido que faltaban por cubrir las mencionadas plazas de estas categorías, agregan desde la central sindical.

CSIF mantiene que la falta de estos profesionales, fundamentalmente técnicos en Seguridad en el Trabajo, en Higiene Industrial y en Ergonomía y Psicosociología Aplicada, conlleva una sobrecarga de trabajo en el seno de las unidades de Prevención de Riesgos Laborales y supone un riesgo para la seguridad y salud, no sólo de los profesionales de la sanidad pública, sino también para el medio ambiente y para las personas usuarias.

Tipologías de riesgos que deben ser controlados

Desde CSIF destacan que en el trabajo del ámbito sanitario existen muchas clases de riesgos que deben ser controlados y que traspasan el ámbito de los propios centros. En concreto, se trata de riesgos químicos: sustancias nocivas que se encuentran en distintas formas, sólido, líquido, aerosoles, gases y polvo y que pueden generar daños por inhalación, absorción o ingestión; así como de riesgos biológicos, que son elevados en los centros hospitalarios, y la exposición a ellos puede provocar infecciones importantes. También se pueden dar riesgos físicos, entre los que se incluyen las radiaciones.

La Inspección de Trabajo detalla estas carencias y urge al SAS a cubrirlas después de la denuncia de CSIF registrada en la Inspección de Trabajo por “inacción” en la protección de sus trabajadores «al no cubrir las plazas de técnicos de Prevención de Riesgos Laborales con la necesaria agilidad en los centros sanitarios públicos andaluces, cuyas unidades de PRL están totalmente desbordadas”, señalan.

Asimismo, advierte de que “de no dotar a los recursos preventivos de los medios que sean necesarios para el desarrollo de las actividades preventivas, se podría incurrir en falta grave tal y como así establece el Real Decreto Legislativo 5/2000, de 4 de agosto, por el que se aprueba el texto refundido de la Ley sobre Infracciones y Sanciones en el Orden Social, en su sección 2ª y artículo 12”.

Cobertura de plazas

Ante esta situación, la Administración sanitaria se ha comprometido a corregir el déficit de estos puestos incluyendo las categorías correspondientes en la Bolsa Única del SAS (antes del próximo 30 de abril), agilizando así su cobertura, que hasta ahora se realizaba por convocatoria específica.

CSIF entiende que la selección de técnicos de PRL ligada a convocatorias específicas conlleva un proceso muy lento, que en ocasiones se dilata durante más de un año, periodo durante el que el puesto se mantiene sin cubrir. Por ello, ha reclamado que, tras el requerimiento de la Inspección de Trabajo, estos puestos se cubran a través del procedimiento general, un extremo al que ha accedido la Administración.

Tráfico vigilará casi 53.000 camiones y autobuses de la provincia en una campaña especial

La Guardia Civil y las policías locales llevarán a cabo las inspecciones

 

La Dirección General de Tráfico ha puesto en marcha desde este lunes una nueva campaña de control de camiones y autobuses en las carreteras de Huelva que se extenderá hasta el 14 de febrero. En concreto, hay un total de 52.131 camiones, y 747 autobuses, lo que suman un total de 52.878 en Huelva.

Según ha informado la Subdelegación en una nota de prensa, durante estos días los agentes de la Guardia Civil de Tráfico y policías locales de la provincia intensificarán las inspecciones sobre este tipo de vehículos destinados principalmente al transporte de mercancías y autobuses, comprobando que las autorizaciones y documentos que deben tener dichos vehículos sean los correctos.

Se trata de verificar la prestación del servicio, comprobando que las condiciones técnicas y elementos de seguridad del vehículo son los que exige la normativa, así como los requisitos especiales que debe cumplir el propio conductor, como son el permiso de conducción o los tiempos de conducción y descanso y, además de otros aspectos, como velocidad, carga, defectos técnicos, alcohol y drogas, cinturón de seguridad, y otros que puedan interferir en la seguridad.

El parque de vehículos en la provincia de Huelva, a 31 de diciembre de 2020, era de 393.357 vehículos, de los cuales 262.591 (el 67% del total) son turismos. Hay un total de 52.131 camiones, lo que supone un 13 por ciento del parque, y 747 autobuses (el 0,2%).

En el año 2019 se contabilizaron en la provincia de Huelva un total de 2.238 accidentes con víctimas, con 20 fallecidos, 83 heridos graves y 1.044 heridos leves. Los accidentes en los que estuvieron implicados camiones fueron 115, con tres fallecidos, seis heridos graves y 52 heridos leves. Y un total de diez accidentes con implicación de autobuses, en los que se produjeron cinco heridos leves. Ningún fallecido ni herido grave en accidente de autobús.

En la campaña anterior, que se realizó entre los días 10 al 16 de febrero de 2020, la Agrupación de Tráfico de la Guardia Civil (ATGC) controló un total de 267 camiones, los que 65 fueron denunciados y 45 autobuses, formulando ocho denuncias a este tipo de vehículos.

La vigilancia se realizará en toda clase de vías, y a cualquier hora del día, especialmente en aquellas en que la afluencia de este tipo de vehículos es mayor.

La jefa provincial de Tráfico en Huelva, Cristina Gago, ha recordado a los onubenses que, pese a que el 68 por ciento del parque de vehículos en el país son turismos, el transporte de mercancías (camiones y autobuses) tiene un peso importante en lo que a seguridad vial se refiere, ya que representa el segundo tipo de vehículo más numeroso que circula por las carreteras (14% del total del parque) y están implicados en el 16 por ciento de los accidentes con víctimas ocurridos en el año 2020.

El parque de autobuses representa alrededor del 0,2 por ciento del total del parque automovilístico, estando implicados en el dos por ciento de los accidentes con víctimas.

Este dato, unido a un mayor índice de letalidad en el caso de accidentes con vehículos de mercancías de más de 3.500 kilos, lleva a la Dirección General de Tráfico a poner en marcha esta nueva campaña de prevención de vigilancia y control de camiones y autobuses.