El autobús del Ingreso Mínimo Vital llega a Huelva para informar a sus posibles beneficiarios

Cerca de 8.000 hogares de la provincia ya se están beneficiando de la prestación que pretende corregir desigualdades en la población más vulnerable

El autobús del Ingreso Mínimo Vital está en Huelva durante este viernes y sábado 11 y 12 de noviembre. Ubicado en la plaza del 12 de octubre, abre sus puertas en horario de 09.00 a 14.00 y de 15.00 a 18.00 horas y estará atendido por funcionarios estatales que explicarán a las personas interesadas, bajo la máxima confidencialidad, el procedimiento y los requisitos para solicitar esta prestación, al tiempo que aclararán las dudas que pudieran plantearse en la tramitación del mismo.

En Huelva son 21.227 personas las que reciben este Ingreso Mínimo Vital, tal y como ha informado la subdelegada del Gobierno en Huelva, Manuela Parralo, quien ha detallado, durante la presentación de la llegada del vehículo a la capital onubense, que estas ayudas, pertenecientes a los Fondos Europeos, alcanzan hasta el momento a un total de 7.789 hogares en la provincia.

Esta iniciativa del Ministerio de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones, enmarcada en la campaña ‘Es lo mínimo’, tiene como objetivo el acercamiento a todos aquellos posibles perceptores del IMV que aún no lo reciben para atender todas las situaciones de vulnerabilidad posibles.

En este 2022, respecto al 2021, “se han duplicado las estadísticas porque la implantación va más rápida al agilizarse la tramitación para que los usuarios puedan recibir sus prestaciones», ha explicado la subdelegada junto a este autobús que estará durante dos días en Huelva en el marco de su ruta por toda España, en la que recorrerá 40 localidades, todo ello con el objetivo de ser «proactivo en la búsqueda de personas que aun teniendo derecho no han solicitado este ingreso por falta de información”, ha detallado Parralo.

Son 491 euros lo mínimo que recibirán los solicitantes -aproximadamente la mitad del salario mínimo interprofesional-, aunque la cifra se ajusta a las circunstancias familiares, pues esta prestación se complementa con ayudas por hijo de entre 50 y 100 euros. De hecho, la ayuda está destinada, fundamentalmente, a familias con niños pequeños o adolescentes a su cargo, lo que según la subdelegada «es fundamental para luchar contra el reto social de la pobreza infantil en las sociedades desarrolladas». De ahí la «necesidad» de que se haga cobertura ante el riesgo de exclusión infantil, ha proseguido, tras lo que ha precisado que “más de 9.169 menores en Huelva se están beneficiando del Ingreso Mínimo Vital».

Además, ha explicado que, de quienes reciben el IMV, dos de cada tres perceptores son mujeres, pues «tienen cifras más altas de paro y si tienen hijos, más dificultad para acceder al empleo», ha añadido, tras lo que ha informado de que las personas que se acerquen al autobús podrán pedir información, resolver dudas o solicitar que se les acompañe en la tramitación.

El IMV es un conjunto de políticas para facilitar la integración sociolaboral de los colectivos vulnerables en riesgo de exclusión. Su razón es la de corregir la desigualdad y pobreza estructural que afecta a la población más vulnerable y así adaptar las políticas públicas a la realidad socioeconómica, una reclamación que Europa venía haciendo a España durante años para adoptar medidas y corregir estos desequilibrios.

Además, el IMV ha crecido ampliando su perímetro con nuevas capas de protección, concretamente con el Complemento de Ayuda para la infancia (CAPI), que en Huelva alcanza las 4.573 prestaciones. La ayuda, que entró en vigor el pasado 1 de enero, es de 100 euros por hogar al mes en el caso de niños de 0 a 3 años, de 70 euros al mes por cada niño entre 3 y 6 años y de 50 euros al mes por cada menor de entre 6 y 18 años.

Por otro lado, además del CAPI se están implantando otras iniciativas con nuevas capas de protección, como son:

  • El incentivo al empleo, recientemente aprobado y que va a entrar en vigor el año que viene, y que permitirá a los perceptores que encuentren empleo o aumenten el número de horas trabajadas, si ya lo tienen- contar con más renta disponible que si no lo hiciesen, incentivándoles a participar en el mercado de trabajo para ayudarles a salir de la situación de pobreza.
  • Los itinerarios de inclusión: hay 34 en marcha, por todo el país, financiados con más de 200 millones de euros de fondos europeos y que se implementan en colaboración con Comunidades Autónomas, Ayuntamientos y ONG.
  • El Sello de Inclusión Social, con el que se implica a las empresas en la inclusión de los perceptores del IMV, reconociendo públicamente su dedicación.
  • Y ahora, el autobús, una “oficina móvil” que se acerca al ciudadano para posibilitar el acceso al IMV a todos aquellos que, por las circunstancias que sea, podrían ser beneficiarios y no lo han pedido.

El autobús recorrerá hasta 40 localidades de la península. Tras pasar por la Comunidad de Madrid, Toledo, Ciudad Real, Jaén, Córdoba, Sevilla, ha atendido a 1.160 personas.

De estas personas atendidas, el 71% son mujeres y el 52% no había solicitado previamente el IMV. Entre las razones esgrimidas, destacan las siguientes: pensaban que no cumplían los requisitos (39%), desconocían la
prestación (34%) y consideran la tramitación muy compleja (22%). Entre quienes lo han solicitado, la mitad está esperando a que se les comunique la resolución.

Las personas que se acercan al autobús lo hacen para pedir información (50%), resolver dudas (31%) o solicitar que se les acompañe en la tramitación (14%).

El Ingreso Mínimo Vital llega en mayo a 4.438 hogares de Huelva

La prestación beneficiará a 11.452 onubenses, de los que más del 40 por ciento son menores

El Ingreso Mínimo Vital (IMV) llega este mes de mayo en Huelva a 4.438 hogares en los que viven 11.452 personas vulnerables, de las que más de 4.802 son menores, lo que supone más del 40 % del total. Así, cada unidad de convivencia que ha sido reconocida como titular de esta nueva prestación social del Estado, activada hace nueve meses, está formada por 2,8 personas.

La prestación media reconocida asciende a 448 euros al mes. El Ingreso Mínimo Vital garantiza un nivel de renta mínimo, cuyo umbral varía en función del tipo de hogar contabilizando los ingresos preexistentes, si existen, con excepción de las rentas mínimas de las comunidades autónomas. El umbral de renta garantizada oscila entre los 470 euros al mes (el equivalente a una pensión no contributiva) para un hogar unipersonal y los 1.033 euros al mes para unidades de convivencia formadas por dos adultos y tres o más menores o tres adultos y dos o más menores o por cuatro adultos y un menor.

Por edades, de media, los titulares del Ingreso Mínimo Vital tienen 28,01 años. El grupo más numeroso son las personas de entre 36 y 45 años, que superan el 34% del total.

Reducir la pobreza infantil era uno de los grandes objetivos de la puesta en marcha de la prestación. En mayo, más del 40% de las personas que viven en hogares son menores y más del 60% de las unidades de convivencia a las que se les abonará la nómina de mayo tienen al menos a un menor en ellas. En Huelva los hogares monoparentales son 1.668 y, los hogares con menores, 1.318.

Por género, las mujeres beneficiarias de la prestación en la provincia son 5.588, que forman parte de las unidades de convivencia que reciben el Ingreso Mínimo Vital.

En concreto, hasta el pasado viernes, el INSS ha recibido de la provincia de Huelva 18.330 solicitudes válidas desde que se puso en marcha esta prestación impulsada por el Gobierno. De ellas, unas 14.112 se han tramitado, lo que supone más del 80% del total, y 4.604 prestaciones están aprobadas. Otras 44 están en proceso de subsanación.

La subdelegada del Gobierno en Huelva, Manuela Parralo, ha destacado el trabajo realizado por los funcionarios de la Dirección Provincial de la Seguridad Social, su implicación y eficacia.

En su mayoría, las denegaciones se han producido por no cumplir el criterio de vulnerabilidad (al superar los umbrales de renta y patrimonio), aunque un 10% de las denegaciones se deben a la falta de acreditación de la unidad de convivencia, para lo que en enero se realizó una modificación normativa para que los trabajadores sociales y entidades colaboradoras del Ingreso Mínimo Vital puedan realizar la acreditación y facilitar el reconocimiento de situaciones de convivencia no convencionales.

Además el INSS ha puesto a disposición de las comunidades autónomas un esquema de reconocimientos en bloque, que permite seleccionar beneficiarios, sin necesidad de presentar la solicitud.

Parralo ha matizado que «el Ingreso Mínimo Vital es la respuesta del Gobierno al problema estructural de pobreza que existe en España y que era invisible para el anterior Gobierno, según han reconocido organismos internacionales. Su puesta en marcha se ha acelerado para ayudar a cubrir las situaciones de vulnerabilidad causadas por la COVID-19, que se suman a las de las familias que ya se encontraban en dificultades previamente», ha agregado.