Insersa se incorpora al Patronato de la Fundación Río Tinto

La empresa de Ingeniería de Suelos y Explotación de Recursos S.A. pasa a formar parte de la institución con su presidente, Francisco Javier de Aspe, como vocal

El Patronato de Fundación Río Tinto aprobó en su última sesión plenaria la incorporación de INSERSA (Ingeniería de Suelos y Explotación de Recursos S.A) como nuevo miembro del Patronato de la entidad. La representación de INSERSA, empresa cuya sede social se encuentra en Minas de Riotinto, en el órgano de gobierno de la fundación corresponderá a su presidente, Francisco Javier de Aspe García-Junco, en calidad de vocal.

Según palabras de Aspe, para INSERSA es “un gran honor pertenecer al Órgano de Gobierno de la Fundación y poder colaborar en el desarrollo de los objetivos recogidos en sus estatutos: La recuperación, mantenimiento y puesta en valor del Patrimonio histórico minero, así como el fomento y apoyo al sector de la minería”.

La compañía cuenta con un bagaje de 34 años, en los que se ha sabido adaptar a los cambios y superar adversidades. Pero, sobre todo, de su recorrido, es destacable el proceso de diversificación de servicios prestados, desde sondeos, perforaciones y voladuras, hasta construcción de túneles y rampas para las mayores multinacionales del sector, principalmente en la Faja Pirítica, además de proyectos de obra civil, edificación y promoción inmobiliaria.

Por su parte, Fundación Río Tinto es una institución sin ánimo de lucro creada en 1987 que tiene por objeto la recuperación, protección y puesta en valor del impresionante patrimonio forjado en siglos de actividad minera, favoreciendo su difusión y conocimiento y generando una actividad económica alternativa a la minería que beneficie al tejido social del entorno de la Cuenca Minera.

Durante los 35 años transcurridos desde la creación de Fundación Río Tinto, su labor se ha centrado en la rehabilitación de edificios que se encontraban abandonados, como el antiguo hospital de la Riotinto Company Limited, hoy convertido en el principal Museo Minero de España; la reparación y puesta en orden de marcha de infraestructuras y material ferroviario, que ha permitido crear un atractivo recorrido siguiendo el cauce del río Tinto; la recuperación y adaptación de instalaciones mineras, como Peña de Hierro y Corta Atalaya, para que puedan ser visitadas; la rehabilitación y recreación etnográfica de una vivienda del barrio inglés de Bella Vista y, por último, la custodia y organización del valioso legado documental del Archivo Histórico Minero, uno de los más importantes Archivos de historia empresarial del país.

“Esta labor ha sido posible –afirma María Benjumea, presidenta de Fundación Río Tinto- gracias a la dedicación y esfuerzo del personal de la Fundación y al apoyo decidido de nuestros patronos, identificados con la misión y los valores de la institución. La incorporación de INSERSA al Patronato de Fundación Río Tinto refuerza el compromiso con el territorio que compartimos y la presencia de empresas vinculadas a la minería”.

“INSERSA y Fundación Río Tinto nacimos en el mismo momento –apenas meses de diferencia-, en el mismo sitio, Minas de Riotinto, y en la misma difícil coyuntura del devenir de la principal actividad económica que ha marcado la historia de la Cuenca. Tenemos en común la pasión por la minería y la responsabilidad social orientada a la mejora de las condiciones de vida y el desarrollo de la comarca. Ambos somos actores fundamentales en el entorno de Riotinto y queremos trabajar juntos en proyectos de interés general”.

«Nuestro reto es convertirnos en el primer operador minero a nivel nacional»

Aprovechando la celebración del 30 aniversario de INSERSA, esta compañía estrechamente ligada a la Cuenca Minera de Riotinto y a su desarrollo económico ha publicado en su página web, www.insersa.es, esta entrevista a su consejero delegado, Francisco Javier de Aspe, quien realiza un balance general de la situación.

– La primera pregunta es casi obligada. ¿Cómo se encuentra y en qué punto llega INSERSA al 30º aniversario de su creación?

– Se encuentra en un momento muy bueno, con cifras record de facturación y empleo y con unas magníficas perspectivas de futuro.

– ¿Qué actos o iniciativas tiene previsto llevar a cabo para conmemorar esta efemérides?

– Lo que hemos pensado es celebrar con intensidad nuestro aniversario en cada acto o iniciativa de la empresa. Hemos desarrollado varios proyectos muy importantes de responsabilidad social corporativa de los que podría destacar el primer curso de iniciación de la operación minera subterránea para mujeres con una gran aceptación y que ha concluido con la contratación de 14 mujeres en prácticas, o el concierto benéfico de Estrella Morente en Nerva, que ha unido nuevamente el mundo de la cultura y el mundo de la minería con un importante trasfondo social y de ayuda a los necesitados. Celebraremos, por supuesto, con todos nuestros trabajadores el día de nuestra patrona Santa Bárbara y haremos algún evento para compartir el aniversario con nuestros clientes y proveedores que son básicos en nuestra actividad.

– Después echaremos la vista atrás a esos 30 años, pero ¿cuáles son los principales retos y objetivos de INSERSA actualmente?

– El reto de INSERSA es consolidar lo que ha conseguido con mucho esfuerzo y humildad; ser el primer operador minero a nivel nacional y estar entre los primeros a nivel mundial. Ha sido muy difícil llegar y ahora hay que mantenerse por muchos años. Para ello el objetivo debe ser la excelencia en el desarrollo de nuestra actividad.

– El sector de la minería centra gran parte de la actividad. Pero, ¿puede INSERSA vivir de la minería otros 30 años más o se plantea seguir apostando por la diversificación de la compañía en otras grandes áreas de negocio?

– Estoy convencido de que Insersa puede vivir de la minería durante otros 30 años. No obstante, en el mundo globalizado y cambiante en el que vivimos 30 años es mucho tiempo. Nuestra obligación es que la empresa perdure en el tiempo y sea capaz de contrarrestar los ciclos negativos de la economía que sin duda habrá. Para ello es imprescindible la diversificación, ya sea geográfica o de actividad.

– ¿En qué consiste la estrategia de diversificación que ha llevado INSERSA en los últimos años?

– En los últimos años Insersa ha apostado por una diversificación relacionada con nuestra actividad apostando por dos sectores con un marcado carácter patrimonial y en un momento inicial de su ciclo de crecimiento. La minería no metálica y la promoción inmobiliaria. Con respecto a la minería no metálica, adquirimos Sodira, una empresa propietaria de 17 canteras de áridos en todo el territorio nacional. Con respecto a la promoción inmobiliaria, invertimos en varios solares durante la crisis inmobiliaria que ahora estamos desarrollando.

– Le mencionaba antes el sector de la minería porque a menudo se ve relacionado en la opinión pública con conceptos nada positivos, como por ejemplo elevados riesgos laborales o escaso cuidado por el medio ambiente. ¿Qué hace y cómo lucha INSERSA contra estos estereotipos?

– Insersa predica con el ejemplo. La minería andaluza es una actividad segura y ejemplo a nivel mundial. La seguridad es nuestra prioridad y siempre la anteponemos a la producción. Invertimos y aplicamos siempre las innovaciones más importantes en esta materia y no escatimamos recursos en mejorar la calidad de vida de nuestros trabajadores con los que estamos en permanente comunicación.

Respecto al medioambiente se cumplen siempre todos los requisitos que establece la administración en esta materia. A veces es difícil explicar que la industria es necesaria para el progreso de las sociedades y que puede y debe convivir con el cuidado del medioambiente. Los proyectos de restauración minera y sus avales garantizan esta reposición y mejora de los espacios naturales.

– A nadie se le escapa la relación de INSERSA dentro de la comarca minera y el impacto directo que tiene sobre los principales indicadores económicos de la zona. En su opinión, ¿qué papel debe jugar la compañía dentro de su ámbito geográfico de actuación?

– Debe ser parte importante de la sociedad civil, estar siempre disponible para ayudar, para intentar mejorar nuestro entorno económico y social. Ser reivindicativo cuando corresponda y velar siempre por nuestra industria y nuestros trabajadores.

– Volvamos a estos 30 años que cumple INSERSA. Dígame qué ha sido lo mejor y lo menos bueno de estas tres décadas.

– Lo mejor desde el punto de vista empresarial ha sido el resurgir del sector minero a partir del año 2007 con la apertura o reapertura de grandes proyectos mineros en la Faja Pirítica; Mina de Aguas Teñidas, Sotiel, Cobre las Cruces, Mina Magdalena y Mina de Riotinto.

La peor etapa fue el cierre de todos los proyectos en 2001 por los bajos precios del cobre en los mercados internacionales de materias primas.

– ¿Cuál cree que ha sido la clave del éxito durante estos años?

– Cuando una empresa tiene éxito se debe siempre a varios factores. En nuestro caso hemos acertado con la estrategia empresarial apostando por el resurgir del sector minero andaluz en su momento inicial, apostando por la formación de nuestros trabajadores y por la inversión en maquinaria de última generación. Tenemos un equipo directivo que ha hecho una labor magnífica y un equipo técnico especializado de primer nivel mundial. Por supuesto, sin nuestros mineros y mineras no podríamos haber desarrollado nuestra actividad con éxito. También hemos contado con un Consejo de Administración que nos ha apoyado siempre en nuestra gestión al igual que nuestros accionistas.

– Ampliemos un poco el foco: ¿qué opinión le merece la situación actual del sector minero en nuestra comunidad?

– Cuando hablo de nuestro sector hablo de la minería metálica. En nuestra Comunidad es un sector ejemplar, generador de empleos de calidad y a largo plazo, un sector seguro e innovador, con unas empresas muy sólidas y comprometidas con la sociedad.

– ¿Cómo es la relación con la administración pública? ¿Presta toda la atención que debieran a este sector?

– La relación es buena y fluida. La administración andaluza apuesta por nuestro sector si bien siempre se puede mejorar. En los últimos años todo es más complicado por la irrupción de nuevos partidos políticos contrarios a la industria y al desarrollo y algunos procesos judiciales que se han eternizado provocando cierta incertidumbre en el sector.

– Por último, un mensaje que quiera trasladarle a todas las personas que forman parte de INSERSA.

– Para mí es un orgullo y una satisfacción ser Consejero Delegado de Insersa. Formo parte de un gran equipo de profesionales y con nuestro trabajo y esfuerzo estamos construyendo una gran empresa. Os animo a seguir trabajando con la misma ilusión y estoy a vuestra disposición para lo que podáis necesitar.