Atalaya Mining se une al reto de Naciones Unidas contra el Cambio Climático

Para reducir en un 55% de aquí a 2030 las emisiones de efecto invernadero

 

La empresa minera Atalaya Mining se ha unido a la carrera hacia un futuro neutro en emisiones que trata de implementar las naciones unidas. Los objetivos son claros: la Unión Europea tiene que reducir sus emisiones netas de gases de efecto invernadero en al menos un 55 % de aquí a 2030 y alcanzar la neutralidad de emisiones en 2050. Un reto que implica la necesaria colaboración de todos los actores, especialmente de las empresas, que tendrán que adaptar sus modelos de negocio al nuevo marco legislativo para impulsar la transformación del modelo económico mundial a uno más sostenible. Para ello, las entidades socias del Pacto Mundial de Naciones Unidas, la mayor iniciativa de sostenibilidad empresarial del mundo, cuentan con el programa de aceleración Climate Ambition Accelerator, que les permitirá reducir a la mitad las emisiones globales para 2030 y alcanzar el cero neto para 2050 estableciendo objetivos basados en la ciencia.

En su primera edición, el programa cuenta ya con la participación de más de 450 empresas procedentes de 26 redes locales de todo el mundo, 76 de ellas españolas, lo que posiciona al Pacto Mundial de Naciones Unidas España con la red local que cuenta con mayor número de participantes.

En palabras de Cristina Sánchez, directora ejecutiva del Pacto Mundial de Naciones Unidas España, “una vez más, las empresas españolas han demostrado su compromiso con un futuro sostenible, en este caso, mediante su participación en este programa acelerador. Es un ejemplo del paso de compromiso a la acción que promulgamos desde el Pacto Mundial de Naciones Unidas y que ayudará a impulsar los cambios necesarios en nuestro sistema económico para conseguir cumplir con el Acuerdo de París y la Agenda 2030”.

La mina de Riotinto reduce la dispersión de polvo con un nuevo sistema

La instalación aporta agua pulverizada a la descarga de mineral para evitar emisiones a la atmósfera

El equipo de Mantenimiento de la mina de Riotinto ha culminado recientemente la instalación de un nuevo sistema de supresión de polvo en la descarga de la cinta conocida como C-11, que corresponde a la descarga de mineral en el stock de gruesos tras su paso por la trituración primara.

Hasta la introducción de este sistema, la instalación contaba con un riego que realizaba ese trabajo de control, con vistas a evitar la dispersión de polvo proveniente de esa cinta, si bien «este sistema no estaba dando los resultados óptimos esperados, por lo que se decidió invertir en nuevo sistema que consiste en aportar agua pulverizada a la descarga, atrapando así el polvo y haciéndolo caer», han explicado desde Atalaya Riotinto Minera.

La compañía informa en su último Boletín Informativo que este nuevo sistema está conectado al Sistema de Control Distribuido (DCS) que opera en el resto de las instalaciones de proceso, de manera que está informáticamente controlado en tiempo real y en remoto, dando aviso de cualquier incidencia de manera inmediata. «Entre otras mejoras, el sistema cuenta con un mecanismo más eficiente de arranque y parada en automático, según lleve o no carga la cinta, con vistas a ahorrar agua y energía», han agregado.

Desde la empresa destacan que «se trata pues de un nuevo sistema que viene a mejorar las operaciones desde el punto de vista ambiental en un aspecto tan importante en la mina como es el control de emisiones atmosféricas, como parte del compromiso de Atalaya con el medio ambiente y el desarrollo responsable de sus operaciones mineras».