La ingeniera de Riotinto Eva Laín recibe la distinción de ‘Mujer Imparable’

La riotinteña Marta Martín, fundadora de la Red Woments, es otra de las 23 mujeres reconocidas por la Diputación de Huelva

Las distinciones ‘Mujeres Imparables’ 2021, con las que la Diputación Provincial de Huelva ha querido conmemorar el Día Internacional de la Mujer, tienen varios nombres propios de la Cuenca Minera de Riotinto, como Eva Laín, doctora en electroquímica por la Universidad de Cambridge que actualmente desarrolla en la mina de Riotinto un proyecto con el que se podría producir cobre puro, lo que puede suponer una revolución en la Faja Pirítica.

En concreto, Laín, a través de Lain Technologies, de la que es fundadora y propietaria, lleva a cabo los trabajos de ingeniería para evaluar y construir una planta industrial basada en una nueva tecnología metalúrgica bautizada como E-LIX, una nueva planta que procesaría parte del concentrado que actualmente se elabora en la explotación onubense, que contiene un 23 por ciento de metal, para producir un mínimo de 10.000 toneladas de cobre puro.

Otra de las distinciones, que fueron entregadas este sábado en el teatro municipal de Valverde del Camino, ha recaído en la riotinteña Marta Martín, presidenta de la Red Woments, proyecto que tiene como objetivo tejer una red de mujeres, profesionales, unidas y fuertes. Creado por esta riotinteña junto a Mari Ángeles Gómez y Covadonga Foncueva, la red es un espacio vivo para compartir experiencias e impulsar proyectos. 

Con la entrega de estas distinciones, la Diputación ha querido rendir un homenaje de «gratitud y reconocimiento a todas y a cada una de vosotras, colectivos y entidades, por vuestra labor en defensa de la igualdad», en palabras de la presidenta de la institución provincial, María Eugenia Limón, quien agradeció a las galardonadas -un total de 23 mujeres que trabajan en todos los ámbitos de la sociedad- «vuestra solidaridad, esfuerzo y determinación personal y profesional en la lucha contra el mayor desafío al que se enfrenta nuestro país en democracia».

Con la conmemoración del Día Internacional de las Mujeres 2021 la Diputación de Huelva también ha querido reivindicar, junto con el resto de instituciones onubenses y Diputaciones andaluzas, «que la pandemia no profundice la brecha de género, evitando así que la crisis sanitaria, social y económica golpee de forma injusta y desigual a las mujeres, que partimos de una peor posición respecto a los hombres». Limón ha subrayado el papel fundamental de las mujeres en esta pandemia, «en la que ha sido y es prioritario el cuidado de las personas, que es una actividad que las mujeres venimos ejerciendo desde siempre y de forma mayoritaria».

Las galardonadas personifican también el agradecimiento a los sectores que representan, «visibilizando la importancia y relevancia de las mujeres en todos los ámbitos económicos, sociales y culturales de nuestra provincia». En este sentido, la presidenta de la Diputación se refirió a que hay «veintiocho mujeres alcaldesas en la provincia de Huelva, todo un hito histórico; cinco mujeres al frente de las principales instituciones onubenses; más de 1.700 auxiliares de Ayuda a Domicilio, mujeres en su inmensa mayoría, y cada vez más mujeres onubenses desenvolviéndose laboralmente en sectores tradicionalmente masculinizados, como la minería o los servicios de extinción de incendios».

Y también «mujeres de arte y poderío, que han llenado de música y esperanza los interminables días de confinamiento. Mujeres periodistas, investigadoras, deportistas de élite, emprendedoras, empresarias, educadoras. Mujeres que trabajan para la integración de la población migrante. Mujeres que representan la vieja y la nueva guardia del movimiento feminista de Huelva. Mujeres que miran cara a cara a la muerte en las UCIS de los hospitales onubenses…»

«Mujeres a las que ninguna adversidad puede parar», indicó Limón, protagonistas de la principal reivindicación del 8M: «seguir avanzando en políticas que impulsen la conciliación y la corresponsabilidad, para que las mujeres podamos desarrollarnos personal y profesionalmente en plenitud e igualdad». Un reconocimiento a las ‘Mujeres Imparables’ que, según anunció, se mantendrá en el tiempo, «ya que el año que viene y, al siguiente, también habrá colectivos, entidades y mujeres merecedoras de nuestra».

El acto de entrega de distinciones, que contó con la presencia de la alcaldesa de Valverde del Camino, Syra Senra, fue copresentado por las periodistas Ana Gil, Ana Oreiro, Rosa Font y Mari Paz Díaz. La gala contó además con la actuación musical de Maui, cantautora de flamenco fusión y artista carismática «capaz de aunar por si sola poesía, compás, teatralidad, humor y pura magia».

Mujeres Imparables 2021: las galardonadas

La distinción al Colectivo Sanitario ha sido para Gema Tenor, Jefa de Bloque de la UCI, que ha liderado al equipo humano encargado de dar respuesta a los restos planteados por el coronavirus.

En Servicios Esenciales, María José Sousa, auxiliar de Ayuda a Domicilio desde hace más de 30 años, visibiliza a las encargadas de cuidar a los mayores y proteger a los más vulnerables durante la etapa más dura de la pandemia.

En la categoría Profesiones de Riesgo la distinción ha sido para Bella Orta Valle, veterana bombera que lleva desde el año 2000 respondiendo a situaciones de emergencia y que se ha destacado como una profesional valiosa dentro del consorcio provincial de bomberos.

Dos son las mujeres galardonadas en Medios de Comunicación. Ana Vives Casas periodista de la vieja escuela -que entiende el oficio no profesión, sino como forma de vida- ha recorrido cada escalafón del oficio hasta convertirse en directora de una de las cabeceras de referencia de la provincia. Y Virginia González, para quien la vocación de comunicar siempre ha estado presente. Formada en la redacción de El Mundo Huelva, ha llegado hasta lo más alto dentro de la delegación de Viva Huelva.

La Mujer Imparable en Cultura es Macarena de la Torre. Enamorada del fandango de Huelva, es Premio de Fandango Joven de Huelva Cristina Heeren, Premio Nacional de Alosno y finalista del Concurso Nacional de Arte Flamenco de Córdoba, esta almonteña se ha ganado con trabajo y tesón su lugar en el mundo del flamenco.

En Educación, María Domínguez. Maestra desde hace 36 años, lleva su compromiso con la educación en igualdad hasta la literatura. Editora y escritora incansable, en sus libros integra los tres pilares de su filosofía educativa: animación a la lectura, inteligencia emocional e igualdad.

El ámbito de Innovación cuenta con dos premiadas: Eva Laín, doctora en electroquímica por la Universidad de Cambridge, es fundadora y propietaria de Lain Technologies, cuenta con una patente sobre un nuevo método metalúrgico que podría cambiar el rumbo de la cuenca minera haciendo rentables explotaciones antiguas. Rosario Alcantarilla es arquitecta especializada en Gestión Social del Hábitat y redescubrió su profesión cuando encontró una forma de mejorar la vida de las personas gracias a sus conocimientos. Su siguiente reto son las comunidades energéticas locales, apostando por la energía de proximidad como alternativa sostenible y ecológica.

En el ámbito de la Empresa, se han distinguido tres Mujeres Imparables. Marta Martín, presidenta de RED WOMENTS, proyecto que tiene como objetivo tejer una red de mujeres, profesionales, unidas y fuertes. Creado por ella junto a Mari Ángeles Gómez y Covadonga Foncueva, es un espacio vivo para compartir experiencias e impulsar proyectos. Susana Jiménez también forma parte de Red Woments y es la segunda generación al frente de la popular firma flamenca El Ajolí. Junto con su hermana, lucha por sacar adelante este negocio familiar que este año cumpliría su cuarta década. Y la empresaria Marisa Fernández es la tercera generación familiar dedicada al calzado en Valverde del Camino. Especialistas en crear zapatos para espectáculos, sus diseños los han llevado desde Alfredo Krauss al Cabaret Tropicana de Cuba.

El premio en Movimiento Asociativo ha ido a parar al sector de la minería y a María Pérez como secretaria de Women in Mining Spain, una asociación sin ánimo de lucro de siete mujeres mujeres pionera en nuestro país que promueve la igualdad de oportunidades entre hombres y mujeres en la minería y en la industria.

Dos jóvenes han recibido la distinción en Deportes. Cristina Gey, jugadora de fútbol profesional desde 2018 en el sporting de huelva. Comenzó a formarse a los nueve años en la escuela de fútbol de Isla Cristina, hasta debutar con el primer con la que hoy es su profesión. Y Blanca Betanzos, una de las deportistas más reconocidas de Huelva y ejemplo continuo y capacidad de superación. Con tan solo veinticinco años, es pentacampeona del mundo de Atletismo para personas con Discapacidad Intelectual.

La presidenta de ASNUCI, Ana María Mateos, ha sido reconocida en Mujeres Migrantes. Desde 2020 trabaja por la integración de la población migrante, demostrando que la multiculturalidad es una riqueza para la sociedad. Su último logro: haber construido el primer albergue de la provincia de Huelva solo con fondos aportados por los ciudadanos.

La distinción en Movimiento Social tiene dos nombres feministas. Carmen Arenas, presente desde los inicios del movimiento feminista de Huelva en 2012, y la voz de sus reivindicaciones con el megáfono y en la primera fila de batalla. Y Clara Carrasco, quien desde las nuevas generaciones del Movimiento Feminista de Huelva busca en las veteranas la fuerza que le transmiten y la intenta captar siempre con su cámara, reflejando esa mirada en sus fotografías.

Cinco son las protagonistas del Reconocimiento a Instituciones: Pilar Miranda, presidenta de la Autoridad Portuaria del Huelva; Manuela Parralo, subdelegada de Gobierno central en Huelva; Bella Verano, delegada del Gobierno andaluz en Huelva; María Antonia Peña, primera mujer rectora de la Universidad de Huelva, y Mónica Serrano, alcaldesa de El Granado, que se convirtió en la alcaldesa más joven de Andalucía en 2019 al ocupar el cargo con tan solo 25 años.

El feminismo hace pedagogía para combatir el «ruido interesado» contra la igualdad

El Movimiento Feminista de Huelva se concentra en la Plaza de las Monjas y alza la voz contra la discriminación hacia las mujeres

La crisis sanitaria del coronavirus ha impedido este lunes a la ciudadanía onubense manifestarse en masa, como cada 8 de marzo, en defensa de la igualdad entre hombres y mujeres, pero no ha evitado que Huelva levante su voz, de una forma distinta, contra la discriminación que sufre la mitad de la población.

El Movimiento Feminista de Huelva se ha concentrado para ello en la Plaza de las Monjas de la capital, donde, además, el colectivo ha procedido a la lectura del manifiesto con el que ha querido conmemorar este nuevo 8 de marzo, Día Internacional de la Mujer.

«No podíamos renunciar a la reivindicación de este 8 de marzo, en el que aún falta la igualdad entre hombres y mujeres», ha destacado una representante del Movimiento Feminista de Huelva, Carmen Arenas, en declaraciones a los medios de comunicación.

«Seguimos sufriendo brecha salarial, nos siguen matando y seguimos padeciendo agresiones sexuales», ha proseguido Arenas, tras lo que ha remarcado que la concentración ha estado perfectamente «controlada y organizada» para cumplir con las medidas sanitarias contra la covid-19.

De hecho, en un recinto totalmente acotado para la ocasión, la Plaza de las Monjas solo ha contado con la presencia de 100 mujeres, las mismas que previamente habían sido asignadas por las organizaciones que componen el Movimiento Feminista de Huelva y que en todo momento han guardado la distancia de seguridad, como puede apreciarse en la imagen que ilustra esta información.

Ante la presencia de este centenar de mujeres, representantes del colectivo han procedido a la lectura del manifiesto, con el que este año han querido principalmente trasladar a toda la población «qué es ser feminista», esto es, hacer pedagogía sobre feminismo, tal y como se indica en el propio documento, para, con ello, combatir «el ruido y la polémica interesada» que se ha levantado contra las reivindicaciones del Movimiento, como ha explicado otra de las representantes del mismo y presidenta de la Asociación de Mujeres Emilia Pardo Bazán, María José Fernández.

Y «¿qué es ser feminista?», comienza preguntándose el Manifiesto, que termina dejando claro que, «en definitiva, el feminismo es igualdad», tal y como se indica en el documento, que puede verse de forma íntegra a través de este enlace.

8M Feminismo, Nuestro Compromiso

Seguramente, hace años, la mayoría de nosotras descubrimos que no éramos unas intransigentes con el mundo, que no estábamos amargadas de la vida, ni éramos “difíciles de lidiar y de aguantar”, que no nos hacían gracia determinados chistes y que no nos gustaba que nos dijeran “piropos galantes o no tan galantes” por la calle hombres a quienes no conocíamos. Descubrimos, simplemente, que éramos feministas, y pudimos ponerle nombre a esas inquietudes que teníamos.

Nos pusimos las gafas violetas y empezamos a mirar el mundo a nuestro alrededor. Vimos las injusticias, las desigualdades, lo mal que nos ha tratado la historia y esta sociedad patriarcal en la que vivimos. Y empezamos a pensar que cambiar todo esto tiene que ser posible.

Además, nos encontramos con otras mujeres que pensaban como nosotras y nos dimos cuenta de que no estábamos solas en nuestra lucha y de que juntas sumamos!!

En el 8M, nuestro compromiso es alzar la voz más que el resto del año. Es reivindicar ese feminismo transformador que creemos que es la única forma de hacer que esta sociedad sea más justa e igualitaria. Porque, como decía Simone de Beauvoir, “el feminismo es una forma de vivir individualmente y de luchar colectivamente”.

Pero… como ha dicho una compañera, un poco de pedagogía siempre es necesaria, aunque estemos también cansadas de explicar siempre lo mismo…¿Qué es ser feminista?

– Ser feminista es no aceptar que mutilen nuestros cuerpos, ni que se ejerza control alguno sobre nuestra capacidad sexual y reproductiva.

– Ser feminista es no avergonzarse de nuestro cuerpo, y dejar de pensar que estamos rotas o estropeadas para tener que arreglarlo continuamente, para que siempre esté perfecto.

– Ser feminista es rechazar una educación en la que se nos ha tratado como inferiores o como ciudadanas de segunda, sometidas a un poder masculino y opresor, que lo han ejercido desde siempre de una manera u otra.

– Ser feminista es no aceptar que se nos hipersexualice, que nos cosifiquen y que con frecuencia seamos reducidas a meros objetos de propiedad ajena para, en demasiados casos, satisfacer las necesidades sexuales de los hombres. En ocasiones, demasiadas, somos nosotras las que tenemos que ser recatadas “para no provocar” y para que los hombres “no saquen a ese ser peligroso que llevan dentro”. Ser feminista es no permitir que se nos juzgue o cuestione por ir arregladas, maquilladas, con minifaldas o escote o borrachas por la calle…porque de esa manera provocamos.

– Ser feminista es luchar por la abolición de la prostitución, como máxima expresión de la denigración de la mujer, disfrazado a menudo de un consentimiento supuestamente voluntario y nunca buscado.

– Ser feminista es no aceptar que sólo nosotras llevamos sobre nuestros hombros el peso del día a día de la familia, que vivimos para cuidar a otras u otros o que ese trabajo que realizamos es por amor y que ese amor no tiene precio…porque si lo tiene, tiene el precio de nuestras vidas que tenemos que parar para cuidar.

– Ser feminista es rechazar que nos traten con paternalismos o condescendencia…cuando no con desprecio. Estamos hartas de escuchar que las mujeres somos lo más bonito de la creación…vomitivo!!.

– Ser feminista es rechazar cualquier tipo de violencia que se pueda ejercer sobre nosotras, las mujeres. Y reivindicar que nuestra seguridad, nuestra integridad y nuestra vida deban estar garantizadas y salvaguardadas…ni más ni menos que como la de cualquier otro ser humano.

– Ser feminista es querer traspasar cualquiera de los límites que nos ha impuesto el patriarcado. Es querer ocupar espacios y tiempos que se nos han negado, y que por derecho también tienen que pertenecernos.

– Ser feminista es no entender que nos contraten menos, que nos paguen menos, y que se nos encasillen en determinados trabajos “porque lo hacemos mejor”, como si eso fuera una característica que traemos de fábrica.

– Ser feminista es luchar contra los suelos pegajosos y los irrompibles techos de cristal.

– Ser feminista es no aceptar que nos desprecien, acosen, marginen, nos nieguen, oculten o arrebaten nuestros méritos.

– Ser feminista es no permitir que nos callen, que seamos ignoradas, o acusadas tradicionalmente de ser manipuladoras o mentirosas.

– Ser feminista es no dejar que se nos invisibilice en el lenguaje, y que no se nos nombre “ porque ya estamos incluidas en el masculino plural” que según dicen es el genérico…¿pero qué invento es este?.

– Ser feminista es luchar porque la justicia no sea menos justa para nosotras, aplicando en realidad el interés general de los hombres sobre los nuestros.

EL FEMINISMO ES EL MOVIMIENTO REVOLUCIONARIO PACÍFICO QUE LUCHA CONTRA TODAS ESTAS INJUSTICIAS Y OTRAS TANTAS QUE PODRÍAMOS AÑADIR.

Es feminista quien reclama la abolición del género opresor. Es luchar por la dignidad de las mujeres y por el respeto que merecemos, que no es menos que el que merece cualquier persona. El feminismo es lucha, transformación, tenemos detrás la memoria de todas las mujeres que nos precedieron, y estamos legitimadas para luchar contra todo esto. PORQUE EN DEFINITIVA EL FEMINISMO ES IGUALDAD.

Para terminar, hacemos nuestras las palabras de Isabel Allende que nos dice “ que el feminismo es una manerade entender las relaciones humanas y de ver el mundo, una apuesta por la justicia, por la emancipación de las mujeres (…) El feminismo, como el océano,es fluido, poderoso, profundo y tiene la complejidad infinita de la vida, se mueve en olas, corrientes, mareas y a veces en tormentas furiosas. Como el océano, el feminismo no se calla!!”.

Y esta es nuestra agenda!!

Manifiesto del Movimiento Feminista de Huelva con motivo de la conmemoración del 8 de marzo

De la obligación de cuidar al derecho a ser cuidadas

La conciliación y corresponsabilidad centran el manifiesto institucional del 8M

La presidenta de la Diputación de Huelva, María Eugenia Limón; el alcalde de Huelva, Gabriel Cruz; la rectora de la Universidad de Huelva, María Antonia Peña; la delegada del Gobierno de la Junta de Andalucía, Bella Verano; y la subdelegada del Gobierno, Manuela Parralo, han hecho público esta mañana el Manifiesto del 8M 2021, en el que ha sido el acto más institucional del programa de actividades conmemorativas del Día Internacional de las Mujeres.

La Plaza de las Monjas ha sustituido este año al habitual emplazamiento de la actividad, que en ocasiones anteriores se ha desarrollado en los soportales de Diputación. La pandemia del COVID 19 también ha influido en su desarrollo, dándole protagonismo a las mascarillas, geles hidroalcohólicos y distanciamiento personal.

La crisis sanitaria no ha impedido, sin embargo, que las reivindicaciones de este año hayan sonado alto y claro en el templete de la céntrica plaza onubense. Sobre la necesidad de continuar avanzando en políticas que impulsen la conciliación y la corresponsabilidad han girado las reivindicaciones de este año, en el que, según dice el Manifiesto, hay quienes han aprovechado la pandemia “para poner la igualdad en el punto de mira”.

En el inicio del acto, María Eugenia Limón, que también ha actuado como presentadora del mismo, ha insistido en la importancia de este 8M “porque la COVID ha impuesto a la población femenina sufrimientos y retos extras, que pasan por perder el trabajo, tener que dejarlo para trabajar aún más en casa; o hacer malabares para compaginarlo con el cuidado de los hijos e hijas. Encerrarse con el maltratador. Empobrecerse. En definitiva, retroceder en derechos”.

La presidenta de Diputación también ha recordado el lema de la campaña de este año “Cuidar también es cosa tuya”, y ha resaltado el valor de la colaboración interinstitucional para luchar contra la desigualdad, refiriéndose a la imagen de unidad que han mostrado las instituciones como “el mensaje más potente que podemos lanzar a todas y a todos los que defienden la igualdad”.

Evitar que los demoledores efectos de la crisis ahonde la brecha de la desigualdad es una de las principales preocupaciones que expone el Manifiesto. Porque aunque “no podemos imaginar aún las consecuencias de esta pandemia, sin duda, teniendo en cuenta la situación desigual de partida de las mujeres, los impactos negativos caerán en mayor proporción sobre ellas”.

Y es que, reconoce la declaración institucional “la falta de corresponsabilidad en el hogar conlleva a que sean las mujeres las que se vean forzadas a reducir sus jornadas para cuidar de la infancia y las personas dependientes”. Los datos del Instituto Nacional de Estadística son claros al respecto: el tiempo que las mujeres dedican a trabajos del cuidado y del hogar duplica al de los hombres. Ellas destinan 26,5 horas a la semana, frente a las 14 horas de ellos.

El fenómeno de la despoblación en el ámbito rural y el aumento del paro femenino motivado por la crisis son otras de las inquietudes expuestas en el Manifiesto. Así, en Andalucía, según la última Encuesta de Población Activa (EPA), el año 2020 cerró con una tasa de paro femenino del 27,27%, siete puntos por encima de la tasa de desempleo masculina.

Por todo ello, las instituciones que han consensuado el Manifiesto abogan por la creación de un “pacto por los cuidados” para hacer el tránsito de la obligación de cuidar al derecho a ser cuidadas. “No basta – señala el escrito – con apelar a la responsabilidad de manera individual o social, urge impulsar cambios desde la base misma de la educación y que tanto las empresas como los servicios públicos se impliquen, tejiendo los mimbres que hagan posible pasar de la teoría a la práctica y abordar la construcción de un Sistema Estatal de Cuidados”.

Entrega de señalas ‘Stop Violencia Machista’

Tras la lectura del Manifiesto, consensuado por las ocho diputaciones andaluzas, la presidenta de la Diputación de Huelva, María Eugenia Limón, ha entregado señales de la campaña “Stop violencia machista” a representantes políticos de 18 ayuntamientos, con lo que son ya 68, más la Universidad de Huelva y la propia institución provincial, las entidades locales onubenses que disponen de este distintivo, que las identifica como centros de trabajo con políticas activas contra la violencia hacia las mujeres.

Estos ayuntamientos son: Alosno, Beas, Bollullos par del Condado, Cabezas Rubias, Calañas, Castaño del Robledo, Corteconcepción, Cumbres de Enmedio, El Cerro de Andévalo, Encinasola, Higuera de la Sierra, Linares de la Sierra, Los Marines, Manzanilla, Puerto Moral, San Silvestre, Santa Ana la Real y Santa Bárbara de Casa.

La Diputación de Huelva exhibe desde julio de 2018 seis de estas señales (similar a la de Tráfico pero con forma de corazón) en sus diferentes sedes: entrada principal por Gran Vía, accesos por las calles Fernando el Católico y San Salvador, Estadio Iberoamericano de Atletismo, sede de Desarrollo Local y Muelle de las Carabelas.

En noviembre de 2018, Diputación realizó la primera entrega de señales a 10 municipios. Desde entonces, continúa proporcionándolas y lo seguirá haciendo hasta completar la totalidad de los Ayuntamientos onubenses y el mayor número de entidades de la provincia.

La campaña “Stop violencia machista” es una campaña, coordinada por las Diputaciones andaluzas, para mostrar visualmente el rechazo frontal a las distintas manifestaciones de violencia contra las mujeres, que es una de las formas más extremas de desigualdad entre los géneros.

La mina no es solo un nombre en femenino

Ya fuese en las cuencas mineras del norte o en las del sur de la Península Ibérica, es lamentable el reconocer que la explotación de las riquezas de la tierra fue cosa de hombres. Ese sistema paternalista de ver y adoptar la minería desde el punto de vista masculino, toda ella como si fuese de propiedad exclusiva del varón, donde él dicta las normas y las hace cumplir como si de una familia patriarcal se tratase; es un entendimiento arcaico. El machismo es una cultura que debe desaparecer en todas sus doctrinas; en la minería parece que la tendencia actual es ir aboliéndose desde la década de 1990 (“la minería es de todos y de todas, es la única manera de ser enfocada”).

Al contrario de lo que se ha difundido y dado a conocer desde tiempos inmemoriales, la presencia de la mujer en la minería ha existido desde siempre; nombrar a las mujeres en los tajos era algo inaudito para los varones mineros, la política del país era no darse a conocer su presencia, ni permitirles su trabajo en los tajos. Todo era incierto, las mujeres desarrollaron desde el S. XIX trabajos en minería de interior y en sus diferentes instalaciones, siendo conocido en el sector que ellas realizaban las tareas peor consideradas, peor cotizadas y menos deseadas de todos los trabajos.

Escasas han sido las referencias a la presencia de aquellas mineras que constituyeron una parte importante de la fuerza de trabajo en las explotaciones mineras del país. Esposa, madres e hijas, todas han sido olvidadas en el devenir de los tiempos, siendo relegadas a los papeles de esposas, cuidadoras y defensoras de los hijos. El numero de empleadas comparado con el de empleados es mínimo, pero eso no debe ser razón para olvidarlas; es un hecho, el cual no podemos obviar, que por ejemplo, durante el desarrollo de la I y II Guerra Mundial, cuando los hombres marcharon al frente a combatir, sus puesto de trabajo quedaban vacóos, siendo las propias empresas mineras las que optaron por cubrirlos contratando mano de obra femenina.

No es hasta la segunda mitad del S. XIX cuando resurge la minería en España. Ello nos llevó al empleo de métodos sofisticados de extracción de mineral y nuevas tecnologías extractivas. El paulatino desarrollo de dicho sector trajo consigo la alta demanda de mano de obra a emplear; primero se contrataron personas de la población autóctona, posteriormente los mineros ambulantes (personas venidas de todas partes de la península ibérica y lusitana buscando mejorar sus condiciones laborales y económicas) y, por último, pero no menos importante, el colectivo femenino, cuya presencia no fue menos necesaria que la del resto de trabajadores masculinos. Sus funciones no se relegaban únicamente a las tareas domésticas y reproductivas consideradas por entonces propias de su sexo, sino que trascendieron mucho más allá, haciendo posible que el sector industrial pudiese proliferar y avanzar, porque como bien nos describe con sus palabras Montserrat Garnacho, “la mina atañe también a las mujeres porque ellas fueron quienes mantuvieron con su trabajo buena parte de la estructura económica y social que la hizo posible en cualquier época y lugar” (Montserrat Garnacho, ‘Mujeres Mineras’).

Carboneras en el Valle del Nalón, Valentín Vega.

También durante la dictadura de Franco el número de mujeres empleadas en la minería del carbón fue relevante y significativo. Todas estas mujeres trabajaban durante interminables jordanas de trabajo de sol a sol y por la mitad del sueldo que por entonces percibía un minero masculino, pero que era muy necesario para poder mejorar la economía actual de sus hogares.

El perfil de trabajadora o minera era el de mujer joven y soltera, aunque también existía un perfil de mujer viuda y el de casada. Los cargos o puesto que desempeñaban no eran los más deseados dentro del gremio, de hecho estaban bastante mal considerados desde el punto de vista del minero. Estos era el de entibadoras, aguadoras, lampisteras, carboneras, vagoneras, dependientas de economato, telefonistas… Además de esta fatal consideración tan poco fructífera, también debían soportar discriminación a nivel salarial pues algunas de ellas no podían cobrar su nómina, quedando este derecho a poder ser ejercido únicamente por el marido.

Carboneras de la mina La Encarná, rodeadas de carbón y cargando un vagón con sus palas (Colección Asociación Amigos del Valle de La Hueria)

También tenían que vivir condiciones sociales denigrantes, ya que por otro lado las viudas de los mineros tienen el ‘privilegio’ de trabajar en la mina por la mitad del sueldo y trabajando más horas que el resto de sus compañeros varones. Tampoco se les respetaban pagas por daños laborales, no teniéndoseles en cuenta cuando enfermaban por culpa de los trabajos que desarrollaban. Por ejemplo, si enfermaban por silicosis, no se les reconocía el derecho a una paga por enfermar de este síndrome, pues legalmente se entendía que ellas trabajaban en labores de exterior de mina.

No olvidemos que, además de todo lo hablado, también estas mujeres mineras debían de soportar el acoso machista de la sociedad que dejaba recaer sobre ellas el peso de todas las obligaciones del hogar.

Concluiré diciendo que el trabajo de la mujer minera coincide con la expansión de las explotaciones a finales del S. XIX, cuya demanda y contratación de mano de obra femenina fluctuaba bastante en función de los diferentes periodos de escases de trabajadores varones debido a los devenires de la historia, como por ejemplo las guerras mundiales y otros. Tampoco debemos olvidar que desde 1897 la Ley vigente no permitía emplear mano de obra femenina para trabajos en interior de minas.

Toda esta situación tan injusta ha ido desapareciendo con los años. Prueba de ello es que en 1992 el Tribunal Constitucional quita la razón a uno de los gigantes estatales del carbón, fallando a favor de que el trabajo en interior de mina pudiese ser desarrollado por mujeres, o mejor dicho, por mineras.

Existen otras jurisprudencias a favor de esta lucha, pues fue reconocido en 2001, por parte del Tribunal Constitucional, el derecho de una mujer a trabajar dentro de la mina, sentencia que supuso un antes y un después en la nueva era de las mujeres mineras.

Aunque este proceso de cambios sea lamentablemente lento, al menos es un camino que ya se está recorriendo. Las mejoras y avances en las tecnologías que se emplean en las explotaciones de mineral posibilitan minimizar la carga física del trabajo, siendo esta una gran aliada. Gracias a los grandes avances en la tecnología, el trabajo en la mina se desarrolla mediante el empleo y manejo de las máquinas con otros dispositivos y no con nuestra fuerza; todo esto nos une en un solo sentir, haciendo posible la transición, permitiendo desaparecer esas islas del pensamiento machista que aún persisten en nuestros días.

Por Héctor Vélez, ingeniero de Minas

Foto principal: Mujeres de mineros llevando sacos de carbón. Acuarela de Vincent Van Gogh, La Haya, 1882

Huelva se vestirá de morado el próximo 8 de marzo

El Movimiento Feminista llama a la población a vestirse y adornar los balcones con el color de la igualdad entre hombres y mujeres

La crisis sanitaria del coronavirus impedirá a la ciudadanía onubense manifestarse en masa el próximo 8 de marzo en defensa de la igualdad entre hombres y mujeres, como era habitual en los últimos años, pero no evitará que Huelva levante su voz contra la discriminación que sufre la mitad de la población.

El próximo 8 de marzo, Día Internacional de la Mujer, no habrá manifestación por las calles de Huelva, pero los hombres y mujeres de la ciudad sí podrán poner su granito de arena en defensa de la igualdad de género, aunque de una forma distinta.

El Movimiento Feminista de Huelva ha llamado este viernes a toda la ciudadanía onubense a vestirse de morado y adornar los balcones con motivos de ese mismo color como muestra de apoyo a la lucha por la igualdad, medidas con las que el colectivo pretende «adornar Huelva de morado», ha manifestado la portavoz del Movimiento Carmen Arenas.

Durante la presentación de los actos que llevará a cabo el colectivo el próximo 8 de marzo, Arenas ha lamentado además que las mujeres son las más perjudicadas por la pandemia, ya que «somos las que más hemos estado en los ERTE y las que hemos estado en primera línea en la lucha contra la enfermedad», pues el 84 por ciento del personal sociosanitario son mujeres, ha explicado.

Además, «no se nos ha reconocido por ello», ha proseguido la portavoz del Movimiento Feminista de Huelva, para lo que ha puesto como ejemplo el hecho de que el personal de caja de los supermercados, formado en su mayoría por mujeres, aún no ha sido vacunado.

Por su parte, la presidenta de la Asociación de Mujeres Emilia Pardo Bazán y representante de la entidad en el Movimiento Feminista, María José Fernández, ha manifestado que, «aunque este año es diferente, es muy importante seguir defendiendo nuestros derechos», tras lo que ha insistido en que «las mujeres, durante la pandemia, son las que hacen los trabajos más precarios».

En la misma línea se ha manifestado la representante del colectivo Mujeres con Discapacidad, Adelaida Sáez, para quien «necesitamos que el mensaje del movimiento feminista llegue a la población en general» el próximo 8 de marzo, tras lo que ha lamentado que «las mujeres con discapacidad nos hemos visto alejadas durante la pandemia de la vida pública y privada».

Aunque no podrá convocar a la ciudadanía a una manifestación por las calles de Huelva, el Movimiento Feminista sí llevará a cabo el próximo 8 de marzo una concentración simbólica en la Plaza de las Monjas que contará solo con la participación de 100 mujeres, todas ellas asignadas previamente por las organizaciones que forman parte del Movimiento, de forma que ninguna otra persona podrá acceder a la plaza, donde también se procederá a la lectura de un manifiesto

Cuatro mujeres dirigen departamentos de la mina de Riotinto

Las féminas ocupan el 30 por ciento de los puestos directivos de Atalaya, cuatro puntos más que la media andaluza

Un total de cuatro mujeres dirigen actualmente algunos de los departamentos de la mina de Riotinto. Son Isabel Zamora Francisco, directora del Servicio de Prevención Propio; Patricia Ferrer Cano, directora financiera; María José Sánchez de Murga, directora de Recursos Humanos; y Eva María Vázquez Muñoz, directora de Laboratorio.

La compañía que explota la mina riotinteña, Atalaya Riotinto, ha destacado que estas cuatro mujeres representan el 30 por ciento de los puestos directivos de la empresa, lo que sitúa a la compañía cuatro puntos por encima de la media andaluza, según un estudio de ‘Woman in Business’.

«Son mujeres, son trabajadoras y son las mejores en sus áreas», han subrayado desde Atalaya Riotinto, coincidiendo con la reciente conmemoración del Día Internacional de la Mujer.

Escolares de la Cuenca se unen en El Campillo en defensa de la igualdad de género

Los alumnos de ESO de toda la comarca marchan hacia el Parque de Los Cipreses para leer sus propios manifiestos y participar en actividades conjuntas

Con motivo de la conmemoración del Día Internacional de la Mujer, que se celebra cada 8 de marzo, todos los colegios de Educación Secundaria Obligatoria (ESO) de la Cuenca Minera de Riotinto han realizado este martes una marcha desde sus respectivos centros hasta El Campillo, donde todo el alumnado de la comarca se ha unido en defensa de la igualdad entre hombres y mujeres.

La actividad, financiada por el Pacto de Estado contra la Violencia de Género, ha contado con la participación de unos 300 alumnos y alumnas de seis centros educativos: el IES Nuevo Milenio de Zalamea la Real, que ha sido el encargado de organizar esta acción, el IES Vázquez Díaz de Nerva, el IES Cuenca Minera de Riotinto, el CEIP La Rábida de El Campillo, el CPR Adersa de Campofrío y el CEE Aspromin.

Los alumnos y alumnas de Nerva y Campofrío partieron en autobús hasta Riotinto, donde se encontraron con el alumnado del IES Cuenca Minera, desde donde, a las 9.00 horas, partieron andando hacia El Campillo a través de una marcha en la que han portarado gafas de sol y mochilas, donadas previamente por los centros de Zalamea la Real y Nerva, respectivamente.

A la misma hora comenzó también la marcha desde Zalamea hasta la localidad campillera, donde, alrededor de las 9.45 horas, se produjo el encuentro entre todos los centros, un encuentro que se ha prolongado durante cuatro horas y que se ha desarrollado en el Parque Municipal Los Cipreses.

Tras un desayuno distribuido por el alumnado de El Campillo, se procederá a la lectura de manifiestos por parte de los alumnos y alumnas de cada centro, que a continuación disfrutarán de varias actividades y de un concierto de Café Mestizo.

Riotinto instaura la figura de ‘Mujer Influyente del año’

El Ayuntamiento pretende resaltar el papel «relevante» que cumplen las mujeres del municipio

El Ayuntamiento de Minas de Riotinto conmemorará «por primera vez» el Día de Internacional de la Mujer, que se celebra cada 8 de marzo, a través de una serie de actos, que se desarrollarán durante toda una semana y que tendrán como lema ‘Libres e iguales’, según han anunciado desde el propio Consistorio riotinteño, que persigue con ello «dar visibilidad» a esta conmemoración.

Uno de los actos más llamativos será el nombramiento a la Mujer Influyente del año 2020, una iniciativa que el Ayuntamiento quiere instaurar como una tradición anual en el municipio con el objetivo de resaltar «el papel relevante que cumplen muchas de las mujeres de nuestro pueblo», han subrayado.

El nombramiento tendrá lugar el mismo 8 de marzo en el marco de un acto institucional en el que se dará lectura a un manifiesto en favor Día Internacional de la Mujer y se presentarán todas las actividades que tendrán lugar durante la semana. 

De momento, desde el Consistorio han adelantado que la programación contará con diversos talleres educativos desde los que trabajar la igualdad con los niños y niñas del municipio: un taller de cuenta-cuentos en el que se darán lectura a cuentos que muestran una perspectiva de género más inclusiva e igualitaria que los cuentos tradicionales, un taller de juegos no sexistas y un taller de chapas para la mujer donde los pequeños podrán trabajar sobre mensajes de igualdad.

Además, también habrá talleres más específicos para las mujeres del municipio, concretamente talleres de escritura, menopausia y prevención del cáncer de mama, que será impartido, este último, por un reconocido cirujano que trabaja en la materia.

La cultura también tiene cabida en los actos programados para esta semana. Dos mujeres presentarán sus libros recientemente editados y diferentes autoras de poemas estarán presentes en el acto ‘Grito de Mujer’.

Además, también tendrá lugar una mesa redonda donde se analizará el papel que la mujer está comenzando a ocupar en el sector de la minería, tan importante en la comarca, y en la que estarán presentes representantes de la recién creada Asociación de Mujeres en Minería de Huelva.

Otra de las actividades organizadas «con mucha ilusión» es la I Cena de Mujeres de Minas de Riotinto, que tendrá lugar el viernes 13 de marzo en el Restaurante Época, donde «las mujeres de nuestro pueblo tendrán un espacio donde compartir momentos y experiencias», han destacado desde el Consistorio. Las inscripciones podrán realizarse en el Ayuntamiento, en la oficina de Cultura y Turismo, hasta el próximo miércoles 11 de marzo. El precio de la cena es de 15 euros tras un acuerdo alcanzado entre el restaurante y el Ayuntamiento, que asegura que asumirá una cantidad por cada comensal.

Para finalizar, habrá espacio para el deporte y la convivencia. El sábado 14 de marzo, a las 17.00 horas en el Paseo de Chocolate, tendrá lugar una jornada deportiva a cargo de las chicas de Woman’s Fit Koru a la que pueden sumarse todas las personas que quieran. Igualmente, para toda la población, el domingo día 15 se realizará un senderismo por la zona minera que será gratuito y requiere inscripción.

Charlas, jornadas, exposiciones y teatro para conmemorar el 8 de marzo en Nerva

El Ayuntamiento de Nerva conmemorará el Día Internacional de la Mujer, que se celebra el 8 de marzo, con una amplia programación formada por numerosas actividades como charlas, jornadas, exposiciones o teatro, además de una concentración en defensa de la igualdad.

La programación comenzará este miércoles 7 de marzo con una charla-coloquio sobre ‘El papel de la mujer en la educación permanente (educación de adultos)’, a cargo de la coordinadora provincial de Educación Permanente de Huelva, Antonia Ojeda. La cita, organizada por Seper Adela Frigolet, es en el Museo Vázquez Díaz a las 18.00 horas. Al terminar, se ofrecerá a los asistentes un café con dulces típicos caseros en el Centro Cultural.

El resto de actividades tendrán lugar un día después, el mismo 8 de marzo, una jornada que comenzará a las 12.00 horas con una concentración silenciosa en defensa de la igualdad que tendrá lugar a las puertas del Ayuntamiento, que ha hecho un llamamiento a la población a unirse a las asociaciones que, a través de esta reivindicación, dirán un «no rotundo» a las desigualdades.

Ya por la tarde, a las 17.00 horas, el Teatro Reina Victoria acogerá la inauguración de la jornada y exposición fotográfica ‘Lucha contra la trata de personas, explotación sexual y turismo sexual’, tras lo que, una hora después, el mismo espacio albergará una asamblea comarcal de Cruz Roja Nerva denominada ‘Mujeres de nuestra historia’.

La programación concluirá el mismo 8 de marzo a las 19.00 horas, también en el Teatro Reina Victoria, con la representación de la obra de teatro ‘Reflexiones sobre la vagina y otras historias políticamente in-correctas’, bajo la dirección del grupo de voluntarios coordinado por Pedro Martín.