Los expertos intentan buscar ya a descendientes a partir de los restos de 89 represaliados de Nerva

Los trabajos para lograr la concordancia de cadenas de ADN serán muy complejos debido al tiempo transcurrido y la acidez del terreno

La Universidad de Granada ha recibido ya las muestras de 89 de los cuerpos extraídos de la fosa común del cementerio de Nerva (una de las más grandes de toda Andalucía) con los que intentará hallar a descendientes actuales de personas que sospechan que perdieron a algún familiar durante esos primeros días cruentos de la Guerra Civil Española. Para ello, la universidad granadina cuenta también con muestras biológicas de familiares que voluntariamente las han cedido para ver si, décadas después, pueden recuperar los restos de sus parientes que han descansado en una fosa común sin nombre durante años.

Se trata de uno de las fases clave en la búsqueda de la verdad, justicia y reparación para las víctimas que se puede empezar a cerrar ahora en un largo proceso que se inició en 2017 y tras los cuales se hallaron hasta 221 cadáveres que poco a poco irán llegando a la Universidad de Granada para encontrar líneas de ADN similares con las que trazar lazos familiares del pasado.

 
 

Según ha adelantado Onda Minera RTV Nerva. la entrega la ha realizado en persona el alcalde de Nerva, José Antonio Ayala, acompañado por el director del equipo de arqueólogos, Andrés Fernández, «manteniendo en todo momento la cadena de custodia», afirman.

Según aseverán desde este medio, los trabajos serán muy dificultosos porque además del tiempo transcurrido y la muerte en muchos casos de hijos o familiares directos, hay que sumar la acidez del terreno minero en el que estaba la fosa y que hace que esta tarea sea aún más compleja, aunque desde la Universidad de Granada intentarán llevar a cabo esta tarea con el mayor cuidado posible para encontrar correspondencias de ADN.

Las catas, que comenzaron en octubre de 2017, han sido de una enorme complejidad por la naturaleza del terreno, y se han desarrollado en una superficie de 100 metros cuadrados. De esta forma, se han localizado cuatro fosas, todas con dos metros de anchura y de longitudes diversas, en la zona interior de la fachada principal del cementerio.

Los trabajos han sido realizados por un equipo multidisciplinar coordinado por Andrés Fernández.

Fotografías: Onda Minera RTV Nerva