La X Degustación de Mosto ‘Ciudad de Cartaya’ abarrota la Plaza Redonda

El evento muestra «la grandeza de nuestros bodegueros», destaca la alcaldesa

La Plaza Redonda volvió a ser el escenario el pasado sábado de la Degustación de Mosto ‘Ciudad de Cartaya’, que cumplía su décima edición. Cartayeros y visitantes abarrotaron este céntrico espacio en una jornada de convivencia en la que “se mostró la bondad que tiene nuestro pueblo”, tal y como señaló la alcaldesa del municipio, Pepa González Bayo. Un total de 24 bodegueros locales dieron a probar “con gran generosidad” los caldos que habían ido generando durante todo el año en una fiesta en la que “convivimos y compartimos” desde por la mañana.

Como novedad, en esta edición se instalaron puestos de venta de productos artesanales. “Hemos dado un paso adelante incluyendo alimentación, algo que nos pedía sobre todo la gente que viene de fuera”, apuntó la alcaldesa. Además, con esta iniciativa “se da también cabida a las hermandades de nuestro municipio, que se llevan todo el año trabajando”, añadió, ya que fueron estas las encargadas de montar los stands.

Para acompañar la degustación, como viene siendo habitual, el Ayuntamiento aportó una “enorme paella” para el almuerzo, con el fin de que “todos pudieran probarla”, según subrayó la concejala de Festejos, Saray Oria. Los asistentes también pudieron disfrutar de un showcooking protagonizado por Sebastián Márquez “El grulla”, que elaboró un bocadillo gigante con diferentes embutidos.

Asimismo, Oria destacó “el trabajo y esfuerzo que realizan los bodegueros durante todo el año y que ahora comparten en este día para que todos podamos probar sus caldos”. Por ello, no faltó el reconocimiento a los mismos, que recibieron por parte del Ayuntamiento una placa de agradecimiento por haber participado en esta décima edición.

Finalmente, el Consistorio también quiso recordar a dos bodegueros locales tristemente fallecidos en los últimos meses, Juan Magro y Juan Escobar, cuyas familias subieron al escenario de la plaza a recoger un reconocimiento por su implicación en las costumbres y tradiciones del pueblo.

Una vez concluida la degustación, la velada se extendió hasta última hora de la noche con la animación de un Dj en la propia plaza.