Se da sepultura a 1.786 de las víctimas con signos de violencia en la fosa de Pico Reja

Las cuatro administraciones que han sufragado la exhumación de la “mayor fosa común de represaliados de la Guerra Civil y el franquismo” en España, ante decenas de familiares y miembros de asociaciones memorialistas, han protagonizado este martes el acto “institucional” con el que se han dado por cerradas las “1.786 heridas abiertas” en esta fosa del cementerio de San Fernando. Entre ellas, están las víctimas de la Columna Minera, consideradas las primeras del golpe de estado franquista en todo el territorio nacional.

La Columna Minera de Riotinto es como se conoce a la agrupación de combatientes voluntarios que se formó el 18 de julio de 1936 en las cuencas mineras de la provincia de Huelva para transportar dinamita a Sevilla.

El general Gonzalo Queipo de Llano difundió por la radio que venían a “volar la Giralda y la catedral”, bulo que se propagó con éxito entre la población de Sevilla y que ha llegado hasta nuestros días.

El plan era que los mineros se uniesen en La Palma del Condado a un grupo de guardias civiles y de asalto comandados por el comandante de la Guardia Civil Gregorio Haro Lumbreras, quien había hecho patente su lealtad al Gobierno legítimo, enviados desde Huelva capital para entrar juntos en Sevilla.

Sin embargo el comandante de estos guardias traicionó a sus mandos, se pasó a los sublevados y el 19 de julio por la mañana tendió una emboscada a la columna minera en La Pañoleta, a las afueras de Sevilla.

Los guardias ametrallaron a los mineros, haciendo estallar la dinamita y matando y apresando a muchos de ellos. Hacia las doce de la mañana del 19, al llegar a la “Cuesta del Caracol” en el barrio de La Pañoleta (Camas), la columna cayó en una emboscada tendida por los guardias de Haro.

Se produjo un confuso intercambio verbal tras el cual los guardias se pusieron a ametrallar a los mineros. Estallaron uno o varios de los camiones cargados con dinamita; murieron 25 mineros y 71 fueron hechos prisioneros.

Mayor proyecto de recuperación de la Memoria Histórica

Se trata del “mayor proyecto de recuperación de la memoria histórica que se ha llevado a cabo en España” tras tres años de trabajos en la que es considerada la “mayor fosa común abierta en Europa occidental desde la de Srebrenica en Bosnia Herzegovina”.

Así lo ha manifestado el alcalde de Sevilla, Antonio Muñoz, que ha asegurado a las familias presentes que “podéis tener la garantía y seguridad” de que el Ayuntamiento “va a seguir por este camino”, recordando que hay dos fosas más “esperando”, caso de la de Monumento y Antigua.

En esta línea, el primer edil de la capital andaluza ha instado a los representantes del resto de administraciones públicas presentes y que han cofinanciado los trabajos de Pico Reja –1,5 millones de euros– a “renovar” el marco de colaboración para afrontar de forma conjunta la intervención en la fosa Monumento. “Desde el Ayuntamiento de Sevilla, vamos a liderar este proceso manteniendo el mismo modelo que ha funcionado hasta ahora”, ha añadido el regidor hispalense, que ha puesto el acento en el hecho de que con los trabajos en Pico Reja la ciudad ha dado “ejemplo”. “Sintámonos orgullosos. Hemos cumplido con la Ley pero también con los familiares”, ha sentenciado.

En los trabajos en el cementerio de San Fernando se han localizado restos de más de 10.000 personas, de las cuales al menos 1.786 personas tienen “signos evidentes de represión y de haber sido asesinadas”. Entre ellos, los miembros de la Columna Minera. “Han sido muchos años de sufrimiento y espera por parte de los familiares”.

El memorial que se levantará ahora tendrá tres líneas de columbarios realizados en bloques de hormigón armado conformando una plaza triangular con un acceso a pasillos situados en cada uno de los ángulos. La plaza estará aislada, de forma que se generará un espacio de “recogimiento” para todas aquellas personas que se acerquen al cementerio. El osario-memorial Pico Reja mantiene la idea triangular de un pico. Un pico de tres aristas y tres entradas. Fundado sobre tres pilares: verdad, justicia y reparación. Contará, además, con un árbol de la memoria (ciprés) en medio.