Fabián Jowers con las sillas del hospital de Riotinto