El confinamiento genera desigualdades en el acceso a la educación pública

Madres y padres de Zalamea alertan de que los escolares que carecen de Internet en casa tienen dificultades para realizar sus deberes y conectar con sus profesores

Todos los ciudadanos y ciudadanas tienen derecho a una educación pública y de calidad. Esa es una de las bases principales del Estado del Bienestar, pues garantiza la igualdad de oportunidades entre todos los niños y niñas con independencia de si han nacido en una cuna rica o una cuna pobre.

Hasta ahora, parecía que ese derecho estaba asegurado, pero el estado de alarma decretado por la crisis del coronavirus y el consiguiente confinamiento de la población en sus hogares ha puesto al descubierto que, en casos excepcionales como este, no es así.

El cierre de colegios y la suspensión de las clases presenciales ha obligado a los escolares a recibir la educación pública de manera virtual, por lo que necesitan disponer de Internet en casa, un servicio privado que no está al alcance de todos, pues depende de los recursos económicos de las familias.

¿Cómo acceden ahora a la educación pública aquellos niños y niñas que, por la situación económica de sus familias, no tienen Internet en sus hogares? El problema ha sido puesto encima de la mesa por los padres y madres de Zalamea la Real, que han alertado de que los alumnos y alumnas que carecen de wifi en casa padecen «dificultades» para realizar los deberes y tareas que les mandan desde los centros educativos y tienen «complicada» la conexión con sus profesores para que les expliquen las materias.

Por ello, desde las AMPAs del CEIP San Vicente Mártir y del IES Nuevo Milenio han apelado a la «solidaridad» de las familias que tienen Internet. En concreto, les piden que ofrezcan la clave wifi «a aquellas familias con niños y niñas en edad escolar para que todos y todas puedan terminar el curso con las tareas programadas desde sus diferentes centros educativos».

Asimismo, hacen un llamamiento a las familias que lo necesiten «para que se sientan con la confianza de pedir ayuda, siempre con responsabilidad y siendo conscientes de que la cesión de datos de Internet es para realizar un buen uso de los mismos», añaden.