CSIF participará el lunes en una protesta por el aumento de agresiones a funcionarios de prisiones

Frente a la Subdelegación del Gobierno junto a otros sindicatos

La sección sindical de Prisiones en Huelva acudirá a la concentración del día 5 de diciembre, a las 11 horas, en las puertas de la Subdelegación del Gobierno de Huelva, con otros sindicatos, como protesta por el aumento de las agresiones a los funcionarios en el Centro Penitencio.

CSIF achaca esta situación de conflictividad que sufren los funcionarios de prisiones, entre otros factores ya denunciados por la central sindical, a la política de “buenismo” de la Secretaría General de Instituciones Penitenciarias, a no tener la consideración de agentes de la autoridad situación que pone en tela de juicio la actividad laboral de los trabajadores y al déficit de efectivos que genera inseguridad y desmotivación en el colectivo.

Para CSIF, la falta de efectivos en el Centro Penitenciario de Huelva, donde la Relación de Puestos de Trabajo (RPT) es escasa en comparación con otros centros de las mismas características —y que se ve mermada en algunas áreas como la sanitaria donde de siete puestos de médicos, solamente están cubiertas dos plazas—, provoca conflictividad dada la especial actividad de los funcionarios entre la población reclusa.

En algunos casos, la Dirección del centro pretende que el personal de vigilancia realice una labor de cribado en la asistencia sanitaria, demandada por los internos, lo que acarrea una crispación que lleva a continuos enfrentamientos con la población reclusa. En este sentido, CSIF señala que en las próximas semanas, la situación puede verse agravada por la finalización del contrato de un médico.

La Administración pretende paliar esta situación implantando la telemedicina, una medida a todas luces ineficaz, según CSIF, para solventar la problemática sanitaria del centro. A esto se suma, que los períodos vacacionales, las licencias y los permisos de los trabajadores no se cubren con personal contratado, como suele ocurrir en otras administraciones, sino que es la propia plantilla quien los asume. Para CSIF, este déficit del número de efectivos en algunos momentos no garantiza la seguridad de trabajadores e internos.

 “Nos encontramos con situaciones donde un mismo funcionario tiene que atender a dos módulos, con el riesgo que ello entraña”, señala la sección sindical.

CSIF, manifiesta que para afrontar estas situaciones excepcionales, la Administración estableció -mediante una instrucción- la posibilidad de pagar jornadas extraordinarias, un mecanismo que la Dirección activa de forma deficiente y escasa, prefiriendo repartir esa partida entre directivos, predirectivos y un reducido grupo de funcionarios, con lo que crea más discrepancias laborales.

Asimismo, CSIF denuncia que la prevención de riesgos laborales es una materia que está sin desarrollar plenamente en el medio penitenciario, prueba de ello es que CSIF ha retirado su firma del protocolo frente a agresiones en los centros penitenciarios y centros de reinserción social (PEAFA), muchos de los puntos recogidos en esta norma estaban pendientes de desarrollo y no se llevaron a cabo.

Todos los condicionantes expuestos están llevando al Centro Penitenciario de la Ribera, un referente penitenciario a nivel nacional por su buen funcionamiento, a un punto de no retorno, denuncia CSIF.

La carencia de empatía por parte de la Dirección, cuestionando aspectos tan importantes como la procedencia de ciertos permisos reglamentarios, provocan desmotivación y desafecto hacia la institución.

Desde CSIF queremos reiterar que el Centro Penitenciario de Huelva dispone de un gran equipo humano, que se debe poner en valor y al que no se puede privar de sus derechos.