CSIF llama a la participación en la gran movilización contra el «empobrecimiento social»

La manifestación tendrá lugar el 24 de septiembre en Madrid

La Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSIF), sindicato más representativo en las administraciones públicas y con presencia creciente en el sector privado, organiza una gran manifestación en Madrid, el próximo 24 de septiembre a las 12.00 horas, ante el empobrecimiento generalizado de la ciudadanía, especialmente de la clase media y trabajadora. La manifestación discurrirá desde el Congreso de los Diputados hasta la Plaza de Colón y a ella acudirán miles de andaluces procedentes de las ocho provincias.

“A esta movilización están convocados trabajadores y trabajadoras de toda España, tanto del sector público como del ámbito privado, y está abierta al conjunto de la ciudadanía contra el empobrecimiento social, por una subida salarial justa, por una jubilación digna y por la calidad de los servicios públicos”, según ha explicado el presidente nacional de CSIF, Miguel Borra, durante la rueda de prensa que ha ofrecido en Sevilla junto al presidente de CSIF Andalucía, Germán Girela.

«Ante el empobrecimiento de los trabajadoras y trabajadores de este país, pretendemos hacer patente el malestar de la ciudadanía que afronta su día a día con mucho esfuerzo, carencias y sacrificios, en unos momentos de graves dificultades e incertidumbre económica, que lamentablemente podrá agravarse de aquí a final de año», manifiestan desde la central sindical.

Desde el CSIF alertan de que «la situación es muy incierta por la imparable escalada de los precios, el coste desmesurado de la energía y la cesta de la compra y el riesgo cada vez más evidente de entrar en recesión. Las/los españoles, especialmente las clases medias y trabajadoras en situación más vulnerable afrontan su día a día, con mucho esfuerzo, carencias y sacrificios», añaden.

Al mismo tiempo, señalan que «asistimos a un deterioro progresivo de nuestros servicios públicos en ámbitos fundamentales, como la sanidad, la educación y en general el conjunto de las administraciones públicas. Y las/los empleados públicos no cuentan con el debido reconocimiento ni en sus condiciones laborales, ni a nivel salarial».

«Los bolsillos de trabajadoras y trabajadores ya han pagado y soportado con creces los efectos de las últimas crisis económicas», continúa el sindicato, que no ve justo que «los sacrificios recaigan siempre sobre la clase trabajadora».

En este sentido, CSIF exige al Gobierno que dé ejemplo a la empresa privada y negocie una subida en las administraciones públicas. «Los empleados públicos, además, llevan contribuyendo al pacto de rentas desde 2010 cuando por primera vez se les bajó el sueldo y arrastran una pérdida de poder adquisitivo cercana al 20 por ciento», concluyen.