El CSIF advierte de que las obras previstas obligarán a los reclusos a compartir celdas, lo que provocará “altercados”

El sindicato CSIF ha puesto en “evidencia” los problemas de seguridad y de hacinamiento que, a su juicio, provocarán las obras previstas en el centro penitenciario de Huelva, ya que para su ejecución es necesario reestructurar las unidades residenciales de los internos, advierten desde la central sindical, que explica que las mencionadas obras, que cuentan con presupuesto de 5,8 millones de euros y un plazo de ejecución de 18 meses, afectan al abastecimiento de agua, seguridad y otras infraestructuras que se han deteriorado en los 25 años de funcionamientos de la prisión.

CSIF explica que el inicio de estas reformas estaba previsto para el pasado mes de abril pero que, debido a la situación de emergencia sanitaria y el confinamiento durante el estado de alarma, quedaron aplazadas hasta este mes de noviembre, momento en el que precisamente, según el sindicato, las obras en el centro penitenciario, que actualmente se encuentra al 100% de ocupación, obligarán a sobreocupar las unidades para los internos, ya que es necesario ir desalojando los módulos de los reclusos para acometer las mejoras en las infraestructuras.

“Esto provocará que haya internos que tengan que compartir celda y este hacinamiento derivará en tensiones y altercados, tal y como se constata cuando se produce una sobreocupación”, lo que a su vez “supondrá una merma importante en la seguridad del centro y las condiciones de trabajo de los funcionarios se ven gravemente afectadas”, advierte el sindicato.

Además, en el contexto actual de la pandemia de la covid-19, “será más difícil controlar los posibles casos positivos, ya que las obras obligarán a reubicar constantemente a los internos”, agrega el sindicato, que ha indicado que se irá trabajando por unidades y cada una de ellas cuenta con dos módulos, por lo que habrá que redistribuir a la población reclusa afectada, añade.

Ante ello, “como no tenemos espacio porque estamos al 100% de capacidad, algunos internos tendrán que compartir celda teniendo que alterar, además, la clasificación interna”, precisa el sindicato, que considera que “esto contraviene la propia normativa del Reglamento Penitenciario donde se establece que todos los internos se alojarán en celdas individuales. Los módulos tienen una capacidad para 72 reclusos pero se verá incrementada hasta los 110 internos -añaden desde la central sindical- como consecuencia de las obras en el centro”.

Por todo ello, CSIF asegura que pidió un aplazamiento de las reformas, más aun considerando que “nos encontramos en el momento más crítico desde el inicio de la pandemia, con una incidencia que se sitúa en datos de la media nacional y siendo conscientes de lo que puede suponer que surjan contagios en estas condiciones en la prisión onubense”. La central sindical asegura que ha intentado que la Administración entienda “lo que supone acometer unas obras de estas características con el 100% de la ocupación del centro y planteamos como solución parcial la disminución del número de internos, tal y como se ha hecho en otros centros”.

En este sentido, CSIF ha planteado que se pueda trasladar a los reclusos que carezcan de vinculación familiar en la provincia de Huelva y, de esta forma, reducir el porcentaje de ocupación y tener margen para reubicar a los internos sin tener que compartir celdas. Sin embargo, lamenta que la Administración “ha hecho oídos sordos a esta propuesta”, algo que la central sindical, agrega, “no termina de comprender cuando desde Instituciones Penitenciarias se reconoce que centros como Málaga II de Archidona están al 40% de su capacidad y con la adecuada dotación de profesionales podría albergar a los reclusos de La Ribera sin vinculación familiar en Huelva”.

Finalmente, CSIF indica que desde el inicio de la pandemia ningún recluso se ha visto afectado por la covid-19 y todo ello es fruto “de la implicación por parte del personal que ha sido capaz de contener la entrada del virus en el centro, además de las medidas tomadas que, en parte, han surgido en las numerosas reuniones llevadas a cabo por el Comité de Seguridad y Salud desde el inicio de la pandemia”, señalan, tras lo que indican que los siete trabajadores que se han contagiado se encuentran ya en fase de recuperación.