García Palacios señala a los «enemigos» de Huelva y el PC le responde

Desde el PC indican que recetas como las que propone el presidente de la FOE «son las que nos han traído a esta situación»

La Asamblea General de la Federación Onubense de Empresarios FOE, ha traído una nueva polémica a través de su presidente José Luis García Palacios quién no dudo en señalar a los «enemigos» de Huelva por promover «una infundada mala prensa que producen contra nuestra provincia». El presidente de los empresarios onubenses, ha querido decir «basta a la foto que reiteradamente venden al exterior de Huelva, se escondan detrás de un oso panda, de una bandera con herramientas o detrás de una Mesa». Aunque el presidente de la FOE no señaló directamente a nadie, no hace falta imaginar mucho para descubrir quiénes se encuentran detrás de las declaraciones de José Luis García Palacios. A los ecologistas de WWF (cuyo logotipo es un oso panda), al Partido Comunista (por la bandera con las herramientas alusiva a la hoz y el martillo) y a la Mesa de la Ría por aquello de los que se esconden detrás de una Mesa.

Desde el partido comunista de Huelva no han dudado en responder a José Luis García Palacios. En una carta remitida a los medios de comunicación han señalado que «no sabemos a cuento de qué viene las palabras en la Asamblea de la FOE, en las que arremete contra algunos colectivos, dado que, para nuestra sorpresa, nos hemos encontrado con estas palabras suyas en la prensa y que entendemos que las personas a las que alude con “la bandera y las herramientas” es la militancia del ya centenario Partido Comunista de España, solo podemos suponer que usted hace referencia al hecho de que nos hemos pronunciado en reiteradas ocasiones sobre los bajos salarios en el campo, sobre las condiciones de infravivienda de la clase trabajadora migrante, sobre la temporalidad en el empleo o sobre el escaso tejido productivo agroalimentario de nuestra provincia».

Desde el PC señalan que «aunque como hemos señalado, solo podemos suponer que entre los nombrados estamos nosotros y nosotras, en cualquier caso, ninguno de estos problemas es falso, los conocen todos los onubenses, incluido usted, pero también muchas otras personas que viven fuera». «Nuestra trayectoria no se caracteriza por atacar a los distintos sectores económicos, sabemos que la actividad económica es esencial para cualquier sociedad, nadie nos lo tiene que decir. Sin embargo las condiciones en las que se desarrolla la actividad económica sí que son objeto de crítica. Y en torno a este asunto hemos dicho bastante y aún tenemos mucho que decir y proponer».

En todo caso, «si hay algo que dañe la imagen de Huelva, es una actividad económica que condena a la mayoría de la población a trabajar en las peores condiciones de los últimos 15 años y a hipotecar el futuro de nuestra tierra con sectores primarios y servicios altamente dependientes de la demanda exterior, en vez de emprender proyectos que fijen la riqueza al territorio».

Quien viene de fuera y habla con quien vive aquí «se lleva una mala imagen cuando llega a saber lo poco que se cobra por la peonada en el campo, por la jornada en un bar o en un comercio, o cuando ve que la mayor parte del trabajo es temporal y a media jornada». Huelva da mala imagen cuando «hay miles de trabajadores y trabajadoras viviendo en chabolas y a nadie parece importarle». Huelva da mala imagen «cuando hay casas vacías en manos de bancos, mientras los alquileres están por las nubes». Huelva da mala imagen cuando una empresa que ha cometido una ilegalidad «se queja por una sanción de la inspección de trabajo y todo un sector acusa a una Ministra de campaña de acoso solo por hacer su trabajo», cuando es conocido que regularmente se emprenden campañas hacia sectores determinados, como parte de la rutina de la inspección.

Este tipo de situaciones «sí dan mala imagen. No entendemos muy bien lo que pretende. ¿Qué no hablemos de los problemas de Huelva con quien viene de fuera? ¿Qué no denunciemos públicamente situaciones injustas? ¿Qué nos pongamos una mordaza en la boca?»

Lo fácil, según el PC, «es lavarse las manos ante esta situación, acusar a otros de dañar la imagen de Huelva, pero al mismo tiempo olvidarse de que quienes vivimos en Huelva necesitamos trabajo digno y estable». Sin embargo, las recetas que ofrecen personas como usted «siguen siendo las mismas que nos han traído hasta esta situación, profundizando en la debilidad del tejido productivo y demonizando cualquier propuesta de regulación de la actividad económica». «¿Por qué no regular los precios de tasación de los productos agrícolas y dirigirlos en primer lugar al consumo interno, en vez de dejar que los precios y los mercados a los que van dirigidos los establezcan los intermediarios y las grandes cadenas de alimentación? ¿Por qué no es posible obligar a que su transformación en otros productos se realice aquí? ¿Por qué no establecer límites a los recursos naturales disponibles para la actividad económica? ¿Por qué no es posible exigir que una empresa que extrae el mineral aquí esté obligada a procesarlo y a transformarlo en bienes o piezas aquí?»

Empresarios como usted, en una economía de mercado como es la que tenemos, «son quienes tienen la llave de la puerta tras la cual hay empleos dignos y bien remunerados, pero no lo hacen porque no les viene bien en sus libros de cuentas. Se queja que el gobierno central no ayuda a las empresas. Se le debe haber olvidado los más de 6.000 millones de euros que el Gobierno central», en el que participamos los y las comunistas, va a destinar a la solvencia empresarial, o los varios miles de millones que ya se destinaron durante los meses más duros de la pandemia, además de las líneas de ayudas ya existentes previamente.

«Mire usted», continúa la carta, «lo que no vamos a aceptar es que nadie nos mande a callar, nosotros y nosotras nos regimos por un principio democrático de toma de posiciones políticas, nuestras reivindicaciones son fruto del debate de personas que trabajan y viven aquí, que debaten y canalizan sus inquietudes y problemas a través de un partido, dándoles un carácter colectivo cuando lo tienen, porque entendemos que juntos y juntas solucionamos mejor los problemas, que individualmente».

Gente como usted debería pensar seriamente si la mala imagen de Huelva la proyectamos los de la bandera con las herramientas, o si la proyectan quienes se han hecho de oro a costa de nuestros recursos y nuestro esfuerzo colectivo. No, señor García-Palacios, la mala imagen de Huelva no la damos nosotros y nosotras, ya se han encargado de darla otros sectores que han actuado irresponsablemente.

Esta dirección provincial siempre está abierta a luchar por la gente de Huelva, como han hecho los y las comunistas de este país a lo largo de su historia, a escuchar y a dialogar, pero no a mirar para otro lado frente a los problemas, porque pretender que la gente no hable de los problemas de su provincia es como esconder el polvo debajo de una alfombra en lugar de limpiarlo. Los problemas, para solucionarlos hay que reconocerlos, no esconderlos.

Vivas nos queremos

Este 25 de noviembre, desde nuestras casas, nuestros barrios y nuestros pueblos, alzamos nuestra voz recordando que el feminismo es la mirada crítica que necesitamos para cambiar el mundo juntas y juntos. Por eso, desde Izquierda Unida, el Partido Comunista y la Unión de Juventudes Comunistas volvemos a reivindicar nuestro compromiso por la construcción de una sociedad feminista, conscientes de los retos que nos ha planteado la vida durante estos últimos meses, marcados por la pandemia del coronavirus y la consecuente crisis sanitaria, social y económica. Unos meses que están siendo especialmente duros para las mujeres.

Por un lado, la lucha contra el COVID nos ha llevado a sufrir restricciones de movilidad o confinamiento domiciliario que han contribuido a agudizar situaciones de violencias machistas en el marco de los hogares. Según datos del Ministerio de Igualdad, durante el estado de alarma se han incrementado en más de un 60% las peticiones de ayuda a servicios de asistencia a víctimas de violencia de género. Por servicios, las llamadas al 016 aumentaron en más del 50% y las consultas online al 016 por correo electrónico (016-online@mscbs.es) en más de un 100%.

En lo que llevamos de año, en España se han cometido 43 asesinatos de mujeres por el hecho de serlo, así como de 5 menores. Pero tampoco podemos olvidarnos de las 32.000 mujeres que viven hoy en nuestro país bajo protección policial, ni de las 137 mujeres que son asesinadas cada día en el mundo por un miembro de su familia. No es un caso aislado: se llama patriarcado, y pese al negacionismo y el apoyo al terrorismo machista de una ultraderecha que niega nuestras violencias y nos quiere solas y aisladas, estas cifras nos hablan de la urgencia de cambiar los cimientos de nuestra sociedad.

Reconocemos el avance que supone el anteproyecto de ley de libertad sexual que inició su tramitación el pasado 3 de marzo y al que el Ministerio de igualdad ya ha incorporado más de 70 alegaciones. Sin embargo, es imprescindible seguir trabajando para la erradicación de las violencias machistas y la mejora de los dispositivos de ayuda a las víctimas. De ahí que defendamos la reversión de los servicios privatizados hacia un modelo de gestión público y de calidad, que sea capaz de garantizar una adecuada atención y protección a las víctimas de violencias machistas.

Pero además de este aumento de situaciones de violencia machista, la crisis sociosanitaria está contribuyendo a poner de manifiesto desigualdades de género muy presentes en la organización social de nuestras vidas cotidianas y que en contextos normales pasan, quizás, inadvertidas. Se ha puesto en evidencia que esta sociedad está construida desde la desigualdad, la subordinación y las violencias, a la vez que hemos constatado que quienes sostienen la vida y defienden lo que es esencial, tienen rostro de mujer:. Esto no es sólo una “lacra”; las violencias machistas son una VIOLACIÓN de los Derechos Humanos.

Muchas mujeres hemos notado como nuestras responsabilidades familiares y domésticas se han incrementado exponencialmente, otras nos hemos visto sobrecargadas por las dobles jornadas (dentro y fuera de nuestras casas), otras hemos perdido nuestros empleos y otras hemos estado cuidando y sosteniendo la vida en primera línea de batalla.

Por eso nos unimos al grito global que recorre el mundo luchando por un cambio de rumbo a nivel internacional. Y lo tenemos claro: Para acabar con la violencia machista debemos romper la alianza entre patriarcado y capitalismo, que se alimenta de nuestras desigualdades y a la vez nos oprime; que nos necesita para mantener y aumentar sus beneficios y privilegios. Desde el PCE, la UJCE e Izquierda Unida vamos a seguir en pie de lucha contra este sistema capitalista y patriarcal que explota, maltrata y mata.

Este año, por las especiales circunstancias, no haremos una gran movilización. Sin embargo, te animamos a que participes de otro modo en la acción organizada por el Movimiento feminista de Huelva para el próximo miércoles, 25-N, colocando un pañuelo morado en tu ventana o balcón y compartiendo la foto en redes sociales.

¡Llamamos a la unidad, porque juntas somos más fuertes!.

Tenemos las piezas a favor, podemos ganar la partida.

¡Jaque al patriarcado y al capital! ¡Vivas nos queremos!

Comunicado conjunto del Área Red de Mujer de IU Huelva y del Área de Feminismo del PCA-Huelva