Suspendida la misa de Pentecostés en El Rocío ante la alta tasa de covid en el núcleo

El Distrito Sanitario Condado Campiña lleva «más de un mes en riesgo muy grave»

La Hermandad Matriz de Almonte ha informado este miércoles de la suspensión de la misa ponfitical de Pentecostés que se celebraría este domingo en la zona del Chaparral ante la alta incidencia del Covid-19 en la comarca del Condado y, en concreto, en Almonte. Ante esto, la misa se celebrará dentro de la parroquia de la Asunción con aforo limitado.

La hermandad ha indicado que la situación del Distrito Sanitario Condado Campiña lleva «más de un mes en riesgo muy grave», encontrándose en Nivel de Alerta Sanitaria 3, duplicando la media de incidencia de esta zona el municipio de Almonte.

De hecho, Almonte este miércoles tiene una tasa que alcanza los 657 casos por 100.000 habitantes, lo que «nos coloca en la peor situación posible», han señalado, recordando que durante el estado de alarma, con una incidencia de más de 500 casos «se procedería al cierre perimetral».

Por todo ello, el Ayuntamiento de Almonte ha recibido un informe del Servicio de Salud Pública de la Delegación Territorial de Salud y Familias en Huelva en el que «no recomiendan» la celebración de actos que, aún estando regulados con la Orden de 7 de mayo sobre la celebración de actividades populares o tradicionales, puedan derivar en otras actividades festivas que no puedan ser controladas, poniendo en riesgo la salud de la ciudadanía.

Se trata de una situación «agravada» por el decaimiento del Estado de Alarma, de manera que, con este informe, el Ayuntamiento no puede ceder un espacio público, como es el Chaparral, donde iba a celebrarse la misa de Pentecostés el próximo domingo 23 de mayo.

Desde la Hermandad Matriz entienden esta medida y, por responsabilidad, han decidido realizar finalmente la misa pontifical, con aforo limitado, en el interior de la Parroquia de Nuestra Señora de la Asunción, sabiendo que «todos los rocieros que quieran la podrán seguir en directo por nuestras redes sociales, Canal Sur Televisión y Doñana Comunicación».

El criterio definitivo de acceso a la parroquia, entre las personas que se habían apuntado para acudir a esta eucaristía se establecerá, tal y como se indicaba en el pase, atendiendo principalmente a la edad, teniendo prioridad las personas mayores, de manera que en los próximos días se pondrán en contacto con ellos.

«Esta decisión dolorosa debe ser una nueva llamada de atención a todos, para que actuemos con prudencia y con responsabilidad», han incidido desde la Hermandad Matriz. En este sentido, el rosario de la media noche del domingo al Lunes de Pentecostés, que se celebrará a las 12 de la noche, también se va a rezar en el interior del templo almonteño, hasta completar el aforo.

Finalmente, han dado las gracias a todos los colaboradores y trabajadores que «han estado involucrados en la organización de esta celebración desde hace semanas». «Entre todos, con nuestro sacrificio personal, tenemos que esforzarnos en hacer brillar, por encima de todo, a la Virgen, en este Rocío de Esperanza. En comunión fraterna seguimos caminando hacia Pentecostés», han concluido.

Hay que recordar que desde el pasado mes de enero, suspendida la Romería del Rocío, han trabajado en la organización de la novena, rosario y Misa de Pentecostés, en «un nuevo Rocío diferente». A pesar de la incertidumbre que marca esta nueva normalidad, pretendieron que no fuesen unos cultos a puerta cerrada como los del año pasado, sino en los que participaran los hermanos y todo el pueblo de Almonte, dentro de las limitaciones de los espacios con que contamos en la localidad, pero finalmente no ha podido ser.

Se trata de «un Rocío en hermandad, con la seguridad como premisa fundamental; en la línea de la prudencia, coherencia y respeto que nos ha caracterizado a la hora de tomar duras decisiones en todo este tiempo».