La luz de Santa Bárbara ya ilumina la Cuenca Minera

La alcaldesa de Riotinto ha procedido a pulsar el botón de encendido en esta singular tradición

La Cuenca Minera de Riotinto conmemora este 4 de diciembre, un año más, el día de Santa Bárbara, Patrona de los Mineros, aunque la iluminación especial de la cruz se ha llevado a cabo ya este viernes en un sencillo acto en el que la alcaldesa de Riotinto, Rocío Díaz, ha tenido la ocasión de pulsar el botón de encendido por lo que su resplandor ya ilumina y guía a la Cuenca Minera.

Así se ha iluminado la cruz de Santa Bárbara, ubicada en un cerro de la compañía minera Atalaya, que ha procedido a su encendido a lo largo de la jornada en homenaje a los mineros.

A diferencia del pasado año la imagen si podrá procesionar por las calles de Minas de Riotinto.

La cruz ilumina a todos los vecinos y vecinas de la Cuenca Minera de Riotinto, a los que le llegará la luz procedente de esta cruz ubicada en una comarca donde la minería forma parte de su propia identidad, tal y como se recuerda cada año por estas fechas. 

La cruz también se iluminó durante el pasado periodo de confinamiento. Desde el 20 de marzo, cada día, a las 20.00 horas, Atalaya Mining procedía al encendido de la cruz en honor a todos los que en ese momento estaban trabajando para que la crisis sanitaria acabe lo antes posible y para aquellos que no podían quedarse en casa por motivos de trabajo.

La alcaldesa de Minas de Riotinto, Rocío Díaz, ha puesto un comentario en su Facebook en el que ha indicado que «este año, y muy bien acompañada, he encendido nuestra seña, nuestra luz, la cruz de todos los riotinteños y riotinteñas. Para que nos guíe, para que nos ayude, para que nos endulce nuestras noches frías de diciembre, para que alumbre a todos nuestros mineros. Le he dado al botón de la luz de un pueblo junto a nuestro director de la mina y mi padre. Tradiciones con sentimiento en un marco incomparable. No hay mina sin Riotinto, no hay Riotinto sin mina. Por los vecinos y vecinas de Minas de Riotinto y La Dehesa. ¡Feliz Santa Bárbara!»