Riotinto, donde se arrancó el corazón de la tierra

Por Michelle Grantcharova

¡Hola, queridos gaiatitanos! Estamos de vuelta con vuestro blog favorito (😉), esta vez con un post sobre el libro y la película que cuentan la historia del «año de los tiros», un evento histórico ocurrido en la famosa mina de Riotinto.

Antes que nada, si es la primera vez que leéis sobre Riotinto, aquí os dejo un post escrito hace tiempo para que os podáis familiarizar con uno de los entornos mineros más espectaculares y famosos a nivel mundial, que podéis leer en este enlace.

Si acabáis de leer el artículo que os puse arriba, sabréis ya que un frío sábado de 4 de febrero, en un año que curiosamente contiene casi todos los números repetidos – 1888 – como si quisiera ya de entrada hacernos un guiño sobre algo mítico que esconde, tuvo lugar la primera manifestación medioambiental en España (e igual en el mundo, corregirme si me equivoco). En realidad fue una huelga de los mineros que trabajaban en la Corta Atalaya para la Riotinto Company que en primer lugar exigían que se acabara con las teleras (unos montones de pirita que llevan el nombre de este pan ya que supuestamente se parecían en forma, que ardían durante más de medio año para que así se separara el cobre, era una especie de un primer refinamiento para abaratar los costes de transporte del mineral). El principal problema fue el dióxido de azufre que se desprendía de esta calcinación y que ocasionaba problemas respiratorios. Pero la huelga tiene más objetivos relacionados con los contratos laborales y uno de ellos era que se pagara el jornal entero de los mineros los días que ocurría la famosa «manta» y no sólo la mitad del jornal. La manta era una especie de niebla muy densa, producida por el dióxido de azufre (sí, el mismo que produce la lluvia ácida, por lo que también se unieron a la huelga muchos agricultores, ganaderos y terratenientes en general y de varios pueblos – Nerva, El Campillo, Zalamea, etc.). Con esta niebla era imposible trabajar y había que esperar a que se despejara el ambiente, y ese tiempo no era pagado a los mineros, aunque, como veis, no era culpa de ellos, sino que era una consecuencia del proceso de transformación del mineral de la propia compañía.

Siga leyendo a través del siguiente enlace: Riotinto, donde se arrancó el corazón de la tierra.

Seis profesores de la Universidad de Huelva, entre los científicos mejor valorados del mundo en 2020

La Universidad de Stanford incluye en el ranking a Enrique Bonsón, José Luis Gómez-Ariza, Uwe Pischel, José Manuel Andújar, Tomás Escobar-Rodríguez y José Rodríguez Quintero

Seis investigadores de la Universidad de Huelva aparecen en el ‘Ranking of the World Scientists: World’s Top 2 % Scientists’ o ‘Clasificación de los científicos del mundo: El 2% de los científicos mejor valorados del mundo ´, elaborado por la Universidad de Stanford (California, Estados Unidos) y publicado recientemente, que mide el impacto de las investigaciones en base a indicadores asociados a las citas recibidas por los trabajos derivados durante el año 2020.

Esta lista, que ha sido publicada en la revista ‘PLOS Biology’ y denominado ‘Updated science-wide author databases of standardized citation indicators’, incluye alrededor de 190.000 investigadores internacionales. Para su elaboración, se han tomado como referencias métricas de citas estandarizadas de la base de datos Scopus para evaluar el impacto de los investigadores (6.880.389 científicos en total), por un lado, durante sus años de investigación (desde 1996 hasta finales de 2020) y, por otro, midiendo el impacto de los trabajos publicados en el año de 2020.

De este modo, los investigadores de la Universidad de Huelva que figuran en la lista y cuyos trabajos del año 2020 son considerados por los autores del estudio entre los más influyentes de ese año son: Enrique Bonsón, catedrático de Economía Financiera y Contabilidad; José Luis Gómez-Ariza, Catedrático de Química Analítica; Uwe Pischel, catedrático de Química Orgánica; José Manuel Andújar, catedrático de Ingeniería de Sistemas y Automática; Tomás Escobar-Rodríguez, catedrático de Economía Financiera y Contabilidad; y José Rodríguez Quintero, catedrático de Física.

Los autores del estudio han desarrollado una base de datos de casi 200.000 científicos, clasificados en 22 campos científicos y 176 subcampos, proporcionando información estandarizada de diferentes indicadores bibliométicos, ajustados también al número de autores y a la posición como firmante. Igualmente proporcionan percentiles específicos de campo y subcampo para todos los científicos que hayan publicado al menos cinco artículos.

La Universidad de Stanford (California, USA) está considerada como una de las diez mejores universidades existentes en el mundo y han sido los investigadores de sus departamentos de Medicina, Epidemiología y su Centro de Innovación en Meta-Investigación quienes han elaborado dicho ranking tras analizar casi siete millones de científicos en activo de todo el mundo. Para llevar a cabo el trabajo, los autores del estudio han usado Scopus, la mayor base de datos de trabajos científicos publicados en revistas científicas, libros y actas de conferencias.

Enrique Bonsón Ponte. Catedrático de Economía Financiera y Contabilidad de la Universidad de Huelva. Fundador y miembro del consejo directivo del Observatorio español BIDA (Big data, inteligencia artificial y data analytics). Presidente de la Comisión de Nuevas Tecnologías y Contabilidad y miembro de la junta directiva de AECA (Asociación Española de Contabilidad y Administración de Empresas). Editor de la revista International Journal of Digital Accounting Research (IJDAR) y autor o coautor de numerosos artículos, libros y documentos sobre aplicación de las nuevas tecnologías en el ámbito de la contabilidad y de la administración de empresas.

Profesor visitante en diversas universidades de China, Europa, Estados Unidos y Latinoamérica. En 1997, la American Accounting Association (AI/ET Section), le concedió el Award for Notable Contributions to Artificial Intelligence/Expert Systems Teaching in Accounting.

Tomás Escobar-Rodríguez. Catedrático de Economía Financiera y Contabilidad en la Universidad de Huelva. Licenciado en Ciencias Económicas y Empresariales por la Universidad de Huelva y Doctor en Administración y Dirección de Empresas por la Universidad de Sevilla. Su labor docencia se ha centrado en el área de Contabilidad, principalmente en el diseño y utilización de sistemas de gestión de costes e indicadores de rendimiento. Su investigación se ha orientado fundamentalmente a las aplicaciones de las nuevas tecnologías al ámbito empresarial, perteneciendo desde hace más de veinte años al grupo de investigación “Nuevas Tecnologías en Contabilidad y Administración de Empresas”. Forma parte de distintas instituciones académico/profesionales. Desde 2001 es Vocal de la Comisión de Nuevas Tecnologías y Contabilidad de AECA, en la que ha desarrollado una intensa labor en la elaboración, discusión y revisión de trabajos, y en la que ha sido ponente de varios documentos. Ha sido presidente del Grupo de Taxonomías de la Asociación XBRL España, donde coordinó de forma activa taxonomías empleadas por la Comisión Nacional del Mercado de Valores, el Instituto de Contabilidad y Auditoría de Cuentas, Intervención General del Estado, entre otras.

José Luis Gómez-Ariza. En la actualidad es Profesor Emérito de la Universidad de Huelva. Es autor o coautor de más de 300 publicaciones científicas, 6 libros de la especialidad, 15 capítulos de libro y es coautor de varias patentes. Un total de 35 doctores se han formado bajo su dirección o codirección. Habiendo obtenido 7 sexenios de investigación y 1 de transferencia, con un índice h de 45. J.L. Gomez-Ariza es miembro de la Sociedad Española de Química Analítica, de la Real Sociedad Española de Química, la Royal Society of Chemistry, American Chemical Society y la American Society for Biochemistry and Molecular Biology. Fue distinguido con el Premio de Investigación Regional de Investigación de la Junta de Andalucía en 2003 y el premio de Excelencia Investigadora de la AIQB en el mismo año. También en 2003 fue nombrado académico de la Academia de Ciencias, Artes y Letras de Huelva de la que fue presidente de 2012 a 2017. En la actualidad forma parte del Comité Editorial de la revista Metallomics.

Uwe Pischel. Es catedrático de Química Orgánica de la Universidad de Huelva (UHU) e investigador responsable del Laboratorio de Síntesis y Fotoquímica Orgánica del Centro de Investigación en Química Sostenible (CIQSO). Ha sido elegido Presidente de la Asociación Europea de Fotoquímica (European Photochemistry Association, EPA) para el periodo 2020-2022. Entre otros reconocimientos, Pischel ha recibido el premio “Albert-Weller” en 2003, otorgado por la Sociedad de Química Alemana, y el prestigioso premio “Grammaticakis-Neumann” en 2013, de la Sociedad de Química Suiza. Dentro de la Onubense ha desempeñado el cargo de Director de Investigación en dos periodos. Su grupo de investigación se encuentra integrado en el CIQSO y está centrado principalmente en fotoquímica y química supramolecular. También es autor de más de 115 publicaciones en revistas de prestigio, siendo uno de los investigadores más citados de la UHU, ocupando un puesto en el top-ten de la misma, según Google Scholar.

José Manuel Andújar Márquez. Es Catedrático de Universidad desde 2010. Ha recibido 29 premios y distinciones académicas. Ha impartido docencia fundamentalmente en las titulaciones de Ingeniería Industrial e Informática, así como en doctorado y programas oficiales de posgrado. Posee el Certificado de Calidad de la Actividad Docente con la calificación de Excelente. Ha dirigido 15 Tesis Doctorales con 10 premios y ha participado en 17 Proyectos de Calidad e Innovación Docente. Ha sido Coordinador Nacional del Grupo Temático de Control Inteligente del Comité Español de Automática (CEA) y es actual Vicepresidente de dicho Comité. También es Coordinador Nacional de la Plataforma Tecnológica Española del Hidrógeno y las Pilas de Combustible (PTEHPC) y miembro de su Grupo Rector; Senior Member del Institute of Electrical and Electronics Engineers (IEEE); y Miembro del Comité de Expertos para la elaboración de la Estrategia Energética de Andalucía. Tiene 420 publicaciones entre artículos, libros, capítulos de libros, contribuciones a congresos y patentes. De ellas, 140 artículos en revistas indexadas en el ISI JCR, con 70 publicaciones de cuartil Q1 en 28 revistas diferentes. Más de la mitad de estas revistas están entre los 10 primeros puestos en sus categorías y varias son nº 1. Ha participado en 72 proyectos de investigación competitivos y con empresas, siendo investigador principal en la mayoría de ellos. Posee 20 patentes, la mayoría internacionales (PCT, 183 países). Es Director del Centro de Investigación en Tecnología, Energía y Sostenibilidad de la Universidad de Huelva, y ha sido Director del Dpto. de Ing. Electrónica, Sist. Informáticos y Automática de la UHU (1993-2013) y de diversos Másteres, Programas de Doctorado y Estudios de Posgrado.

José Rodríguez Quintero. Catedrático de Física e investigador responsable del grupo de Física Subatómica y Molecular de la UHU, adscrito al Centro de Estudios Avanzados en Física, Matemáticas y Computación (CEAFMC). Doctor en Física por la Universidad de Sevilla en 1997, con una tesis dirigida por los profesores Manuel Lozano Leyva (Universidad de Sevilla) y Olivier Pène (Université de Paris-Sud), y centrada en el estudio de las transiciones de fase cuántico-relativistas de fermiones en transiciones de fase. Investigador postdoctoral en el ‘Laboratoire de Physique Théorique’ del CNRS y la Université de Paris-XI (Orsay), desde 1998 al 2000. Investigador colaborador de centros internacionales como el Argonne National Laboratory (Chicago, USA), CEA (Commisariat pour la Energy Atomique, Saclay, Francia) o el INP (Nanjing, China). Especialista en interacciones fuertes en Física de Partículas Elementales. Ha sido Director de Investigación y, actualmente, ocupa el cargo de Vicerrector de Investigación en la UHU.

Riotinto celebrará jornadas de Arqueología, Geología y Ciencia para poner en valor su patrimonio

Las de Ciencia se podrán disfrutar en familia desde un planetario

La localidad de Minas de Riotinto celebrará unas Jornadas de Arqueología, Geología y Ciencia, entre el 17 y el 19 de diciembre que serán totalmente gratuitas.

La primera en celebrarse será la de Arqueología, que se desarrollará el viernes 17 de diciembre, a partir de las 16:30 horas, en el Paseo Cívico de la mano de Aquilino Delgado. Podrán inscribirse niños y niñas de 8 a 16 años y deberán hacerlo a través del correo electrónico patrimonio@aytoriotinto.es.

A esta dirección deberán adjuntar nombre y apellidos y número de teléfono con el asunto Jornadas Arqueología. Las plazas son limitadas.

La segunda será la de Ciencia. Tendrá lugar el sábado 18 de diciembre en el Polideportivo Municipal. Habrá dos turnos: de 11 horas a 14 horas y de 16:30 horas a 19 horas. Durante ambos tramos se impartirán distintas sesiones. Podrán disfrutar de ella en familia, descubriendo el infinito del Universo desde un planetario. No hará falta inscripción, ya que la entrada será libre hasta completar aforo.

La tercera y última, bajo el timón de Luz Cerezo, se celebrará el domingo 19 de diciembre en la Capilla Presbiteriana de Bella Vista. Menores de entre 8 y 16 años podrán conocer y aprender a identificar las características del suelo minero. Dará comienzo a las 11:30 horas y sus plazas son limitadas. Para acudir, el mismo procedimiento que para el de Arqueología: inscribirse en el correo electrónico patrimonio@aytoriotinto.es con nombre, apellidos y número de teléfono. Esta vez, con el asunto Jornadas Geología.

De la metafísica de Aristóteles al metaverso de Zuckerberg

En GaiaTitans estamos de vuelta con un tema muy discutido en los medios en estos meses y como no, estamos aquí una vez más para aplicar el pensamiento crítico e intentar relacionar el asunto con las geociencias. Se trata del tan deseado (¿temido?) Metaverso que está ya tocando a nuestra puerta.

Habréis leído y escuchado ya bastante sobre el tema, por lo que lo introduciremos de forma breve y luego discutiremos ventajas, desventajas y posibles aplicaciones en el mundo minero. ¡Empecemos!

Una de las cosas que diferencia a los humanos de los animales es el lenguaje verbal – las palabras. Éstas tienen mucho poder sobre nosotros y nuestro día a día, son un arma de doble filo, tanto nos pueden esclarecer las cosas como nublarnos la mente y confundirnos. Por lo tanto, es primordial en primer lugar partir de los conceptos. Vamos a hacer uso de la etimología de la palabra “metaverso”. En la RAE encontramos lo siguiente: “La palabra metaverso no está en el Diccionario”. ¡Claro! ¿Y cómo no? Es una palabra recién introducida en la sociedad española, pero no por ello de origen nuevo. Cuando algo es complejo, procedemos a separarlo en partes. Nos encontramos con el prefijo “meta-“ que sí figura en la RAE y significa “’junto a, después de, entre, con o acerca de” y tiene su origen en la lengua griega. Denota algo “más allá” del concepto que lo sigue, por ejemplo “metafísica” como la obra homónima más estudiada de Aristóteles (de donde es el lema de este blog, por cierto, el que figura arriba a la izquierda). Ahora bien, buscando en inglés, nos encontramos con otro significado más del prefijo “meta-“ que dice “cambio de posición o condición” como en “metamorfosis”. Hasta aquí bien. Por otro lado tenemos “verso” que proviene del latín “versus”, el participio pasado de “vertere” que indica un movimiento giratorio. De allí universo incluye un punto y todo que se une y gira alrededor. Así que “metaverso” se podría “traducir” etimológicamente como algo más allá de lo que nos rodea.

Puede seguir leyendo haciendo click en este enlace.

Por Michelle Grantcharova

La Noche Europea de l@s investigador@s vuelve a despertar el interés de los onubenses por la investigación de la UHU

Cientos de onubenses de todas las edades han podido disfrutar de la treintena de actividades que la Onubense ha organizado como muestra de su labor investigadora  

La Universidad de Huelva, a través de la Unidad de Cultura Científica y de Innovación (UCC+i), ha vuelto a acercar la ciencia y la investigación a los onubenses con La Noche Europea de l@s Investigador@s (European Researcher’s Night 2020).  Tras una edición condicionada por la pandemia, este año se ha vuelto al formato clásico y los onubenses han respondido satisfactoriamente, ya que centenares de personas de todas las edades se han acercado hasta las carpas de la avenida de Andalucía de la capital para conocer y disfrutar de la labor investigadora que se realiza en la Onubense.

Ya son diez años consecutivos que la UHU acoge el colosal proyecto de divulgación científica que promueve la Comisión Europea en el marco de las acciones ‘Marie Sktodowska-Curie’ del Programa Horizonte 2020, coordinado en Andalucía por la Fundación Descubre con financiación de la Consejería de Transformación Económica, Industria, Conocimiento y Universidades. La UHU ha programado una treintena de actividades para todos, pero han sido los niños los que más han disfrutado ya que han aprendido a realizar su propio gel hidroalcohólico, han podido conocer las diferentes especies marinas a través de un divertido juego de pesca, han disfrutado de rompecabezas y juegos que ponía a prueba su habilidad o han descubierto el poder de la electricidad.

La rectora de la UHU, María Antonia Peña, ha subrayado la gran acogida que ha tenido la edición de este año y ha recordado que “esta jornada se celebra en toda Europa y parte de Iberoamérica para mostrar qué se hace en las Universidad, en el caso de la Onubense sólo podemos presentar una pequeña parte, para que la gente disfrute con la ciencia y el conocimiento”, además ha reconocido que “lo más importante para mí es que los más pequeños comiencen a familiarizarse con el mundo del saber, de la Universidad  y que aprovechemos su curiosidad para demostrar que la ciencia y el conocimiento responden a sus preguntas”.

Por su parte, el vicerrector de Investigación y Transferencia, José Rodríguez Quintero, ha indicado que, «debemos estar satisfechos por la recepción por parte de la sociedad de la edición de este año”, ya que, como ha apuntado el vicerrector “el objetivo de este evento, además de sacar la ciencia a la calle, es la de poner de manifiesto que la Universidad crea mantiene y promueve la transmisión del conocimiento, de hecho, es uno de los ejes que articula su propia existencia. Esa transferencia no sólo es para el ámbito técnico, sino para la sociedad, por lo que este evento va en esa línea”.

El evento también ha contado con la presencia de la secretaria del Consejo Social de la Universidad, Teresa Herrera; el delegado territorial de Empleo, Conocimiento y Universidad del Gobierno andaluz, Antonio Augustin Vázquez; la diputada provincial Leonor Romero; y el concejal Francisco Baluffo, quienes han mostrado el respaldo de las instituciones que representan a la Noche Europea de l@s Investigador@s.

Los visitantes han podido disfrutar también disfrutar de ‘Monólogos Científicos’, ‘Microencuentros acerca del Aula del Futuro’ , ‘Recorrido urbano de interpretación paleontológica y geológica’, ‘Taller de especies exóticas invasoras Biotecnología azul y biotecnología blanca’, ‘Mujeres en la ciencia’, ‘Teatro terapia y estados de ánimo’, Conocemos el aire que respiramos’, ‘Historias que los árboles nos cuentan’, entre otras hasta completar la treintena de actividades.

Un estudio sobre la contaminación de las Marismas del Odiel llega a la prestigiosa Conferencia Internacional de Goldschmidt

La ingeniera geóloga Michelle Grantcharova alerta de su «importante enriquecimiento en metales potencialmente tóxicos no solo para el ecosistema, sino también para los humanos»

La ingeniera geóloga búlgara residente en Huelva Michelle Grantcharova ha participado recientemente en la prestigiosa Conferencia Internacional de Goldschmidt, un evento promovido por la Sociedad Americana y la Asociación Europea de Geoquímica que reúne cada año a más de 4.000 expertos con el objetivo de propiciar la presentación e intercambio de ideas científicas relacionadas con este ámbito.

En concreto, Grantcharova ha presentado un estudio sobre las reacciones provocadas por los residuos mineros en las marismas del Odiel, para lo que esta ingeniera geóloga que desde 2016 reside en Huelva ha pronunciado una conferencia titulada ‘Reacciones geoquímicas y mineralógicas provocadas por la generación de aguas ácidas y la liberación de metales por los residuos mineros de pirita incorrectamente depositados sobre los suelos de las marismas en la costa suroeste de España’.

En líneas generales, el estudio, realizado por la propia Michelle Grantcharova, desvela que las marismas del Odiel, declaradas por la Unesco como Reserva de la Biosfera, están “afectadas en sus márgenes por drenaje ácido de los residuos piríticos abandonados y presentan un importante enriquecimiento en metales potencialmente tóxicos no solo para el ecosistema, sino también para los humanos, de ahí la necesidad de su urgente remediación”, tal y como ha destacado la propia ingeniera en declaraciones a esta redacción.

El evento, que en un principio iba a celebrarse en la ciudad francesa de Lyon, tuvo finalmente que desarrollarse de forma virtual como consecuencia de la crisis sanitaria del covid-19, tal y como ha explicado a este periódico la propia Grantcharova, quien además se ha alzado con el primer premio de la Noche de Quiz Científico organizado por la referida Conferencia.

Sobre Michelle Grantcharova

Tal y como ya informó TINTO NOTICIAS, Michelle Grantcharova es una ingeniera geóloga búlgara de 31 años que desde 2016 reside en Huelva y, desde entonces, ha explorado minas en todo el mundo.

La protagonista de este artículo nació en 1989 en Bulgaria, concretamente en Plovdiv, una de las ciudades más antiguas de Europa, pero con solo 19 años se trasladó a Salamanca (España) para estudiar la Licenciatura de Ingeniería Geológica y, poco después, en 2016, llegó a Huelva para cursar el Máster de Geología y Gestión Ambiental de los Recursos Minerales, impartido por la Universidad de Huelva (UHU) y la Universidad Internacional de Andalucía (UNIA).

Desde entonces, Michelle tiene fijada su residencia habitual en Huelva, desde donde se ha dedicado a explorar minas en todo el mundo, tanto en la misma provincia onubense como en lugares tan lejanos y dispares como el Este de Europa, Finlandia, México, Perú o Zimbabue, además de en otras provincias andaluzas como Sevilla y Córdoba, lo que la convierte en una referente de la provincia onubense en el sector minero y, más concretamente, en la exploración de yacimientos.

Su vinculación con España comenzó desde pequeña, cuando vivía en su país, ya que estudió en el prestigioso instituto bilingüe de español de la capital, Sofía, donde se empapó de la cultura hispánica, hasta el punto de que, cuando aún era una niña, ganó un concurso de arte con una escultura de Don Quijote, tras lo que, poco después, logró el primer premio de otro concurso, en este caso de jóvenes investigadores, por un estudio comparativo sobre la contaminación en dos ríos búlgaros.

Esta vinculación con la cultura hispánica y su interés por la geología la llevaron a trasladarse a España para estudiar la Licenciatura de Ingeniería Geológica en Salamanca, atraída también por ser esta «la Universidad más antigua de Europa», asegura, tras lo que, una vez licenciada, decide completar su formación en Huelva, donde primero realiza el antes citado Máster de Geología y Gestión Ambiental de los Recursos Minerales y, después, el Máster en Tecnología Ambiental, ambos con Matrícula de Honor. En éste último, además, le fue concedido el Premio al Mejor Trabajo Fin de Máster de la Universidad.

Su primera experiencia profesional la tuvo mientras todavía cursaba su carrera universitaria, trabajando para la junior canadiense Euromax Resources durante el verano, tras lo que su primer máster en Huelva la llevó a realizar sus prácticas en el departamento de Exploración Geológica de Minas de Aguas Teñidas (Matsa), lo que constituyó su primera incursión en el sector empresarial onubense.

A continuación trabajó con la multinacional Trafigura en proyectos de inversión en el sector minero del Este de Europa, tras lo que ha trabajado en Matsa, México, Perú, Zimbabue, Finlandia, Sevilla y Córdoba, además de en Atlantic Copper, al tiempo que ha prestado servicios a grandes corporaciones internacionales como S&P Global Market Intelligence.

En Matsa trabajó como geóloga de exploración y después intervino en una auditoría de operaciones mineras en México y Perú, concretamente, en este último país, en la mina de Porvenir, una de las minas más profundas de Latinoamérica, donde trabajó para una consultora australiana. Luego trabajó en proyectos de inversión en Zimbabue para inversionistas búlgaros y, posteriormente, como geóloga de proyecto, en Finlandia, en la mina de níquel y cobalto Terrafame, en parte propiedad de Trafigura.

Actualmente, a sus 31 años, Michelle Grantcharova trabaja como geóloga de exploración para Pan Global Resources, una empresa canadiense dedicada a la exploración de yacimientos de cobre con la que desarrolla dos proyectos, uno en Escacena del Campo (Huelva) y otro en Córdoba, donde se dedica a la interpretación de la geología y el modelamiento del yacimiento, con lo que se pretende conocer sus dimensiones, tonelaje y ley.

Entre los hitos más importantes de esta ingeniera geóloga residente en Huelva está el importante aumento del contenido de níquel en las reservas, de casi un 20 por ciento, en Finlandia, lo que fue posible gracias al proyecto desarrollado por el equipo de Michelle Grantcharova. Además, «en Matsa conseguimos aplicar, por primera vez en la parte española de la Faja Pirítica Ibérica, un método de prospección sísmica para aumentar el conocimiento del yacimiento de Magdalena», subraya.

De otra parte, Michelle Grantcharova se decida a la difusión de sus conocimientos sobre ciencia y minería entre la población desde hace cinco años a través del blog Gaia Titans y, desde hace unas semanas, también a través de este periódico, con lo que esta ingeniera geóloga quiere contribuir a acabar con un problema que a su juicio padece este sector: el hecho de ser «bastante desconocido» para la ciudadanía en general, afirma.

La ingeniera geóloga Michelle Grantcharova se incorpora a Tinto Noticias

Tras explorar minas en todo el mundo, esta experta búlgara de 31 años, que desde 2016 reside en Huelva, aportará a los lectores del periódico sus conocimientos sobre ciencia y tecnología

Tinto Noticias continúa creciendo. Tras las recientes incorporaciones del prestigioso catedrático de Comunicación de la Universidad de Sevilla Francisco Sierra, de la experta en educación y conocida activista andaluza en defensa de la escuela pública Susana Pedraza y del reconocido ingeniero de minas Héctor Arsenio Vélez Rosales, este medio de comunicación digital da ahora la bienvenida a Michelle Grantcharova, una ingeniera geóloga búlgara de 31 años que ha explorado minas en todo el mundo.

Grantcharova, que desde 2016 reside en Huelva, aportará a los lectores de este periódico de la provincia de Huelva, que tiene una dedicación especial a la Cuenca Minera de Riotinto, sus conocimientos sobre ciencia y minería, labor que ella misma viene desarrollando desde hace cinco años a través del blog ‘Gaia Titans’, una herramienta que esta ingeniera geóloga puso en marcha, precisamente, con el objetivo de difundir conocimientos de interés divulgativo sobre minería y así contribuir a acabar con un problema que a su juicio padece este sector: el hecho de ser «bastante desconocido» para la ciudadanía en general, afirma.

Tal y como ya informó Tinto Noticias, Michelle Grantcharova nació en 1989 en Bulgaria, concretamente en Plovdiv, una de las ciudades más antiguas de Europa, pero con solo 19 años se trasladó a Salamanca para estudiar la Licenciatura de Ingeniería Geológica y, poco después, en 2016, llegó a Huelva para cursar el Máster de Geología y Gestión Ambiental de los Recursos Minerales, impartido por la Universidad de Huelva (UHU) y la Universidad Internacional de Andalucía (UNIA).

Desde entonces, Michelle tiene fijada su residencia habitual en Huelva, desde donde se ha dedicado a explorar minas en todo el mundo, tanto en la misma provincia onubense como en lugares tan lejanos y dispares como el Este de Europa, Finlandia, México, Perú o Zimbabue, además de en otras provincias andaluzas como Sevilla y Córdoba, lo que convierte a esta ingeniera geóloga búlgara residente en Huelva en una referente de esta provincia en el sector minero y, más concretamente, en la exploración de yacimientos.

Su vinculación con España comenzó desde pequeña, cuando vivía en su país, ya que estudió en el prestigioso instituto bilingüe de español de la capital, Sofía, donde se empapó de la cultura hispánica, hasta el punto de que, cuando aún era una niña, ganó un concurso de arte con una escultura de Don Quijote, lo que la llevó a realizar un primer viaje a Madrid. Poco después, otro concurso, en este caso de jóvenes investigadores, la trae de nuevo a España, concretamente a Zaragoza, ya que se alzó con el primer premio gracias a un estudio comparativo sobre la contaminación en dos ríos búlgaros.

Esta vinculación con la cultura hispánica y su interés por la geología la llevaron a trasladarse a España para estudiar la Licenciatura de Ingeniería Geológica en Salamanca, atraída también por ser esta «la Universidad más antigua de Europa», asegura, tras lo que, una vez licenciada, decide completar su formación en Huelva, donde primero realiza el antes citado Máster de Geología y Gestión Ambiental de los Recursos Minerales y, después, el Máster en Tecnología Ambiental, ambos con Matrícula de Honor. En éste último, además, le fue concedido el Premio al Mejor Trabajo Fin de Máster de la Universidad.

Experiencia profesional

Su primera experiencia profesional la tuvo mientras todavía cursaba su carrera universitaria, trabajando para la junior canadiense Euromax Resources durante el verano, tras lo que su primer máster en Huelva la llevó a realizar sus prácticas en el departamento de Exploración Geológica de Minas de Aguas Teñidas (Matsa), lo que constituyó su primera incursión en el sector empresarial onubense y el punto de partida de una experiencia profesional que la ha llevado a viajar y explorar yacimientos mineros por todo el mundo.

En primer lugar, trabajó con la multinacional Trafigura en proyectos de inversión en el sector minero del Este de Europa, tras lo que ha trabajado en Matsa, México, Perú, Zimbabue, Finlandia, Sevilla y Córdoba, además de en Atlantic Copper, al tiempo que ha prestado servicios a grandes corporaciones internacionales como S&P Global Market Intelligence.

En Matsa trabajó como geóloga de exploración y después intervino en una auditoría de operaciones mineras en México y Perú, concretamente, en este último país, en la mina de Porvenir, una de las minas más profundas de Latinoamérica, donde trabajó para una consultora australiana. Luego trabajó en proyectos de inversión en Zimbabue para inversionistas búlgaros y, posteriormente, como geóloga de proyecto, en Finlandia, en la mina de níquel y cobalto Terrafame, en parte propiedad de Trafigura.

Actualmente, a sus 31 años, Michelle Grantcharova trabaja como geóloga de exploración para Pan Global Resources, una empresa canadiense dedicada a la exploración de yacimientos de cobre con la que desarrolla dos proyectos, uno en Escacena del Campo (Huelva) y otro en Córdoba. Concretamente, la nueva colaboradora de TINTO NOTICIAS se dedica a la interpretación de la geología y el modelamiento del yacimiento, con lo que se pretende conocer sus dimensiones, tonelaje y ley.

Entre los hitos más importantes de esta ingeniera geóloga residente en Huelva está el importante aumento del contenido de níquel en las reservas, de casi un 20 por ciento, en Finlandia, lo que fue posible gracias al proyecto desarrollado por el equipo de Michelle Grantcharova. Además, «en Matsa conseguimos aplicar, por primera vez en la parte española de la Faja Pirítica Ibérica, un método de prospección sísmica para aumentar el conocimiento del yacimiento de Magdalena», subraya.

Actualmente, la mujer representa el 8 por ciento del sector minero, pero Michelle está convencida de que podría ser mucho más si la mujer se interesara más por este sector. «Tienen las puertas abiertas. Si yo he podido, es porque es posible», indica, tras lo que manifiesta que «las mujeres deben dedicarse a lo que más les guste» y que «se les debe dar la oportunidad de llevarlo a cabo».

El estrés durante el embarazo aumenta el riesgo de autismo y obesidad en los bebés

Investigadores analizan más de 73.000 estudios con una muestra de 65 millones de mujeres embarazadas y sus recién nacidos

Un estudio realizado por investigadores de la Universidad de Granada (UGR) ha determinado que tener altos niveles de estrés durante el embarazo aumenta el riesgo de tener hijos e hijas con autismo, obesidad y cólico del lactante.

El estudio, publicado en la revista Midwifery, se ha basado en una amplísima muestra formada por 65 millones de mujeres embarazadas y sus recién nacidos de diferentes países de Europa, Norte de América, Asia y Oceanía.

Para realizar este estudio, el investigador del departamento de Enfermería de la UGR Rafael A. Caparros-Gonzalez y el resto de los autores hicieron una revisión sistemática y meta-análisis de más de 73.000 estudios, de los cuales 42 cumplieron con los criterios de inclusión.

“El estrés es uno de los mayores tóxicos que pueden afectar a la salud y enfermedad de las personas. Concretamente, durante el embarazo, se ha asociado con diversas consecuencias negativas tanto para la mujer embarazada como para el feto que aún no ha nacido”, apunta Caparrós.

En este sentido, altos niveles de estrés durante el embarazo se asocian a un mayor riesgo para la mujer embarazada de padecer diabetes gestacional, pre-eclampsia o incluso trastornos psicopatológicos como la depresión posparto. Sobre el feto en desarrollo se relaciona con prematuridad y bajo peso al nacer. Pero los efectos del estrés durante el embarazo pueden perdurar en el recién nacido durante toda su vida, llegando esos efectos incluso a la edad adulta.

“Así, en este estudio lo que hemos descubierto es que el estrés durante el embarazo, además de sus efectos en la mujer embarazada y en el feto mientras dura el embarazo, sus consecuencias negativas pueden ir más allá del embarazo y afectar a que un niño o niña se desarrolle con autismo, tenga obesidad a lo largo de su vida o aparezca cólico del lactante”, señala el autor principal.

¿Cómo es posible que el estrés durante el embarazo afecte al desarrollo de enfermedades en los bebés aún después de haber nacido? El investigador de la UGR apunta que el estrés psicológico de la madre durante el embarazo puede atravesar la placenta y alcanzar al feto que está desarrollándose y creciendo en el útero materno.

“Este mecanismo es posible por medio de diferentes vías y todas comienzan por altos niveles de estrés durante el embarazo. El estrés psicológico materno es capaz de alterar los niveles de diferentes componentes, como la hormona del estrés cortisol, o de neurotransmisores como la dopamina, serotonina y noradrenalina, involucrados en el desarrollo y funcionamiento del cerebro”, señala Caparrós.

Además, el estrés psicológico de una mujer embarazada puede influir en las bacterias que de manera normal viven en el intestino materno (microbiota) y que intervienen en la vía intestino-cerebro de la madre y el bebé, relacionada igualmente con procesos metabólicos como la obesidad, con alteraciones inflamatorias intestinales (posiblemente asociadas al cólico del lactante) y con la madurez del cerebro y la aparición de trastornos psicopatológicos en la descendencia.

“Son varios los mecanismos por los que el estrés de una mujer embarazada puede afectar a la salud y la enfermedad de sus recién nacidos a lo largo de toda la vida. En este estudio, hemos encontrando relación con varios estados de salud (autismo, obesidad y cólico del lactante), aunque la lista podría ser mayor”, concluye el investigador.

Aportan nuevos datos que explican la fobia a probar sabores nuevos

Científicos analizan los mecanismos cerebrales implicados en la neofobia gustativa

Científicos de la Universidad de Granada (UGR) han aportado nuevos datos sobre los mecanismos cerebrales relacionados con el consumo de alimentos, que podrían servir para aclarar algunos aspectos relacionados con determinados desórdenes en la alimentación.

En concreto, en un estudio realizado con ratas, Juan Manuel Jiménez Ramos, catedrático del departamento de Psicobiología de la UGR, ha analizado los mecanismos cerebrales que se esconden detrás de la neofobia gustativa, un comportamiento que limita el consumo de alimentos con sabores nuevos, no experimentados previamente por el sujeto. El trabajo ha sido publicado en la revista Neurobiology of Learning and Memory.

La neofobia gustativa es una respuesta protectora de los animales que consiste en el consumo de una pequeña cantidad de un alimento no probado previamente. Es decir, se limita la ingesta para evitar una posible intoxicación y en el caso de que al cabo de unas horas no se aprecien consecuencias negativas, la próxima vez que el sujeto se encuentre con dicha comida la tomará en mayor cantidad.

En este estudio se emplearon ratas porque son animales con un sentido del gusto y del olfato muy desarrollados, que presentan una capacidad discriminativa gustativa muy sensible, y además son pequeños y fácilmente manejables.

La hipótesis de partida se basaba en el hecho de que la corteza perirrinal y la insular, dos regiones clásicamente relacionadas con procesos de aprendizaje y memoria, están fuertemente conectadas entre sí dentro del mismo hemisferio. Quedaba por estudiar la naturaleza funcional de dicha interacción y si ésta tenía consecuencias en la neofobia.

“En el laboratorio ya habíamos demostrado previamente que una lesión bilateral en la corteza perirrinal interrumpía la neofobia, observando que los animales lesionados tomaban grandes cantidades del sabor nuevo ofrecido sobre el que no tenían registro de memoria”, explica Jiménez Ramos.

Por otra parte, hace pocos años uno de los pioneros en el estudio de los mecanismos cerebrales de la neofobia gustativa, el doctor Steve Reilly, investigador del departamento de Psicología de la Universidad de Illinois en Chicago, demostró en ratas que una lesión bilateral en la corteza insular también interrumpía la neofobia.

En base a estos descubrimientos previos, los investigadores de la UGR conocían que ambas estructuras cerebrales estaban implicadas en la neofobia y, por tanto, lo que necesitaban comprobar es si la corteza perirrinal y la corteza insular actuaban de forma conjunta, como parte de un mismo circuito.

Estudio con 32 ratas

Para ello emplearon 32 ratas, divididas en tres grupos: un primer grupo con lesiones contralaterales (animales lesionados en la corteza perirrinal de un hemisferio y la corteza insular del otro hemisferio); un segundo grupo con lesiones ipsilaterales (animales lesionados en las cortezas perirrinal e insular del mismo hemisferio), y un grupo de control operado (animales operados del mismo modo que los de los grupos anteriores, a los que no se inyectó intracerebralmente ninguna neurotoxina). Este último grupo permitió examinar el efecto de los tratamientos anteriores.

Una vez que los tres grupos de ratas se recuperaron de la cirugía, se habituó a los animales a un programa de ingestión de agua de 15 minutos por la mañana y 15 minutos por la tarde de rehidratación. Una vez estabilizado este consumo, se inició la fase experimental propiamente dicha, que tuvo una duración de 5 días. En esta fase, los animales recibieron por la mañana una solución de agua con sacarina durante 15 minutos, y por la tarde siguieron recibiendo agua. La solución de sacarina es una de las más empleadas en la mayoría de estos estudios, dado que a los animales les gusta mucho su sabor dulce, pero al mismo tiempo manifiestan una fuerte neofobia la primera vez que la prueban.

Tras terminar el experimento, para determinar si las lesiones habían afectado a la corteza insular y a la perirrinal y en qué grado, los científicos de la UGRexaminaron bajo el microscopio óptico los cerebros de los animales lesionados con métodos histológicos estándar.

Finalmente, se observó que en el grupo contralateral se consiguió afectar profundamente la neofobia gustativa, puesto que las ratas bebieron grandes cantidades de la solución de sacarina durante el primer día de exposición. Por el contrario, los grupos ipsilateral y de control operado manifestaron una neofobia normal, bebiendo significativamente menos cantidad de la solución que el grupo contralateral la primera vez que se encontraron con el nuevo sabor. “Esto significa, en primer lugar, que efectivamente ambas cortezas están implicadas en la neofobia gustativa, y en segundo, que funcionan de forma interdependiente estableciendo un circuito funcional”, apunta el investigador de la UGR.

Desconexión de las cortezas

Con respecto a las líneas de investigación posteriores a este estudio, Juan Manuel Jiménez afirma que ahora deberán investigar a qué procesos psicológicos afectan la desconexión de ambas cortezas. “En principio, la interrupción de la neofobia podría deberse a un fallo de memoria, no reconociendo el sabor nuevo como tal, o bien a un fallo emocional, no reconociendo como potencialmente peligroso el nuevo sabor, aunque caben más posibilidades”, apunta el investigador.

Preguntado acerca de si es posible extrapolar estos resultados a humanos y la implicación de la neofobia en determinados desórdenes de alimentación, Jiménez Ramos afirma que sería posible que los mecanismos cerebrales fueran parecidos a los observados en las ratas, debido a las similitudes entre humanos y el resto de animales por su continuidad evolutiva.

“Sin embargo, esto no explicaría exactamente por qué los humanos restringimos el consumo de determinados sabores nuevos, aunque sí permitiría conocer en mejor medida cómo funciona el cerebro en estos procesos. En seres humanos habría que tener en cuenta otros factores adicionales de tipo social, cultural, etc. En definitiva, es necesaria mucha más investigación en modelos animales y seres humanos”, señala el autor.

Una exposición en forma de comic en El Campillo recuerda el papel de la mujer en la ciencia

Se pretende así incentivar vocaciones científicas

 
El Ayuntamiento de El Campillo, ha inaugurado una exposición en forma de cómic basada en la Obra de Teatro: «Científicas: Pasado, Presente y Futuro». Con esta obra se pretende resaltar la importancia de la Ciencia, incentivar vocaciones científicas y visualizar el papel de la Mujer en este campo, acercar a las niñas a este mundo ofreciéndoles referentes en los que puedan sentirse reflejadas.
«Sí ellas lo hicieron, sí ellas lo hacen, yo también puedo hacerlo».
 
Todos los que estén interesados podrán visitar esta exposición en el Centro Multifuncional «Laura Luelmo» en horario de Lunes a Viernes de 09:00 a 14:00 horas.
 
Esta exposición se ha puesto en marcha coincidiendo con el Día Internacional de la Mujer y la Niña en la ciencia que se celebró el 11 de febrero. La Asamblea General de las Naciones Unidas decidió designar este día para reconocer la trayectoria de todas aquellas mujeres que han contribuido al avance de la ciencia y la tecnología.
 
Esta efeméride se celebró por primera vez el 11 de febrero de 2016 con el apoyo de cientos de instituciones científicas y culturales en todo el mundo.