La Guardia Civil investiga la muerte de la persona hallada en un sótano inundado en Ayamonte

La Benemérita está a la espera de conocer el resultado de la autopsia

La Guardia Civil ha abierto una investigación para esclarecer las causas de la muerte de la persona cuyo cuerpo fue hallado sin vida este sábado en un sótano inundado de una vivienda de Ayamonte, para lo que en primer lugar está a la espera de que se le practique la autopsia.

Tal y como ya informó TINTO NOTICIAS, el cadáver fue localizado sobre las 11.10 horas de este sábado en el referido sótano de una vivienda, situada concretamente en un bloque de la calle Extremadura de la localidad ayamontina.

Una vez advertido sobre lo sucedido, el Servicio de Emergencias 112 Andalucía dio aviso a la Guardia Civil y a la Policía Local, que a su vez requirieron la intervención del Consorcio Provincial de Bomberos.

La autopsia revela que Laura Luelmo sufrió una agresión sexual

La autopsia realizada al cuerpo de Laura Luelmo no sólo revela que la joven zamorana de 26 años falleció por un golpe en la frente entre dos y tres días después de su desaparición, tal y como ya informó Tinto Noticias -el periódico de la Cuenca Minera de Riotinto-. Además, el examen forense, realizado este martes en el Instituto de Medicina Legal (IML) de Huelva, también concluye que Laura Luelmo sufrió una agresión sexual, tal y como han confirmado fuentes de la investigación.

Estos nuevos datos se han conocido después de que, este mismo miércoles, el detenido como sospechoso de la muerte de la joven, Bernardo Montoya Navarro, confesase que es el autor del crimen de Laura, a quien, según su declaración, intentó violar, golpeó y dejó malherida en el campo el mismo día de su desaparición, dos o tres días antes de la fecha en que la autopsia fija la muerte de la joven, que desapareció el pasado miércoles en El Campillo y fue hallada muerta este lunes con signos de violencia y semidesnuda a unos cuatro kilómetros de la localidad, en la margen izquierda de la carretera nacional 435.

La Guardia Civil detuvo a Bernardo Montoya Navarro, que había llegado recientemente al municipio campillero tras cumplir condena por asesinato, este pasado martes en Cortegana, después de que efectivos de la Unidad Central Operativa (UCO) inspeccionaran su vivienda de la calle Córdoba de El Campillo, en la que también residía Laura, que había llegado al municipio sólo unos días antes de su desaparición tras incorporarse, el pasado 4 de diciembre, como profesora del Instituto de Enseñanza Secundaria (IES) Vázquez Díaz de Nerva.

Mientras tanto, personal especializado del Equipo Central de Inspecciones Oculares (ECIO) de la Guardia Civil continuaba en la zona donde fue hallado el cuerpo de Laura para buscar pruebas que ayuden a esclarecer el caso, para lo que contaron con un helicóptero, el mismo que se usó en el caso del accidente del Yak-42, y un laboratorio móvil, pertenecientes al Departamento de Identificación del Servicio de Criminalística.

Tal y como confirmaron fuentes oficiales del Instituto Armado que está al tanto de la investigación, el cuerpo de la joven fue hallado semioculto entre jaras altas y arbustos sobre las 12.00 horas de este lunes, a raíz de que un voluntario que llevaba a cabo las labores de búsqueda avistó ropa de Laura Luelmo, tras lo que éste dio aviso a miembros de una patrulla del Seprona que se encontraba en la zona, uno de los cuales halló el cadáver a unos 200 metros de donde había sido encontrada la ropa.

A continuación, la titular del Juzgado de Instrucción 1 de Valverde del Camino, encargado del caso, decretó el secreto de sumario sobre las actuaciones que se llevan a cabo para investigar las causas de la muerte de Laura Luelmo, cuyo cuerpo llegó este lunes al Instituto Anatómico y Forense de Huelva para serle practicada la autopsia.

Una vez realizado el examen forense, la autopsia determinó, tal y como también informó Tinto Noticias -el periódico de la Cuenca Minera de Riotinto- que Laura Luelmo no murió hasta dos o tres días después de su desaparición, el viernes o sábado, uno o dos días después de que la familia de la joven pusiera la denuncia ante la Policía Nacional de Zamora. Además, el informe forense señala que la muerte se produjo por un fuerte golpe en la frente,

La joven, tal y como adelantó este periódico, desapareció el pasado miércoles en El Campillo, donde residía desde hacía unos días tras incorporarse el pasado 4 de diciembre como profesora del Instituto de Enseñanza Secundaria (IES) Vázquez Díaz del municipio vecino de Nerva.

Laura Luelmo no murió hasta dos o tres días después de su desaparición

La autopsia determina que su muerte se produjo por un fuerte golpe en la frente

Laura Luelmo no murió hasta dos o tres días después de su desaparición, el viernes o sábado, uno o dos días después de que la familia de la joven pusiera la denuncia ante la Policía Nacional de Zamora. Esa es una de las principales conclusiones de la autopsia que se le ha practicado al cuerpo de Laura, que fija el día de la muerte entre el viernes 14 y el sábado 15 de diciembre, según han informado fuentes de la investigación.

Además, el informe forense señala que la muerte se produjo por un fuerte golpe en la frente, según han añadido las mismas fuentes, una vez finalizada la autopsia que se le ha practicado al cadáver de la joven zamorana de 26 años que desapareció el pasado miércoles en El Campillo y cuyo cadáver fue hallado este lunes con signos de violencia y semidesnudo a unos cuatro kilómetros de la localidad, en la margen izquierda de la carretera nacional 435.

De momento es lo único que ha trascendido sobre el resultado de la autopsia, que se encuentra, como el resto de la investigación, bajo secreto de sumario, decretado por el Juzgado de Instrucción número 1 de Valverde del Camino, encargado del caso. Además, aún están pendientes de conocerse los resultados de los análisis de ADN de las muestras tomadas al cuerpo de la joven, que pueden ser determinantes para poner a disposición judicial al único detenido como sospechoso del asesinato, Bernardo Montoya Navarro, que vivía en la casa de enfrente de la víctima tras salir el pasado mes de octubre de la cárcel, donde cumplió una condena por asesinato.

Antes de producirse la detención, tal y como ya informó Tinto Noticias -el periódico de la Cuenca Minera de Riotinto-, efectivos de la Unidad Central Operativa (UCO) estuvieron inspeccionando al menos una vivienda de la calle Córdoba de la localidad, donde residía Laura, desde donde los numerosos periodistas de diversos medios de comunicación que se encontraban en la zona escucharon varios golpes, lo que les hizo pensar que los agentes estaban echando abajo alguna puerta o tabique.

Mientras tanto, personal especializado del Equipo Central de Inspecciones Oculares (ECIO) de la Guardia Civil continuaba en la zona donde fue hallado el cuerpo de Laura para buscar pruebas que ayuden a esclarecer el caso, para lo que contaron con un helicóptero, el mismo que se usó en el caso del accidente del Yak-42, y un laboratorio móvil, pertenecientes al Departamento de Identificación del Servicio de Criminalística.

Tal y como confirmaron fuentes oficiales del Instituto Armado, el cuerpo de la joven fue hallado semioculto entre jaras altas y arbustos sobre las 12.00 horas de este lunes, a raíz de que un voluntario que llevaba a cabo las labores de búsqueda avistó ropa de Laura Luelmo, tras lo que éste dio aviso a miembros de una patrulla del Seprona que se encontraba en la zona, uno de los cuales halló el cadáver a unos 200 metros de donde había sido encontrada la ropa.

La joven, tal y como adelantó este periódico, desapareció el pasado miércoles en El Campillo, donde residía desde hacía unos días tras incorporarse el pasado 4 de diciembre como profesora del Instituto de Enseñanza Secundaria (IES) Vázquez Díaz del municipio vecino de Nerva, donde daba clases de Plástica.