Los restos de Cristóbal Colón se someterán a un análisis definitivo de ADN

Serán analizados por José Antonio Lorente, catedrático de Medicina Forense de la Universidad de Granada, para determinar la procedencia del almirante

Se retoma uno de los estudios científicos más esperados por la comunidad histórica y colombinista. Cristóbal Colón falleció el 20 de mayo de 1506 en Valladolid, dejando como legado un interrogante rodeado de misterio: su verdadero origen, el verdadero origen del hombre que llevó a cabo la gran hazaña del Descubrimiento de América, que tuvo a Palos de la Frontera y la provincia de Huelva como punto de partida.

515 años después de su muerte, los restos óseos atribuidos a Colón, a su hijo Hernando y a su hermano Diego saldrán de la cámara de seguridad de la Universidad de Granada para ser analizados en la propia universidad y trasladados a diferentes laboratorios de identificación genética de Europa y América. Una investigación que alcanza su fase final con el estudio del ADN y que podría cambiar los libros de historia.

La teoría oficial afirma que Colón fue un genovés hijo de una familia de tejedores, pero en los últimos años numerosas teorías han cuestionado su procedencia. Algunas de ellas localizan su procedencia en diversas partes de España, pero muchas otras apuntan a lugares como Portugal, Croacia e incluso Polonia.

Hace casi veinte años, José Antonio Lorente, catedrático de Medicina Forense de la Universidad de Granada dirigió un equipo multidisciplinar que logró exhumar el sepulcro del almirante situado en la Catedral de Sevilla y extraer parte de los restos para su posterior estudio. Todo ello con el objetivo de ahondar en uno de los enigmas más misteriosos de la historia: el origen aún por determinar del descubridor de América.

Desde 2003, los huesos de Colón han permanecido a resguardo en una sala blindada de la Universidad de Granada. El día 20 de mayo se cumplen 515 años de la muerte de Colón y será el momento escogido por el equipo de profesionales a cargo de la investigación para iniciar el análisis genético de los restos óseos atribuidos al descubridor de América, a su hijo Hernando y a su hermano Diego. Es la etapa más decisiva y la que ha requerido mayor tiempo de espera hasta disponer de una ingeniería genética avanzada que garantizara mayores posibilidades de éxito, como se ha destacado este miércoles, 19 de mayo, durante la presentación de esta fase final del proyecto.

Se trata de la investigación científica más ambiciosa sobre el origen Colón, que recopila el trabajo desarrollado por las diferentes tesis surgidas hasta el momento y que cuentan con posible material genético de Cristóbal Colón. Valencia, Portugal, Cataluña, Galicia, Navarra o Mallorca serán algunas de las posibilidades que serán analizadas comparativamente por el equipo del Dr Lorente. El análisis genético que se llevará a cabo en los próximos meses podría ser la pieza fundamental que unifique todas las ramas de trabajo y permita conocer un poco más sobre la vida del descubridor de América.

Primer encuentro mundial de distintas teorías

Como preludio a esta etapa, el traslado de los restos está precedido por el primer encuentro mundial de los autores que defienden las diversas teorías sobre el origen del descubridor. Este 19 de mayo, la Universidad de Granada acoge una jornada de ponencias en la que cada uno de los representantes expone los indicios y resultados obtenidos durante sus estudios. A continuación, harán entrega de todo el material recopilado hasta el momento al Dr Lorente. Fuentes documentales, restos genéticos y documentos históricos que formarán parte del proyecto y estarán destinados a contribuir a tratar de esclarecer científicamente este interrogante histórico.

515 años después de su muerte, una amplia comunidad de profesionales interdisciplinares ha decidido dar un paso más allá y unir fuerzas en esta investigación de gran relevancia histórica. El viaje recorrido por los restos de Colón y su posterior estudio formará parte de una película y una miniserie documental producida por TVE y Story Producciones. Como ya ha ocurrido en otras ocasiones, la extensa trayectoria en divulgación científica de ambas entidades ha sido el motor de inicio para el desarrollo del proyecto Colón ADN, su verdadero origen.

El documental mostrará las distintas pruebas científicas y exhumaciones que en el curso de la historia se han realizado sobre los restos del descubridor. Alternará la investigación del ADN en tiempo presente con recreaciones históricas de la vida de Colón que tendrán como punto final el resultado aportado por el estudio del Dr.Lorente. Un final que podría cambiar para siempre los libros de historia.

Teoría valenciana:

Colón tenía una identidad dual: «genovés de nación» y ciudadano de Valencia

Ponente: Francesc Albardaner i Llorens, ,iembro de la Sociedad Catalana de Estudios Históricos del I.E.C. y socio de la Institución Catalana de Genealogía y Heráldica.

Francesc Albardaner i Llorens

Resumen: La investigación de Francesc Albardaner sitúa a Cristóbal Colom en Valencia en el seno de una família de judíos conversos, cuyo oficio era el de tejedores de seda, a la que pertenecía su madre. Su padre fue un emigrante de la Liguria que llegó a Valencia con el clan de los Gavoto de Savona, que crearon empresas de tejidos de seda y brocados y molinos de papel en Valencia, desde el año 1445 o poco antes. El matrimonio puede considerarse intragremial, hecho frecuente en aquella época. Debido a ser hijo de un matrimonio mixto, tanto podía presentarse como “genovés de nación”, por ser hijo de un padre genovés, o como súbdito natural de la Corona de Aragón, por ser un ciudadano del Reino de Valencia. Cristóbal Colom tuvo una educación también dual: cristiana en la esfera pública y judía en el claustro familiar. Fue en realidad un criptojudío a quien no le interesaba dar a conocer sus orígenes hebraicos en los difíciles momentos de la imposición de la inquisición castellana en todos los territorios de la Corona de Aragón. Su origen judío sefardita fue uno de los motivos principales que le obligaron a no difundir su procedencia.

Teoría portuguesa:

Colón era en realidad un corsario portugués

Ponente: Fernando Branco, profesor de la Universidad de Lisboa (IST, Instituto de Engenharia) y miembro honorario da Academia Portuguesa de Historia.

Fernando Branco

Resumen: La hipótesis portuguesa afirma que Cristóbal Colón en realidad se llamaba Pedro Ataíde y era un corsario portugués. El profesor Fernando Branco recoge en su libro “Cristóbal Colón, noble portugués” las numerosas coincidencias entre la vida del almirante y la de Ataíde, incluso han participado ambos en la guerra de Aragón y la batalla naval del Cabo de S. Vicente. Lo que se conoce de Pedro Ataíde justifica, como sucedió con Colón, su huida a Castilla en 1485, sus conexiones con la nobleza portuguesa en Sevilla y el texto de la carta que le envió D. Juan II. También justificaría, a la vuelta del primer viaje, su reconocimiento por parte de João da Castanheira en la isla de Santa María y la visita a la Reina de Portugal en el convento de Castanheira. En 2017 el grupo de investigadores de la Universidad de Coimbra y del Instituto Superior Técnico de Lisboa exhumó los restos óseos del primo paterno de Pedro Ataíde. Los huesos de Antonio de Athayde, primer conde de Castanheira y primo del corsario portugués, fueron exhumados de la iglesia donde fue enterrado, cerca de Lisboa, con el fin de extraer el ADN nuclear.

Teoría portuguesa 2:

Colón, hijo bastardo de la princesa de Portugal

Ponentes: José Mattos e Silva y Antonio Mattos e Silva.

José Mattos e Silva y Antonio Mattos e Silva

Resumen: Cristóbal Colón fue hijo bastardo de la princesa Leonor de Aviz y D. Joao Menezes da Silva, justo en el periodo de las negociaciones para el futuro matrimonio de la princesa con el emperador Frederick III, por lo que no podría ser considerado como hijo de la princesa y fue adoptado por uno de sus siervos. Ambos investigadores aportan muestras genéticas de la supuesta rama paterna y materna.

Teoría navarra:

Colón trasladó a América el topónimo de Ainza

Ponente: Jose Mari Ercilla, investigador y médico retirado.

Jose Mari Ercilla

Resumen: Según la tesis de José Mari Ercilla, Cristóbal Colón nació en la Baja Navarra y portaba el antígeno HLA-B27, característico de los agotes. Todos los personajes importantes de la vida de Colón tienen un fuerte vínculo con Navarra y gran parte de su vocabulario coincide con el de la zona de ultrapuertos. El topónimo Ainza, era el nombre del pueblo de la Baja Navarra en el que nació Cristóbal Colón (actualmente Ainhice Mongelos). Este nombre no ha existido en otra parte del mundo más que en América y tras el descubrimiento de esta por Colón. Un nombre que solo alguien nacido allí podría conocer pues los Colom, según los censos reales navarros, habitaban este pueblo de tan solo cinco casas.

Teoría mallorquina:

Colón era hijo secreto del Príncipe de Viana

Ponente: Gabriel Verd Martorell, historiador y presidente de la Asociación Cultural Cristóbal Colón.

Gabriel Verd Martorell

Resumen: La teoría de la procedencia mallorquina de Cristóbal Colón no se ha visto corroborada documentalmente hasta el pasado siglo en el que diferentes historiadores han tratado de demostrar que el descubridor fue hijo natural de Don Carlos, Príncipe de Viana (hermano del Rey Fernando el Católico) y de la mallorquina Margalida Colom. Nació en Felanitx, Mallorca en 1460. Esta teoría ha sido defendida por historiadores de gran prestigio como el sevillano Manuel Lópéz Flores, el venezolano Hermano Nectario Maria y Torcuato Luca de Tena, etc. Colón durante su tercer viaje al Nuevo Mundo bautizó en la costa de Venezuela en 1498 la isla Margarita con el nombre de su madre y lo escribió en mallorquín «Margalida». El gran filólogo español Ramóm Menéndez Pidal ha demostrado que Colón «escribía siempre en latín o en español, nunca en italiano ni genovés y tampoco en sus escritos no aparecen italianismos». En abril de 1492 se firmó en Santa Fe de Granada un importante documento de incalculable valor histórico que se conoce como «las Capitulaciones de Santa Fe» y en el que quedaron estipuladas todas las condiciones establecidas entre el Descubridor y la Corona, mediante las cuales se llevaría a cabo la empresa del descubrimiento. En el mencionado documento a Colón se le nombra Almirante, Virrey y Gobernador General. También se le concede el Título de «Don», que como nos cuenta el profesor Juan Manzano en una de sus publicaciones»era un título honorífico y de dignidad que usaban los reyes y los miembros de su familia». El cargo de Virrey y Gobernador General aparecen en la época del descubrimiento en la Corona de Aragón y no en la castellana. Son cargos de elevado rango social e incluso el de Gobernador General estaba reservado a personas de sangre real. Otro dato importante a resaltar es que Colón gozaba de una cultura extraordinaria para su época. Todos estos datos,junto a otros, defienden la hipótesis de que el descubridor no podía ser el genovés Cristóforo Colombo, tejedor de paños y tabernero.

Teoría gallega:

Colón era de origen gallego

Ponente: Eduardo Esteban Meruéndano, presidente de la Asociación Cristóbal Colón Galego ‘Celso García de la Riega’.

Eduardo Esteban Meruéndano

Resumen: El posible origen gallego de Cristóbal Colón se postuló en 1898 como primera refutación al origen genovés, de mano del pontevedrés Celso García de la Riega. Los documentos, la toponimia y el lenguaje fueron la base fundamental del sustento de una teoría conocida, seguida y divulgada por historiadores (Enrique Zas Simó, Constantino de Horta y Pardo), pedagogos (Virgilio Hueso Moreno, Ramón Marcote Miñarzo, Nicolás Espinosa Cordero), académicos (Wenceslao Fernández Flórez, Emilia Pardo Bazán) o personajes de la cultura (Ramón María del Valle – Inclán, Torcuato Luca de Tena y Álvarez Ossorio), entre otros muchos. En 1928, silenciada por presiones políticas ante la inminente celebración de la Exposición Iberoamericana de Sevilla.

La reciente legitimación de los históricos documentos por el Instituto del Patrimonio Cultural de España (2013), que contienen los apellidos “Colón” y “de Colón”, al igual que las Capitulaciones de Santa Fe, podrían situar a la familia del navegante en Pontevedra, antes y durante el Descubrimiento.

Teoría castellana:

Colón era castellano

Ponente: Alfonso C. Sanz Núñez, autor del libro ‘Don Cristóbal Colón. Almirante de Castilla’.

Alfonso C. Sanz Núñez

Resumen: La tesis castellana afirma que Cristóbal Colón nació en Espinosa de Henares (Guadalajara) el 18 de junio de 1435. Era nieto de don Diego Hurtado de Mendoza, Almirante de Castilla Fue su madre doña Aldonza de Mendoza, duquesa de Arjona. Falleció de un parto doble. En el testamento de esta Señora, hecho dos días antes de su muerte, figura Cristóbal Genovés, a quien deja 13.000 maravedíes. El hermano gemelo del Almirante, Alfón el Doncel, fue asesinado cuando tenía cinco años. Su tío, el marqués de Santillana, le usurpó su herencia. Los reyes le concedieron con las mismas prerrogativas que tenía el Almirante de Castilla el título de Almirante de la mar Océana antes del Descubrimiento, porque le correspondía por linaje. Los emblemas de su abuelo y de su madre figuran en el escudo de armas de Colón.

Teoría portuguesa 3:

Colón, bastardo de la Casa Real y espía al servicio del Rey de Portugal

Ponente: Carlos Evaristo.

Carlos Evaristo

Resumen: Cristóvão Colom no sería genovés, sino que podría ser un hijo bastardo de Dom Fernando, duque de Beja y Viseu, y de Isabel Gonçalves Zarco, con ascendencia judía y genovesa. Su nombre sería Salvador Fernandes Zarco y sería originario de Cuba, Alentejo. Colom sería un capitán de guerra, un espía como 007, con licencia para matar, al servicio del rey Juan II de Portugal. La misión de este supuesto hermano del rey Manuel I era desviar la atención de los Reyes Católicos de la verdadera ruta hacia la India, ofreciéndoles una ruta alternativa. Este engaño permitió que Portugal negociara un nuevo Tratado para quedarse con la India y con la posesión de las tierras de Brasil y Canadá que ya habían sido descubiertas. Carlos Evaristo además de estudiar las tumbas del Duque de Beja y sus hermanas, todas extrañamente vacías, identificó una urna de plomo con los restos del Príncipe Miguel da Paz, hijo de D. Manuel I en la Cripta de la Capilla Real de Granada a la espera de la autorización para abrirla. También se aseguraron otras reliquias insignificantes vinculadas a la Casa Real portuguesa que servirían como principales muestras de ADN para permitir finalmente confirmar o no esta que es la teoría del Colón portugués más antiguo.

Laboratorios de Europa y América analizarán el ADN de Cristóbal Colón

Una investigación promovida por la Universidad de Granada determinará el origen del almirante

Diversos laboratorios de identificación genética de Europa y América analizarán las muestras de ADN de los restos óseos atribuidos a Cristóbal Colón, a su hijo Hernando y a su hermano Diego con el objetivo de determinar el origen del almirante que protagonizó la hazaña descubridora que tuvo a Huelva y Palos de la Frontera como punto de partida.

Así lo han comunicado desde la Universidad de Granada (UGR), cuyo catedrático de Medicina Forense José Antonio Lorente, junto al historiador Marical Castro, ha sido el encargado de promover esta investigación, de cuya fase final de estudio se ofrecerán todos los detalles este miércoles en rueda de prensa.

Lorente estará acompañado por la rectora de la Universidad de Granada, Pilar Aranda Ramírez, el productor ejecutivo de Televisión Española (TVE), Andrés Luque, y el director de Story Producciones, Regis Francisco López, representantes de dos entidades, estas últimas, que coproducirán una película documental en la que quedarán registrados y documentados los trabajos que se realicen.

Asimismo, la Facultad de Medicina de la UGR acoge este miércoles, de 15.00 a 20.00 horas, una serie de ponencias de varios expertos sobre el origen de Cristóbal Colón, quienes expondrán cada una de sus teorías. La apertura del acto correrá a cargo de los propulsores de la investigación, el citado José Antonio Lorente y el historiador Marical Castro.

El Ayuntamiento retoma los trabajos de localización, delimitación y exhumación de la fosa con los restos de Pedro Masera Polo

La intervención en el Cementerio Municipal de La Soledad se prolongará durante más de un mes

El Ayuntamiento de Huelva, desde la Concejalía de Hábitat Urbano e Infraestructura, ha retomado, desde principios de febrero, los trabajos para la delimitación y exhumación de la fosa con los restos de Pedro Masera Polo, sometido a Consejo de Guerra por las autoridades golpistas y condenado a muerte, siendo ejecutado en Huelva el 10 de febrero de 1938 e inhumado su cadáver en el cementerio de la Soledad.

Se trata de retomar una investigación iniciada en 2016, que conllevó una primera intervención en el Cementerio de La Soledad en 2017 con medios fundamentalmente municipales y que ahora se va a ampliar desde distintas vertientes, gracias a la contratación de una empresa especializa en este tipo de intervenciones. Previamente, se ha avanzado en la investigación documental para organizar toda la información generada hasta el momento. 

La concejala responsable del Área, Esther Cumbrera, ha señalado que “desde el Ayuntamiento de Huelva estamos dispuestos a poner todos los medios a nuestro alcance para llegar hasta el final, y alcanzar la reparación moral y de justicia con el represaliado y su familia, especialmente con su nieta, María Luisa Masera, que es la principal promotora de una intervención que no hay que olvidar, fue aprobada por el Comité Técnico de Coordinación de la Dirección General de Memoria Democrática de la Junta de Andalucía, siendo ratificada a través de la Orden del Vicepresidente y Consejero de la Presidencia, Administración Local y Memoria Democrática y publicado en BOJA”.

La concejala ha añadido que “además de esta exhumación, pretendemos llegar hasta donde nuestros recursos y ayudas nos permitan para abordar el caso de otros represaliados”.

Hasta el momento, se ha procedido a la apertura de un sondeo de tres por tres metros aproximadamente, tomando los datos que aparecen en el acta de diligencia de enterramiento inserto en el Procedimiento Sumarísimo abierto a Macera Polo, teniendo en cuenta el estudio que sobre las fosas hicieron el historiador José María García Márquez y el investigador Miguel Ángel Harriero titulado ‘Las fosas comunes en el Cementerio de la Soledad y la represión militar en Huelva (1936-1944)’. Se ha llegado a una cota de profundidad de 1,20 metros y se han detectado dos enterramientos primarios en ataúd, además de supervisar la zona donde se intervino en 2017.

La intención, en las próximas semanas, es llevar a cabo el trabajo de campo consistente en la delimitación y evaluación del área susceptible de contener fosas comunes o individuales con víctimas de la represión franquista por aplicación de la pena de muerte por los Consejos de Guerra. Posteriormente, delimitada la zona a intervenir, se procederá a la localización física de la fosa común, o fosas, con el objeto de determinar su naturaleza histórica y concretar su extensión, para a posteriori, pasar a una evaluación en profundidad con el objeto de establecer sus características y evaluar su contenido para finalizar con la exhumación de los restos óseos que contengan.

Toda vez realizada la exhumación, los restos serán trasladados a dependencias del propio cementerio para realizar los estudios pertinentes. Tras el análisis en laboratorio serán guardados en cajas individuales y se realizará inventario, asignándole a cada uno de ellos un número correlativo, así su identificación podrá ser verificada en las pruebas de ADN.

El depósito se hará en las dependencias que señale el Ayuntamiento de Huelva, pues la preservación y protección de las inhumaciones exhumadas y analizadas durante el proceso de excavación corresponde al Ayuntamiento, propietario y administrador del Cementerio de La Soledad, quien debe garantizar su guarda y custodia.

ANTECEDENTES

Los datos que se tenían del lugar de inhumación de Pedro Masera Polo eran los siguientes: Cementerio de La Soledad de Huelva, Fosa Común, Patio Segundo, Sector San Marcos, distando de la rosca de dicho patio Norte: 68 metros; Sur: 4 metros; Este: 1 metro y Oeste: 8 metros.

El cementerio de La Soledad está funcionando desde 1928. La zona (Patio) donde se estima que están los restos óseos de Pedro Masera Polo es hoy en día una pradera de césped donde se han llevado a cabo enterramientos no individualizados. Se trata de espacios donde se han venido enterrando correlativamente en fosas individuales las personas sin medios para costearse un enterramiento diferenciado. En el funcionamiento cotidiano del cementerio conforme iban llegando estos fallecidos sin recursos se fueron excavando fosas, una al lado de otra, configurando cuatro hileras de fosas en cada “Patio”.

El 25 de octubre de 2017 se llevó a cabo la reapertura del sondeo realizado en noviembre de 2016, obteniendo unos restos que sin embargo, las pruebas de ADN determinaron que el esqueleto recuperado en la zona marcada no era el de Pedro Masera Polo.

Es preciso tener en cuenta que una exhumación individual, aunque se conozca su supuesta ubicación, es una intervención complicada ya que ha desaparecido la rosca original que marcaría el punto exacto desde donde partirían unas mediciones que, probablemente no se realizarían de forma rigurosa y se trasladarían de la misma forma a las diligencias judiciales. Además, la orientación del propio cementerio en relación a las distancias marcadas en las diligencias, no son precisas y pueden presentar dificultades.