La Junta asegura que «trabaja al máximo» para reducir el riesgo de inundaciones en Nerva

Álvaro Burgos niega que la administración no ha abandonado a los vecinos

El delegado de Agricultura, Ganadería y Pesca de la Junta en Huelva, Álvaro Burgos, ha señalado que la administración andaluza trabaja «sin descanso» en Nerva para reducir «al máximo» el riesgo de inundación, así como ha negado «rotundamente» que la Consejería a la que representa en la provincia tenga «sumida en abandono» a la población nervense «tal y como denuncia la llamada Plataforma Ciudadana de Afectados por la Inundación en un comunicado».

«Nada más lejos de la realidad, como demuestran las distintas actuaciones que la Junta de Andalucía ha llevado a cabo desde que la riada de diciembre de 2019 afectó a los vecinos de este municipio, tanto en el control de cauces y arroyos como en la restauración de zonas incendiadas», ha asegurado el delegado territorial.

Álvaro Burgos ha avanzado, además, que el Plan Hidrológico que se tramita en la actualidad en Andalucía «incluye como previsión el encauzamiento del arroyo Santa María, donde se originaron las inundaciones». «En cuanto esté aprobado el plan se comenzará a redactar el proyecto», ha agregado antes de lamentar que «el anterior Gobierno andaluz no buscara soluciones a este problema al no incluir la actuación en la planificación de obras de interés general de la Comunidad Autónoma».

En la misma línea, el representante de la Junta ha recordado que este mismo otoño la Consejería de Agricultura, Ganadería, Pesca y Desarrollo Sostenible «reforzó» los trabajos de limpieza en el cauce del arroyo de Santa María y el barranco del Romeral, en Nerva, para facilitar el desagüe ante la previsión de un aumento de caudal por las precipitaciones.

En este punto, ha indicado que la Delegación Territorial retiró «más de 120 toneladas» de residuos del interior del cauce y de la zona de servidumbre, así como se llevaron a cabo trabajos de limpieza y acondicionamiento en un tramo de casi 2,6 kilómetros de longitud «con el objetivo de evitar nuevas inundaciones en la localidad minera».

«La Delegación ha estado actuando de forma preventiva en todo momento en los tramos del arroyo de Santa María que son de competencia de la administración autonómica», ha explicado Burgos, al tiempo que ha apuntado que el mantenimiento ordinario del tramo del cauce que discurre soterrado a su paso por el casco urbano corresponde al Ayuntamiento de Nerva.

A este respecto, el delegado ha precisado que en la inspección realizada por técnicos de la delegación el pasado 10 de octubre se detectaron infraestructuras de cerramientos y materiales sueltos en las zonas de servidumbre del tramo competencia municipal que pueden afectar al desagüe del arroyo en el caso de fuertes lluvias. Por ello, la Delegación remitió un escrito al ayuntamiento para que actuase con la máxima diligencia posible.

Asimismo, ha manifestado que la Junta destinó en 2020 «dos partidas que suman más de un millón de euros para la restauración medioambiental y reforestación en la zona afectada por el incendio de 2018 en Nerva, que contribuirán, asimismo, a prevenir inundaciones».

En este sentido, ha explicado que en 2019 ya se ejecutó un proyecto de restauración relativo a 65 hectáreas con un presupuesto de medio millón de euros. «A esta asignación se suma el millón de euros que se destinó hace dos años para labores de restauración y reforestación».

En el apartado de la recuperación forestal, Burgos ha señalado que la Delegación Territorial está «a punto» de acometer la fase de plantación con una inversión de 300.000 euros, que se suman en la intervención global a los 680.000 euros correspondientes a la obra de restauración fechada entre noviembre de 2020 y mayo de 2022. Ya se ha aplicado en la zona medio millón de euros.