La juez rechaza la petición de libertad para Bernardo Montoya

La instructora del caso considera que los indicios objetivos de su participación en el crimen de Laura Luelmo «son abundantes» aunque ahora niegue ser el autor de los hechos

El presunto asesino de Laura Luelmo, Bernardo Montoya, seguirá en prisión preventiva. La titular del Juzgado de Primera Instancia e Instrucción número 1 de Valverde del Camino, Elvira Mora, ha denegado la solicitud de puesta en libertad provisional que fue presentada por el abogado de Montoya, Miguel Rivera, quien alegaba que la comparecencia judicial en la que su defendido se declaró culpable no fue grabada.

La juez considera, sin embargo, que la declaración autoinculpatoria de Montoya está «válidamente documentada en soporte escrito», tal y como indica la instructora del caso en un auto dictado este pasado martes 21 de mayo en el que mantiene la medida cautelar de prisión provisional, comunicada y sin fianza que le fue decretada el pasado 22 de diciembre por los presuntos delitos de detención ilegal, agresión sexual y asesinato, si bien el auto es recurrible, por lo que no es firme.

Asimismo, la juez señala que los «indicios objetivos» sobre la participación de Bernardo Montoya en el los hechos «son abundantes» aunque ahora niegue ser el autor del crimen, por lo que «siguen concurriendo las mismas circunstancias para mantener» la prisión preventiva del encausado, a lo que hay que sumar, además, que se han practicado nuevas diligencias con las que se han obtenido aún más indicios de los que había con anterioridad.

Este nuevo auto judicial ha sido dictado un día después de que la expareja de Bernardo Montoya a la que éste acusó del crimen de Laura Luelmo, Josefa Carmina Garrido, compareciese como investigada ante la juez instructora del caso y se declarase inocente, para lo que aseguró que cuenta con documentación acreditativa de que, en la fecha de los hechos, se encontraba en otro lugar distinto a aquel en el que ocurrió el crimen.

Así lo anunciaron desde el Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA) en un comunicado en el que, además, el Alto Tribunal Andaluz informaba de que ninguna de las partes personadas en la declaración judicial -Fiscalía, acusación y defensas- pidió medidas cautelares contra la investigada, por lo que la juez encargada del caso “no adoptó ninguna medida cautelar” sobre la misma, quien, aunque permanece en libertad, “continúa investigada en la causa” y tiene “la obligación de comparecer ante el órgano judicial cuantas veces sea llamada”.

La expareja de Montoya fue citada a declarar este pasado 16 de mayo en calidad de investigada después de que Bernardo Montoya la culpase del asesinato cometido el pasado 12 de diciembre en El Campillo durante su segunda declaración ante la juez, que tuvo lugar el pasado 4 de abril, cuando el presunto autor del crimen acusó a su expareja de matar a la profesora zamorana con un martillo, tal y como informó su abogado, Miguel Rivera.

A continuación, el letrado del presunto autor del crimen solicitó, el pasado 23 de abril, la puesta en libertad provisional de su defendido, que fue admitida a trámite por la titular del juzgado y que este mismo martes ha sido denegada

La solicitud de puesta en libertad provisional se produjo después de conocerse que la primera declaración judicial de Montoya no se grabó, debido, tal y como confirmó la Fiscalía de Huelva, a que no se había conectado un cable de audio, un error que a juicio del letrado afecta a la investigación, para lo que Rivera se basó en que, tras las últimas modificaciones de la Ley Orgánica del Poder Judicial y la Ley de Enjuiciamento Criminal, las transcripciones “no son validas”.