Un agente de la Guardia Civil de Huelva devuelve al mar parte de las coquinas intervenidas.