IU exige a la Junta que no condene a Nerva a ser «el vertedero de residuos de Europa»

Pepa Beiras pide al Gobierno andaluz que dé «marcha atrás al proyecto de ampliación»

Izquierda Unida de Huelva ha reclamado a la Junta de Andalucía que “impida” que el vertedero de Nerva «siga siendo el destino de residuos tóxicos y peligrosos procedentes de toda Europa y hasta de fuera de la Unión Europea, como con las 40.000 toneladas de residuos peligrosos que llegaron a sus instalaciones el año pasado procedentes de Montenegro, incumpliendo los acuerdos internacionales sobre el tráfico de este tipo de residuos y habiéndose realizado en unas condiciones de opacidad total y sobre las que la Junta de Andalucía aún no ha dado explicaciones e informado de cómo se permitió el transporte y almacenamiento de estas sustancias peligrosas».

Así lo han comunicado desde Izquierda Unida, para la que, con ese objetivo, “el Gobierno andaluz tiene que dar marcha atrás al proyecto de ampliación del vertedero que gestiona la empresa Dictesa, denegando el proyecto para mantener abierto este vertedero por 25 años más, a pesar de que lleva más de diez años sobrepasado en su capacidad de almacenamiento de residuos”, señala la responsable de Acción Política de IU Huelva, Pepa Beiras, “cumpliendo así el acuerdo adoptado por unanimidad del Parlamento Andaluz”, agrega.

Beiras añade que si la Junta de Andalucía permite la ampliación del vertedero “condenará a Nerva a convertirse en el destino de más residuos procedentes de cualquier origen, incumpliendo las condiciones que deben regir la gestión del mismo”, ya que «se está permitiendo la llegada incontrolada de residuos, sin ninguna información sobre ello, como ha ocurrido con los residuos procedentes de Montenegro», explican desde IU, que por ello presentó a final del mes de octubre una pregunta parlamentaria para que la Consejería de Agricultura, Pesca y Desarrollo Sostenible valorara y explicara todo lo relativo a la llegada de los residuos procedentes de Montenegro, de la que se sigue esperando su respuesta, asegura.

Izquierda Unida considera que “hay que darle ya una solución definitiva al descontrol medioambiental y a la pésima gestión del vertedero nervense que pasa por su cierre definitivo”, precisa Beiras, para quien el vertedero de Nerva tiene que dejar de recibir más residuos desde múltiples orígenes y debe ponerse en marcha un plan de trabajo destinado únicamente a conservar en condiciones seguras y vigilar las miles de toneladas de residuos que acumula, con el que se podrán mantener los puestos de trabajo que dependen del mismo.

Por otra parte, Izquierda Unida ha anunciado que el diputado Juantxo López de Uralde, del Grupo Parlamentario de Unidas Podemos en el Congreso de los Diputados, ha registrado una batería de preguntas con el objetivo de que el Gobierno se posicione contra la ampliación del vertedero de Nerva y ponga en marcha sus competencias para posibilitar su cierre e impedir su ampliación.

Con esta iniciativa se interpela al Gobierno para que dictamine si la ampliación del vertedero de Nerva incumple con los criterios de la Estrategia España 2030 y el anteproyecto de Ley de Residuos para impulsar una economía circular, mejorar la gestión de residuos en España y luchar contra la contaminación. De este modo, “queremos que quede claro que el propósito de mantener abierto este vertedero resulta una decisión inviable por motivos evidentes e incompatible con una política de residuos controlada y medioambientalmente sostenible, ya que no hay ninguna garantía de que en las instalaciones de Dictesa en Nerva se garantice una gestión adecuada de los residuos que acumula por encima de su capacidad”, explica Beiras.

Además, el diputado de Unidas Podemos, que preside la Comisión de Transición Ecológica y Reto Demográfico, ha registrado otra iniciativa en la que, ante la denuncia de la llegada al vertedero de Nerva el año pasado de 40.000 toneladas de residuos tóxicos y peligrosos procedentes de Montenegro, pide que se ponga en marcha una investigación sobre este «grave» caso de tráfico internacional de residuos peligrosos, cuyo traslado entre países está prohibido por el Convenio internacional de Basilea sobre residuos, explica.

De este modo, con la iniciativa de Unidas Podemos se pretende que el Gobierno saque a la luz todas las condiciones en las que se realizó este movimiento de residuos, junto con la responsabilidad de los trámites y las negociaciones internacionales bajo las que se permitió el traslado de material peligroso desde Montenegro hasta Nerva, con el fin determinar quienes intervinieron en el mismo y si se hizo en condiciones inseguras, además de tomar medidas para impedir más llegadas incontroladas de residuos al vertedero de Nerva.

IU pide a la Junta que informe sobre la llegada de residuos a Nerva desde Montenegro

La organización exige de nuevo el cierre definitivo del vertedero

Izquierda Unida pedirá la comparecencia de la consejera de Agricultura, Pesca y Desarrollo Sostenible de la Junta de Andalucía, Carmen Crespo, en el Parlamento andaluz, para que «informe detalladamente sobre la llegada el año pasado de 40.000 toneladas de residuos peligrosos al vertedero de Nerva procedentes de Montenegro».

La responsable de Acción Política de Izquierda Unida en Huelva, Pepa Beiras, reclama al Gobierno andaluz que explique cómo ha sido el tratamiento de estos residuos peligrosos que contienen sustancias cancerígenas y en qué condiciones se ha realizado este traslado masivo de residuos desde el país balcánico hasta el vertedero de Nerva, ya que “nos tememos que incumple la normativa del Convenio de Basilea que prohíbe el transporte de residuos de estas características entre países diferentes”, señala.

Beiras añade que la Junta de Andalucía “tiene una gran responsabilidad en este asunto, ya que el vertedero de Nerva lleva años colmatado por encima de su capacidad, por lo que consideramos que no cumple con las garantías y los medios necesarios para almacenar y tratar este tipo de residuos peligrosos”. Por ello, Izquierda Unida vuelve a exigir «que se cierre el vertedero para que no reciba más residuos, en vez de ampliarlo como está permitiendo la Junta de Andalucía».

Izquierda Unida también ha anunciado que va a reclamar al Ministerio de Transición Ecológica que informe sobre este “gravísimo” asunto para que detalle todo lo relativo sobre cómo se ha llevado a cabo el transporte de estos residuos desde Montenegro, sobre los acuerdos para ello con el país de origen y sobre los posibles incumplimientos de la normativa internacional sobre residuos peligrosos, ya que «hay constancia de que se ha denegado la autorización de un segundo envío de otras 30.000 toneladas de residuos peligrosos procedentes del mismo país de origen», indican desde la organización política.

Asimismo, Izquierda Unida califica de “totalmente intolerable” que Nerva siga siendo «el destino de más residuos de estas características que se acumulan en las instalaciones de un vertedero cuya capacidad máxima ya ha sido sobrepasada de largo y sobre cuya gestión pesa un grave estado de oscurantismo, como se ha demostrado con esta nueva llegada masiva de residuos», añade.

Por último, Izquierda Unida insiste en que “el cierre del vertedero de Nerva debe acometerse urgentemente”, por lo que reclama a la Junta de Andalucía que informe sobre cómo se van a tratar los residuos ya depositados, teniendo en cuenta que está «lleno por encima de su capacidad», que “impida definitivamente” la llegada de más residuos y que se garantice el empleo local en el plan de seguimiento y control de sus instalaciones.