TINTO NOTICIAS

TINTO NOTICIAS

El periódico de la Cuenca Minera

Samuel Ortega, un enamorado de la Semana Santa de Zalamea

Comparte nuestras noticias

A sus 34 años, este docente zalameño compagina su profesión con el diseño de complementos de moda flamenca, con los que llega a pasarelas de prestigio, y con su labor en el mundo cofrade, en el que es vestidor de María Santísima de los Dolores desde hace una década

La localidad de Zalamea la Real no tiene secretos para Samuel Ortega Castilla, un zalameño que nació y creció por sus calles. Un municipio en el que estudió en el colegio San Vicente Mártir, para luego desplazarse a Valverde del Camino, donde terminó el Bachillerato. A partir de aquí, Samuel decidió marcharse a Sevilla para estudiar Lengua Extranjera, en la especialidad de Inglés, diplomándose en la Facultad de Ciencias de la Educación de la capital hispalense.

Fueron unos años fuera de casa, tras los que regresó a su Zalamea natal, donde, según nos cuenta, “me seguí formando a través de numerosos cursos, oposiciones y títulos de menor importancia”. Fue así cómo, hace seis años, logró, después de varias oposiciones superadas, comenzar su andadura profesional en la enseñanza pública, “con la que he tenido la oportunidad de impartir docencia en varios pueblos de la sierra”.

Una actividad docente que este zalameño, a sus 34 años, compagina con el diseño y la elaboración de complementos de moda flamenca, además de formar parte activa de la Semana Santa de la localidad, sin olvidar que ha sido uno de los organizadores de la actividad solidaria ‘Zalamea por Sevillanas’, que ha sido todo un éxito. Cuestiones de las que nos habla en esta entrevista.

Samuel Ortega dos

-Samuel, ¿cómo surge tu interés por la docencia?

-No sabría decirte cómo surge, pero sí fue algo que me rondó siempre la cabeza. Cuando empiezas a ejercer y conoces las diversas realidades educativas es cuando verdaderamente le encuentras sentido a la profesión. Los últimos cuatro cursos los he dedicado a la educación permanente, donde se realiza también una labor social, a la par que educativa, consiguiendo una gran satisfacción personal por ello.

-¿En qué lugares has trabajado hasta ahora?

-Aunque he trabajado en algunos pueblos cercanos de la provincia de Sevilla, gran parte de mi corta trayectoria se ha desarrollado en la Sierra de Huelva, donde me siento muy feliz trabajando. Mis inicios fueron en el colegio de Alájar y, después, con la educación permanente, he podido ejercer en localidades como Cañaveral de León, Arroyomolinos, Higuera de la Sierra, Zufre, etcétera.

-¿Qué estás haciendo en la actualidad?

-Laboralmente, este curso estoy impartiendo clases en El Castillo de las Guardas y, desde allí, atendemos a tres localidades más. Aparte del terreno laboral, desde hace años, colaboro con algunos diseñadores en el diseño y la elaboración de complementos, sobre todo en el terreno de la moda flamenca. Con ello, he tenido la oportunidad de poner mis creaciones en pasarelas de prestigio en el sector.

-¿Tienes algún otro proyecto para el futuro?

-A corto plazo, conseguir la plaza y abandonar la interinidad (risas).

-También destacas por tu faceta solidaria y cofrade. ¿Cuál es tu implicación en la Semana Santa de Zalamea?

-El mundo del arte siempre me ha atraído y, por supuesto, el cofrade. Desde bien pequeño he vivido la Semana Santa en Zalamea de diferente forma. La he pregonado y he participado con mis palabras en varios actos literarios. Además, en la Hermandad de Penitencia de Zalamea he desempeñado varios puestos en varias legislaturas y sigo colaborando en todo cuanto se necesita.

Este año también cumplo diez teniendo el honor de ser el encargado de vestir a la imagen de la María Santísima de los Dolores, todo un privilegio para alguien que vive esto de manera intensa y siente devoción por ella. El desempeñar este cargo me ha llevado a vestir otras imágenes marianas en la Cuenca Minera, como la del pueblo vecino de Minas de Riotinto, donde me reciben como en casa y a la que llevo también varios años dedicándole mi tiempo. El mundo cofrade me gusta, pero, si es en Zalamea, las palabras pasan a ser mayores.

Samuel Ortega tres

-Recientemente, has participado en la actividad ‘Zalamea por sevillanas’. ¿Cómo surge la idea de poner en marcha esta iniciativa solidaria?

-Esta idea surgió la pasada Romería. Un grupo de amigos estábamos hablando sobre sevillanas y, lo que empezó siendo un pequeño gesto entre amigos, llegó a despertar interés en la gente de alrededor, por lo que decidimos organizarlo y darle la máxima difusión. Y, a la hora de llevarlo a cabo, quisimos no dejarlo en el hecho de bailar sevillanas, sino ampliar los objetivos del acto para convertirlo en algo solidario para la infancia.

-¿Cuál ha sido tu papel en la misma?

-Hemos sido cuatro organizadores y los cuatro hemos actuado por igual. Comenzamos la difusión del evento a través de redes sociales y con actividades de captación. Fue una jornada en la que disfrutamos mucho, recibimos mucho apoyo de la gente y pudimos corroborar la solidaridad zalameña en la recaudación que se hizo con ello.

-A nivel personal, ¿qué supone para ti Zalamea la Real?

-Zalamea la Real es mi casa. Aquí está mi familia, mis amigos, me siento bien. En Zalamea está ahora mismo mi vida. No solo soy un habitante, me considero un enamorado de ella y de todo lo de ella. Cuando se trata de trabajar en hacer algo para Zalamea, no me pesa el tiempo ni el esfuerzo. Cuando la he pregonado en diversas ocasiones, he mostrado una declaración de amor hacia ella. Y así me gustaría seguir haciéndolo. No sé dónde me llevarán los designios de la vida, pero sé que aquí estará siempre mi casa.